18 de agosto de 2014

No habrá perdón

SE publicó por los días del Tour de Francia, y parecía otra cosa: alguien risueño, feliz, levanta los brazos y aprieta los puños. Como si cruzara la meta. Su aspecto, no obstante, tiene poco de esportivo: calvo, fondón, de unos sesenta años y un  gran mostacho, abultado y anacrónico. Le hace parecerse mucho a Joseph Pujol, conocido como  El Pedómano, intérprete en el XIX con sus trepidaciones de  Au clair de la lune y otras piezas de repertorio. No obstante, su nombre a pie de foto, José Lorenzo Ayestaran Legorburu, alias el Fanecas, habla de alguien que va ser juzgado en unos minutos y no precisamente por ventosidades recreativas.

Hay crónicas periodísticas (la de Natalia Junquera en El País), que valen su peso en oro: “Un cura, Ismael Arrieta, señaló la hora y el lugar. Y, siguiendo sus instrucciones, un comando etarra asesinó el 4 de octubre de 1980 en Salvatierra (Álava) a tres motoristas de la Guardia Civil que iban a regular el tránsito de una carrera ciclista: José Luis Vázquez, Avelino Palma y Angel Prado”. 34 años después la Audiencia Nacional ha juzgado a uno de aquellos asesinos, el tal Fanecas, quien tras beneficiarse de la amnistía de 1977, se ganó la vida como pistolero de la banda a la que se jacta de pertenecer aún. Después huyó a Venezuela. Todavía en 2008 impartía allí cursos de tiro y explosivos a terroristas. El gobierno de Hugo Chávez le ofreció a él y a otros etarras en 2006 la nacionalidad venezolana para burlar la extradición. Ellos preguntaron: “¿Podréis?”. Chávez, gran corazón, fue categórico: “Podemos”. No pudo. Por entonces al Fanecas le entró el gusanillo de la sangre, volvió a Francia y allí le echaron el guante en 2010. Aquel 4 de octubre el Fanecas asesinó a Palma; Félix Alberto López, el Mobutu, a Prado; y José Manuel Aristimuño, el Pana, a José Luis López, a quien en primera instancia hirió en un brazo. Trató este de escapar. En el magnífico relato de Santiago González, se cuenta lo que pasó luego: Tras herirlo, «intervino el buen pueblo de Salvatierra que alertó a los asesinos: “¡hay uno con vida!”. Aristimuño lo descubrió debajo de un coche y lo remató». 

Con el Fanecas hay en prisión quinientos asesinos más esperando la amnistía y el aurrescu, y es posible que las víctimas puedan incluso un día perdonar, pero la  sonrisa del Fanecas en esa foto, la mueca con la que trata de burlarse de ellas 34 años después, celebrando su hombrada, la que ha quedado fijada para siempre en el papel, esa jamás hallará perdón.
   [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el 17 de agosto de 2014]


24 comentarios:

  1. Evidentemente, tengo serias dudas sobre lo que puede dar de sí esa formación o en vías de formación política que las encuestas dan tan en ascenso. Ni siquiera me siento tentado a darles el voto, salvo que tanto encono con ellos consigan que me caigan simpáticos. Porque dice poco a su favor, señor Trapiello, eso de entrar al trapo de las demonizaciones y escribir un texto donde churras y merinas se cruzan a lo tonto. Ay, señor, lo que tendremos que oír en los próximos meses.

    Diego Arcancho.

    ResponderEliminar
  2. El “Fanegas” no es José Lorenzo Ayestaran Legorburu sino Juan Baños Sánchez, minero y cantaor payo de flamenco (Cartagena 1893 – Figueras 1990: “Todos los cantes mineros / lloraron con mucha pena / cuando dejó de existir / su gran maestro Fanegas”). Ruego se admita esta aclaración. No pasemos por la mesa los trapos sucios de siempre. Copio el primer párrafo de uno de los enlaces.

