21 de junio de 2015

Marcos, molduras

El marco que se le pone a un cuadro es importante. De ello depende muchas veces que la pintura se aprecie mejor o peor, adecuada o inadecuadamente. Cada época ha seguido sus propias modas al respecto. Los marcos dorados que imperaron en el último tercio del siglo XIX y que sirvieron para enmarcar la mayor parte de los impresionistas, hoy nos resultan abusivos, y llegan a cortar el aliento. Se supone que están dorados con panes de oro auténtico, pero parecen de purpurina. Ver, por ejemplo, una pintura de Van Gogh enmarcada de esa manera versallesca resulta desconcertante. El propio Van Gogh, si mal no recuerdo, y los cubistas, que se dieron cuenta de ese problema, llegaron a pintar algunos de esos marcos, tratando de adecentarlos.

El marco viene a ser como el traje con que se viste a una obra. No conviene que sea ni mejor ni peor que la obra a la que sirve, sino el adecuado.  Los pintores y decoradores (en realidad casi todos eran decoradores metidos a pintores) de la llamada escuela de Cuenca, de los años cincuenta y sesenta del pasado siglo,  daban más importancia a los marcos que a sus propias obras, lo que no era difícil. Pusieron de moda los marcos antiguos y lujosos, holandeses y castellanos del XVII, venecianos de carey y marfil del XVIII, medias cañas inglesas o isabelinas del XIX, y los usaron para realzar una mercancía en general insignificante que trataban de pasar por “gran arte”. Pensaban, acertadamente, que los marcos eran un gran aliado en el timo del arte moderno.

Los programas con los que se han presentado en las pasadas elecciones los partidos políticos tienen mucho de marcos, de molduras. La mayor parte de los candidatos los usan para salir favorecidos, pero  ganan las elecciones, pasa el tiempo, y como a menudo sucede con las pinturas, el marco va por un lado y la obra por otro, los programas acaban volviéndose de purpurina y la realidad quedándose en nada, en pura decoración. Es raro encontrar a un artista que quiera enmarcar su obra de una manera sencilla, tanto como encontrar a un político dispuesto a admitir sus incumplimientos. Por eso sólo los más avisados cuando miran un cuadro se olvidan del marco. Pero ¿no es extraño que incluso a los más inteligentes, cuando tienen que votar a alguien, les dé igual que el político al que votan haya incumplido su programa o les haya robado o timado?

   [Publicado el 21 de junio en el Magazine de La Vanguardia]

10 comentarios:

  1. Al menos nos queda la esperanza (no la aguirre) de que revolviendo en archivos y hemerotecas los nuevos regidores de la capital nos ayuden a recuperar las verbenas de barrio tal y como exactamente se celebraban durante la república. Veremos incluso, tal vez, carriles-bici en la Gran Vía y parte del suntuoso Palacio del arquitecto Palacio cedido a asociaciones vecinales, para mayor disfrute del pueblo ¿O no es esto devolver la dignidad a los madrileños?

    ResponderEliminar
  2. Siempre pienso que mi voto no vale nada, y es la realidad, he votado mucho y diverso y nunca me han beneficiado, Son programas en los que no creo y por tanto no me siento engañado, pero sabemos que nos han robado de manera abusiva

    ResponderEliminar
  3. Mucha gente vota CONTRA otros y les da igual lo que haga luego su votado -hijos de falangistas votando contra los socialistas y en ese plan.

    De todas formas los nuevos estos se enfrentan a problemas inmensos en un país arruinado, con la pega de que la gente espera soluciones y no entienden que la palabra "solución" sólo existe en la Química: en la vida normal solución es sinónimo de dinero.

    Por nombrar un problema, la contaminación en Madrid, una de las peores ciudades del mundo en ese aspecto, y la anterior que fungía de alcalde cambió los detectores para que le dieran valores menores, en fin, la reina del fraude, ella y toda su familia. Pero el problema es muy grave, y las soluciones -prohibir o limitar la circulación de automóviles, obligar a que todas las camionetas de reparto sean eléctricas, actuar contra las calefacciones de las casas- afectan los intereses de los ciudadanos y provocarían un fuerte rechazo, el obrerete ama su máquina, y aunque por suerte un tercio ya se ha quedado sin coche, y no lo volverá a tener en su vida, aún son muchos coches.

    Yendo a problemas de base mayores, puesto que Sinapia carece de Petróleo, de Gas, de Carbón, puesto que está arruinada y endeudada y no puede pagar, y como carece de suficientes empresas que generen divisas (prácticamente nadie sabe lo que eso significa) para pagar esas necesarias importaciones, y además pagar los intereses de la deuda, el presente standard de vida, que ha caído por una pendiente desde aquel máximo en 2006 (con ZP) no se mantendrá (y mucho menos recuperará aquel prepotente nivel) y tengo calculado que para 2018 - 2020 será equivalente al que era en 1975 cuando moría Franco.
    ¿Cuando caerá el consumo de Petróleo en España al 50% del Máximo?
    http://www.armandobronca.com/cuando-caera-el-consumo-de-petroleo-en-espana-al-50-del-maximo_16112/

    Y no fastidien con la electricidad renovable, la electricidad sólo es el 20% de la energía que se consume, y de hecho hay demasiada capacidad instalada.

    Luego está el problema de la superpoblación, en un país que importa la mitad de la comida que se jaman, con 47 millones de personas, y eran 19 millones en 1900 y entonces eran todos pobres como ratas: el carbón, la electricidad y luego el petróleo y los fertilizantes artificiales y la sanidad lograron ese aumento espeluznante de la población, aunque ya el gobierno presente empieza a tomar medidas para corregirlo:

    * Cómo Disminuir la Población de Sinapia a la mitad, en 35 años *
    http://www.armandobronca.com/como-disminuir-la-poblacion-de-sinapia-la-mitad-en-35-anos_16495/

    ResponderEliminar
  4. Hablando de marcos, ayer el Sr. Sánchez pronunció una alocución en la que, según he leído, aparecía detrás de él una gran bandera de España.