    http://launionmineraycantaora.blogspot.com.es/2011/02/el-gran-fanegas-breve-biografia-de-un.html

    http://www.elartedevivirelflamenco.com/cantaores544.html

    “El 9 de diciembre de 1893 nacía, en la calle Onda del barrio cartagenero de San Antón, Juan Baños Sánchez, al que años después conoceríamos con el nombre artístico de El Fanegas. Hijo de Juan Baños Hernández y de Rosario Sánchez Pérez, sería bautizado tres días más tarde en la parroquia que da nombre a su barrio, San Antonio Abad. Juan fue el primogénito de una familia numerosa de origen humilde y ese sería el motivo por el cual, a muy corta edad, comenzaría a trabajar para ayudar económicamente a una familia que no andaba muy sobrada, y fue también la razón por la que nunca gozó de la oportunidad de ir a la escuela. Su primer trabajo sería en la fábrica del cristal y vidrios de Santa Lucía de Cartagena, donde lo bautizaron con el sobrenombre de El Fanegas, alternando con el trabajo en el campo en una finca que tenía arrendada la familia y que pronto se daría a conocer como “finca del Fanegas”, en honor al cantaor que desde joven ilusionaba a la afición cartagenera. Poco después, siendo todavía un niño trabajaría en las minas de La Unión, entrando en contacto con el sentir de los cantes mineros, aprendiéndolos de primera mano de quienes los interpretaban desde el más trágico de los escenarios: “la profundidad de la mina”, esto le valdría para poder alternar y cantar en las tabernas con los mineros y de ellos escucharía por primera vez el lamento de la taranta que con los años interpretaría a gran altura. Pero esto sería durante poco tiempo, pues en la mina conocería las penurias y la desgracia y en ella vería la pronta muerte y enfermedad de alguno de sus compañeros, lo que le hizo pensar que éste no era el mejor sitio para él y comienza a trabajar en la fábrica de la luz, donde por primera vez aprendería un buen oficio y años más tarde formaría parte de la nómina de trabajadores del arsenal militar del Estado como oficial electricista, alternando su trabajo con la afición al cante, que le iba alzando a un lugar privilegiado entre los artistas de la tierra. (…)”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había caído. Gracias por permitirme el juego de sonorizar la sorda intervocálica: FaneCas > FaneGas. PeTaCa > BoDeGa, juego de lejana filología: ¿do los fonemas de antaño? Salud a todos: al gran Fanegas mucha más que al Fanecas, de acuerdo.

      Eliminar
  3. Todos somos un poco responsables, pues la sociedad pudo (pudimos) hacer mucho más, como se vio en Ermua y otras ciudades con ocasión del asesinato de Miguel Ángel Blanco, y antes con la tortura infligida a Ortega Lara. Pudimos concentrarnos ante las sedes de HB y herrikotabernas, mirarles a la cara y llamarles asesinos. Pudimos, tras cada uno de los 900 homicidios (900 vidas humanas segadas por los matarifes), ir a pedirles cuentas delante de sus rostros. Llamarles en su cara "hijos de Satanás". Pero fuimos pasivos, no hicimos nada. Felizmente la sociedad (algunos dirían, redundantemente, la "sociedad civil") ha vencido a los juntacadáveres gracias a la libertad comunicativa que Internet propicia, pues ha sido el medio técnico con que los ciudadanos hemos superado la terrible "omertá" de la cuadrilla Eta. Pero siempre tendremos la sensación culpable de que no hicimos lo exigible ni, por supuesto, lo suficiente.

    ResponderEliminar
  4. Estás equivocada, Sandra, a donde había que haber acudido con hoces, tridentes, y horcas (lagarto!) era ante la embajada de Venezuela, a presionar para que se cayera el chavismo (que ya se sabe que es peor que el nazismo) y así, aquí y ahora, no hubiésemos tenido que temer la ascensión de ese engendro maligno que llaman PODEMOS, que como todo el mundo sabe, mama petróleo venezolano.
    Menos pensar por libre, Sandra, y más leer el ABC. O la Razón. O algún que otro blog que yo me sé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fred por enseñarnos el camino de salvación. Yo hasta ahora pensaba por libre, leía Mundo Obrero y El Papus, qué equivocado estaba, me cambio a La Razón, que ye como el Papus, pero en serio. ¡Que piense La Razón! como toda la vida.

      Eliminar
  5. Los terroristas parten de postulados separatistas que prometen el oro y el moro , pero que buscan ser califas y esclavizar a los demás . Afortunadamente decir que se es favorable a la pena de muerte no es delito , es ser humildes . El caso es que todo el trabajo de sicariato que hizo ETA , lo quieren aprovechar ahora unos proselitistas que para mí son terroristas , les da igual un nuevo Donetsk con tal de tener impunidad . Agua pasada no mueve molino , hay que ir día a día ( ETA auguro volverá ) con todo lo que vaya contra los derechos humanos de los españoles , si somos cobardes nos destruirán los separatistas . No amparar la cobardía en la Etica como hacen los nuevos demagogos que se creen más listos que nadie , es la obligación de la gente con honor y dos dedos de frente .

    ResponderEliminar
  6. Sí, M (¿anolo?), haces bien cambiándote a La Razón de don Marhuenda (trasunto de Clark Kent obesillo), tan imparcial como la extinta Pirenaica... Pero, chachu, das a entender que hace tiempo que no lees, porque El Papus desapareció años después del bombardeo (pobre conserje...) y Mundo Obrero es una penumbra digital, clorótica y fané.
    Pensemos, pues, según los dictados de La Razón; tomémonos de las manos en sardánica circunferencia y bailemos al son de un pupurri amestado de fandango, muñeira, danza prima, zortziko, sardana, jota aragonesa...: que sepa el mundo que somos un pueblo unido y tal. Y que la Merkel mejor se quedaba en su casa y no osaba hollar con sus zuecos teutónicos la trocha sublime del Camino de Santiago.
    He dicho, ye lo que hay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fred ¿Astaire? Qué Razón tienes, el Chavismo ye un nazismo con chándal. El Obrero no tiene mundo. Y el Papus voló. ¡Coño Chacho, esto ye más de lo que hay!

      Eliminar
  7. Me gustó el comentario sobre El Fanegas , solo conseguí oír un tema suyo en iTunes y no se oía bien , eso sí me dio pie a conocer otros grandes en Youtube : El cojo de Málaga , Pepe Pinto y me gusto sobre manera El Chocolate , después de Camarón los gitanos han abusado un poquito de su acento exótico y ahí se ha perdido cierta varonilidad a la hora de cantar , exceptuando al gran Rancapino que es el mejor , el más artista .
    No es un tema que domine pero ya me gustaría ser flamenco .
    Gente como Maruhenda engordan a Podemos , el caso que se ha posicionado y hay gente a la que Pablo ha dado esperanzas , que es mucho más que palabras ; como gobierne el más votado como quiere el PP , apuesto a que gana , la gente apuesta por el caballo que huele a ganador , y mucha gente presume de votar a Pablo cuando no lo ha hecho . Ojo al manojo que tontos no hay y él cambiara el discurso , gana los debates porqué los periodistas televisivos entran a su juego , hay que debatirle con mucho respeto para que no pueda permitirse el lujo de ganar adeptos siendo tajante , no he leído nada de Pablo pero como orador es potente .