    Esto es celebrable (muchos políticos, por alguna extraña razón, evitan decir "España" y emplean el circunloquio "este país" -no digo ya los que directamente usan la relamida expresión "Estado Español"-).

    Pero esta defensa formal de la unidad territorial colisiona con el hecho de haber apoyado recientemente a partidos claramente independentistas como, según creo, es Compromís, a quien el PSOE ha dado la alcaldía de Valencia.

    Tengo entendido que Compromís defiende la integración de la Comunidad Valenciana (ellos dicen País Valenciá) en los Països Catalans (Cataluña, Valencia y Baleares) como un Estado propio.

    El apoyo del PSOE a esta opción fragmentadora es todavía más irresponsable cuando para el 27 de septiembre próximo están previstas unas elecciones plebiscitarias/secesionistas en Cataluña.

    Una vez más, la mezcla (antinatural) de izquierda y nacionalismo lo trastorna todo, pues son conceptos antitéticos y autoexcluyentes.

    Todo esto pasará factura al Sr. Sánchez. Yo al menos creo que no puede ser de otra manera.

    Sandra Suárez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En particular, yo prefiero ser relamido y veraz, diciendo Estado Español, que ser castizo y embustero diciendo España, siendo así que este último término es rechazado y deplorado por unos cuantos millones de catalanes más vascos, con la probable adición de unos cuantos gallegos y algunos aragoneses. "España" ha fracasado como espacio de convivencia -que es lo que son los países civilizados como Dinamarca o Suecia. De ahí los interminables debates identitarios que agotan y consumen el Parlamento. No creo en la modalidad de "español por la fuerza de las armas".

      Eliminar
  5. Los marcos de hoy nacen en impresoras 3D, al respecto pienso como A. Vega : Dicen que tienen veneno en la piel, y que están hechos de plástico fino, dicen que tienen un tacto divino, y quien los toca se queda con el. .

    ResponderEliminar
  6. Qué ingenioso tu artículo!! Me ha encantado!

    ResponderEliminar
  7. El cantante David Hasselhoff gusta mucho en Suecia, él lo explica diciendo que Suecia vive en los años 80, por eso Hoff gusta en Suecia y en Estados Unidos es una estrella de la televisión pero no triunfa como músico
    La gente chula que asiste a los conciertos pop, visten moda retro llamativa y se mueven en clásicos americanos

    ResponderEliminar
  8. La burricie (y este pueblo nuestro es doctor en esa disciplina) no se extirpa de la noche a la mañana. Salvo el cortísimo pero fructífero período de la República asesinada, no ha habido gobierno que no haya tratado de cortar las alas al libre discurrir de los españoles. Cuesta creer que existan laboratorios de las ideas, en las que laboren sesudos teóricos de la manipulación de la mente de la grey, pero haberlos haylos. Que seamos el pueblo más inculto de Occidente no obsta para que haya minorías competentes y perspicaces que operan según su propio interés (o del de quienes les pagan, que no viene a ser necesariamente lo mismo). Y por esa manipulación de la grey resulta que lo que vende es "Las sombras de Grey" y no el flamante "Quijote" de Trapiello (aunque es un decir, un suponer). De manera que no es extraño que valoremos más la purpurina del marco que los dorados de Rembrandt o la línea modernista de la ventana más que el paisaje que se ve a través de ella. La mente pervertida, el pensamiento adulterado trae consigo estos dislates.
    De esa manipulación del cerebro ajeno, de la alienación subsiguiente y de la perversión de los valores se derivan reflejos paulovianos imprevisibles incluso para aquellos aprendices de brujo, de modo que la reacción de la masa puede derivar por caminos que ellos no preveían.
    Unos ejemplos un poco elementales: la enorme bandera que colocó Aznar en la plaza de Colón causa la repulsa de muchos, al asociarla con el preclaro presidente de la Conspiración de las Azores. Escuchar el nombre de España en boca de ciertos energúmenos liberticidas invita a renegar de ella, por elemental silogismo (y si no se llega a tener la capacidad de hacer silogismos por una simple regla de tres). Así que buena parte de los neo-separatistas son fruto de las estrategias fallidas de algunos, como es la del tipo de la ocurrencia de la bandera gigantesca.
    Mientras no se afronte el problema cultural de España (o del Estado Español, que también me vale) no se va a construir nada duradero.
    Pero para ello se precisa de la buena fe de los mandatarios, esa que no se ve por ninguna parte.

    ResponderEliminar
  9. El neo nacionalismo nace del ego, te dan cuatro ejemplos para hacerte ver que eres una víctima y no un perdedor, y te dicen: tonto no eres lo que pasa es que no te valoran y te quieren hacer pasar por gil, nosotros daremos empaque a tus ideas y si no tienes ideas , te las proporcionaremos. Al final te ponen en el brete de seguir siendo un don nadie o apuntarte a un bombardeo.
    Educación hay poca, y la cultura es de salón, creo que tenemos los peores catedráticos y profesores de universidad de Europa, y es que en el mundo de la Cultura también hay mucha corrupción organizada por o al menos lo hubo.
    Mucho más importante que aprender de alguien es aprehender ( es decir quedarte con ) de ese alguien o algo. El aprendizaje de siempre está claro que es un truco. Lo que aprehendes además no se te olvida nunca, ya que por definición lo haces tuyo

    ResponderEliminar