    ResponderEliminar
  8. P. Montero-Martín20 de agosto de 2014, 9:45

    El terrorista, como se sabe, plantea una guerra desigual, -cursi: asimétrica-, en la que presupone que sólo a él le estará permitido aterrorizar; primero al propio pueblo que dice querer salvar y luego al enemigo al que pretende arrebatar el poder. El factor principal que juega a su favor en el caso de que el Estado al que se enfrente lo sea de derecho, es el de la aplicación de la ley sobre la base de la cobardía de los políticos profesionales. De estos últimos lo único que espera, es que acabarán concediéndole beligerancia sentándose con él a negociar, para de ese modo colocarlo en igualdad de condiciones al Estado de derecho contra el que combate. Objetivo fundamental este último, cuyas posibilidades de lograrlo aumentarán cuanto mayor sea la corrupción que impere entre los políticos que han de concedérselo.
    El terrorista a lo único que teme es que le respondan a sus acciones con la multiplicaión del terror que él impone. Este fue parcialmente el caso del Ulster y lo único que ha podido legitimar una negociación con los asesinos, ya que de uno y otro lado cayeron, mientras el Estado asume como suyas las pérdidas de soldados y policías, que trataban idealmente de mediar y que cuando respondieron con el terror a los propios terroristas obtuvieron el respaldo del ejecutivo en pleno, esto es del Estado de derecho .
    No es este, sin embargo, el caso de España, donde se sabía de sobra cuál era el medio social de los terroristas y nada se hizo para cobrar en él los crímenes que cometían sus protegidos. Se sabía, en efecto, quienes eran sus amigos y familiares, donde tenían sus apoyos y quienes los sostenían económicamente; además, naturalmente, de conocerse cuales eran las fuerzas políticas que usufructuaban sus crímenes. Pueden perfectamente tildarse de excepciones los actos llevados a cabo contra ese medio en el que el terrorista vivía, y cuando se actuó, salvo excepciones como el caso de los oficiales de la marina que vengaron la muerte del almirante Carrero Blanco y aún así lo hicieron sin el respaldo expreso del ejecutivo, en ningún caso obtuvieron el apoyo del Estado que habría tenido la legitimidad de hacerlo, siendo al final una especie de mafia policial de ladrones la que las llevó a cabo, naturalmente, con el resultado que era de esperar. Aquí la inmensa mayoría de los muertos los ha puesto sólo un lado y eso por el simple hecho de que eran españoles. Unos cadáveres que en multitud de ocasiones eran repudiados y vejados, lo mismo que sus familias, por los vecinos de los pueblos donde habían vivido y que los había visto caer y en los que hasta se les negaba un triste funeral. De tal modo, que tanto a los asesinos, como esa inmundicia que se vanagloria en la foto de su miseria y de sus crímenes, como a la gentuza de Salvatierra cómplices de aquel triple asesinato, les habrá salido gratis su acción. Y para nuestra vergüenza, lo que obtendrán tanto los gerifaltes que inspiraron aquel triple asesinato, como los esbirros que lo perpetraron y el desecho social de ese poblacho que los guió como a perros de presa, será el premio de haber tenido éxito con sus acciones.
    Un éxito, fruto de nuestra cobardía, que acabará saliéndonos caro. Al tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo, Montero-Martín, que "el Estado habría tenido la legitimidad de hacerlo". ¿Insinúa (a mí me parece que hace algo más que insinuar) que lo correcto hubiese sido que el estado de DERECHO se "vengarse" contra "el medio" de los terroristas vascos?. Concluye usted el disparate diciendo que, desafortunadamente, fue cierta "mafia la que llevó a cabo la acción vengativa.
      Pues le he de decir que tan mafiosa (por delictiva) iba a ser la punición de aquellos que usted encuentra legitimados como la de los chapuceros (entre otras culpas de mayor fuste) que realmente la ejecutaron.
      Si el Estado hubiera caído en la tentación de atentar contra el "entorno" de los terroristas saltándose las leyes de la DEMOCRACIA, se habría puesto a la altura criminal de los terroristas. El Estado de Derecho lo es porque respeta estas cauciones y se autolimita en el ejercicio de la fuerza. Y parece cierto que bajo el mandato de cierto ex Presidente que anda por ahí dando lecciones de moralina socialista hubo algo de ello... "presuntamente", como ha decir uno por elemental prudencia, a la vista de los tiempos que corren.
      Así que si he entendido mal el sentido de sus palabras le pido disculpas; si, por el contrario, le he entendido bien, es usted quien me las debiera dar a mí... que soy un demócrata.

      Eliminar
    2. A)-No, el estado de derecho la primera obligación que tiene es la de defender la vida de sus ciudadanos con todos los medios a su alcance y con las armas que le proporciona el monopolio de la violencia que esos mismos ciudadanos le confían.
      B)-Pásese por Inglaterra y en los comunes consulte el diario de sesiones correspondiente al día siguiente en que una serie de asesinos terroristas del IRA fueron finiquitados en Gibraltar, después de que la policía española avisara a la Inglesa de que habían traspasado la verja. En ese diario encontrará las palabras de Margaret Thacher a una pregunta de la oposición sobre esas muertes y que dicen así: "-Fui yo, yo disparé." Claro que, según Vd., Inglaterra no es una democracia y si entonces lo fuera a la vista está que se derrumbó.
      C) Nuevamente se equivoca. Quien se pone a la altura de los asesinos terroristas, en este caso concreto además raqueteros, es quien dándoles beligerancia los sienta a la mesa de negociación. El gobierno de un Estado de derecho que así actúa, y que rebaja a ese Estado al trato con una gentuza tinta en sangre de sus ciudadanos a los que se ha matado por el mero hecho de serlo, primero comete un delito de traición y luego una infamia contra las víctimas de esos criminales. Helmut Schmidt, canciller de la RFA en los días en que un comando de la RAF secuestró un avión con ciudadanos alemanes que volaban a Mallorca, apareció esa misma noche brevemente en la televisión y dijo lo siguiente: "-Los terroristas que han secuestrado a nuestros conciudadanos nos piden que negociemos con ellos. Se equivocan por completo. El Estado alemán no negocia con delicuentes ni con terroristas. Que se atengan a las consecuencias." Al día siguiente un comando de la policía de fronteras asaltó el avión secuestrado en Mogadiscio. Hubo víctimas si, pero todos los secuestradores acabaron con las "ruedas parriba" menos una que las ruedas se las pusieron en la silla en que quedó sentada, tras el calvario hospitalario correpondiente, para toda la vida. Aún anda de periplo por los juzgados alemanes. Claro que, según Vd., Alemania no es una democracia y si lo hubiera sido a la vista está que dejó de serlo. Según Vd. claro.
      Por cierto, aquellos secuestradores "exigían" la puesta en libertad de los de la Baader Mainhof. Pues bien, salieron todos de Stammheim, pero eso sí, con los pies por delante. Pero claro Alemania no es una democracia. D)-La democracia la hemos inventado nosotros, y ahí están las pruebas, en e infierno que muchos españoles viven y han vivido en el "país asco",los más afortunados porque otros sencillamente entregaron todo y lo más preciado que tenían, niños, ancianos y mujeres entre ellos: la vida; y ahora por ejemplo un nuevo "gran" ejemplo de democracia la tenemos en otros españoles a los que se quiere hacer renunciar a su nacionalidad en Cataluña. Y es que ¡somos tan demócratas!.
      E) -Así que más que andar por aquí pidiendo disculpas que nadie le ha solicitado, anímese, y ponga un puesto en el rastro los domingos de carnets de demócrata ya que tanto presume de serlo.

      Eliminar
    3. Usted no entiende nada, estimado Montero-Martín...; o, por lo menos, no tiene ni zorra idea de qué cosa sea democracia. Viéndole a usted discurrir acaba uno de comprender por qué es tan difícil hacer de este país una patria civilizada, a la altura de lo que han dado de sí el pensamiento y la educación en otras latitudes no lejanas de nosotros, que aunque no sean un dechado de perfecciones, no se instalan el la barbarie que usted postula como remedio para atajar los males (enquistados males) que vienen envenenando la convivencia entre españoles.
      Usted destila odio y resentimiento donde otros -afortunadamente la mayoría de los encomendados para la gestión del ejercicio de la violencia legítima del Estado- han de devanarse los sesos y poner a prueba su sangre fría y capacidades, pero SIEMPRE RESPETANDO LAS LEYES, no saltándoselas a la torera como vulgares facinerosos del sábado noche, que el pueblo NO les da carta blanca para ello, sino para que se comporten con valentía e inteligencia. Otros querrían que fuesen unos matones, pero son los menos los que así desean, estoy segurísimo.
      Y no, Alemanía sería una democracia pero en el caso Baader M. se portó (de ser ciertas las sospechas) como una vil dictadura..., heredera más bien de la de don Adolfo.
      Se ve meridianamente claro que usted carece de escrúpulo democrático (o de finura intelectual suficiente) cuando jalea y encomia que la policía británica haya ametrallado a quemarropa a miembros del IRA, suponiendo que lo hizo por venganza y no por ponerlos a buen recaudo en la cárcel: un demócrata no alienta que la policía mate a NADIE que pudiera ser reducido sin semejante brutalidad.
      Lo confunde todo cuando pone en plano de igualdad el asalto de los comandos alemanes a un avión secuestrado (allí hubo intercambio de disparos y naturalmente que es una obligación que un soldado o un policía trate de eliminar a un terrorista armado) con el vil asesinato (si resulta que las cosas fueron como parece que fueron) de unos presos, por muy criminales que sean: de la banda Baader Mainhof hablo. Además, esta página vergonzosa de la policía alemana ha sido duramente criticada a todos los niveles, y la repulsa ha sido menor de lo esperable porque -triquiñuelas difíciles de demostrar si uno es juez y parte, policía y delincuente a un tiempo- no se ha podido dilucidar si hubo realmente asesinato (lo sería, le guste o no a usted) de los presos..., aunque existe consenso en que lo hubo. Para usted esas sutilezas están de más, claro.
      Y miente usted cuando dice que el estado de derecho está obligado a defender la vida de sus ciudadanos POR TODOS LOS MEDIOS (!!!). Querrá decir con todos los medios que los usos democráticos le permiten. ¿A usted le SOBRA la democracia en este trance? ¿Sí? Entonces NO es usted un demócrata sino alguien que apuesta por la institucionalización de la barbarie como herramienta de "trabajo".
      Su cínico sarcasmo hacia los que "somos tan demócratas" lo retratan. Si pusiese un chiringo en el Rastro para vender carnets de demócrata créame que, de conocerlo, no iba a perder el tiempo ofreciéndole uno.

      Eliminar
    4. O sea que el chiringuito, lo va a poner, por lo que da a entender. Entonces ya serán dos los expendedores de carnets de demócrata, -de toda la vida, es de suponer-, sólo que su compadre de expendeduría es aficionado a los Hamptons, se concede indemnizaciones de 14 millones de € y además de antiguo jefe de los servicios informativos de la dictadura, llama a la Reconquista ignominiosa y, claro, sus cartulinas las vende plastificadas y los domingos regala una revista. A Vd. salvo hacerse un lío con lo de Stammheim, que se lo hace y bonito, no creo que le de para tanto. Ahora bien, lo mismo escribe "clitorix" como él y si se empeña un poco hasta puede que lo hagan recogepelotas de la RAE cuando a ese archimandrita, un poco trapacero pero archimandrita de la tan brillante como exportable, -a juicio de Vd. no hay más que leer lo que dice-, democracia española, lo hagan presidente de la cosa y de la casa. Al fin y al cabo, defiende Vd. sus mismas ideas, con un tono un poco faltón, para que no se diga y no falte de nada en esa impostura tan moralmente superior, aunque de baratillo ¡que le vamos a hacer!, pero por ahí va la cosa. Su cosa, vamos.
      Por cierto, "usos democráticos" y costumbres ¿no? Le felicito, acaba de dar con una nueva definición de lo que es el pacto constitucional. Lástima que C. Schmitt se muriera tan pronto sin conocer a lumbrera tan deslumbrante como Vd. Pero, vamos, no se desanime, todavía está a tiempo de darse una vuelta por Estrasburgo, y no se corte, anuncie su fenomenal hallazgo a la puerta del partamento, que a la vista del "ganao" que por allí circula, no faltará quien se lo compre o hasta lo nombre consejero y eso ya son palabras mayores.

      Eliminar
    5. Bueno, Montero (¿Pepe?), lo primero que me apetece decir es que eres más moderado de lo que era de esperar, a tenor de mis dardos (soy un tipo mordaz y fajador, Pepe, eso dicen de mí los que me tratan) y del argumentario que desplegabas en intervenciones anteriores: te despachas con una pullas propias de gente civilizada y comme il faut... y yo te lo reconozco sin ambages. Pero, colega, no alcanzo a entender a quién te refieres como expendedor de carnets alternativo de mí, ese que cobra indemnizaciones fabulosas y que es un neo-converso anti Reconquista. ¿Te referirás a algún nauseabundo Strauss Khan indígena que no acabo de identificar? Porque Strauss Khan hispanos han brotado unos cuantos, de las lluvias de abril a esta parte Tú dirás, amigo, tú mismo.
      Te aclaro que cuando me como algún clítoris no me distraigo con la ortografía. Pero reitero que no acabo de adivinar quién es el probable escribidor de "clítorix": si eres tan amable, infórmame al respecto, Pepe.
      Y no, no voy a abrir ningún chiringo en Estrasburgo (¿quizá Extrasburgo?); bastante tengo con mantener abierto el que regento desde hace veintidós años, con sus servidumbres de trashumancia, acopio de materia prima y las que se derivan de la adversidad climática, la incomprensión de los vecinos, la deficiente escolarización de la prole, los hurtos de los guiris, la carestía del gasoil, la mala pitanza en los figones..., todo un calvario que sobrellevamos (la familia) con resignación, porque si miro por el retrovisor de la fragoneta (sic) veo un rosario de penitentes que "auntodavía" mercan menos que yo, son más feos que yo, tienen mujeres de carácter peor que el de mi santa y se dejan avasallar por el desánimo, al vivir la dura vivencia que vivimos.
      Habrás adivinado, Pepe, que soy casi gitano.
      Un saludo cordial, colega. Y conviene que no olvidemos que es este un blog literario: el del gran A.T. No haya sangre entre la gente de bien.

      Eliminar
  9. Muy internetadamente deprimido por su culpa, señor Trapiello. Pinché en su Santiago González, y de un terror en otro fui navegando hasta aguantar la lectura de un par de docenas de comentarios de un foro en EL DIARIO VASCO a propósito de unas recientes “concentraciones frente a los establecimientos de Decathlon en Euskadi por abrir en festivo”. Hasta el último cielo se me cerró y tuve que dejarlo al llegar al siguiente párrafo de “Anonymousexpatriate” [desde Colonia, un vasco trabajando en Alemania]:

    [Hace 26 días] (…) Y sobre la pension, acaso tu te crees que vas a cotizar y vas a tener una pension? Jajajajaja. Yo parto de la base de que cuando me jubile voy a cobrar 0 euros de pension, asi que mas me vale ahorrar e invertir, para lo cual necesito currar mas. Quieres encontrar trabajo? Buscalo. O pretendes que alguien reparta el trabajo y te lo de a ti asi como asi?”.

    Ese “jajajajaja”: qué horroroso. Condenados al terror para siempre: qué desastre.

    ResponderEliminar
  10. ―Para el cabrón del verdugo
    solo una cosa ha de haber:
    justicia. ―¿Está usted seguro?

    ResponderEliminar
  11. Fanekas es también un adlátere (bonita palabra que dice mucho y se usa poco )

    ResponderEliminar
  12. Cuanta tontería. Cuantas ganas de figurar. Cuanto ladrillo. Y el Sr. Trapiello convertido en un radical. Se ha hecho mayor. Vaya otoño que nos espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni muertos encontramos las raíces. Y menos ahora que bien lacerados, casi todos rechazamos los ladrillos optando por la cremación. No este otoño, terrible la eternidad que nos espera.

      Eliminar
  13. Para ser figura habrá que ser un maquina , el que vale , vale , perturbados y envidiosos que ejercen de plañidera hay a raudales .
    si AT es un radical ¿ Tu que eres ? , no pongas etiquetas políticas a un escritor y mira tu viga , la historia te dice que los extremistas siempre tiran contra los escritores , a los tontos les gusta generalizar y figurar descalificando a los demás con exabruptos .

    ResponderEliminar
  14. “No habrá perdón”. Bien difícil de oficiar, tal vez pudiera merecerlo algún verdugo ciertamente evolucionado y menos “faneguero” de sangre que el Fanecas. Por muy inefable que resulte el perdón, alcanzarlo quizá redimiera a ese exverdugo y de paso también a la siempre herida e hiriente humanidad de todos. Aliviaría.

    ResponderEliminar