5 de enero de 2015

De vivir Giner

DENTRO de unos días hará cien años que murió don Francisco Giner de los Ríos, lo más parecido a un santo laico. La muerte del fundador de la Institución Libre de Enseñanza que llevaba semanas agonizando en su catre (así lo vio JRJ, que lo visitó entonces, y dijo catre y no cama, porque en catre monástico murió aquel hombre humilde que no tenía ni un pelo de puritano), su muerte, decía, sumió a los mejores en la tristeza y la desolación, y arrancó elegías memorables, entre ellas una de Machado y otra del propio JRJ.

A menudo se ha preguntado uno: de vivir hoy Giner ¿qué haría, cuáles serían sus propuestas para la regeneración moral y social de este melonar, pues melonar ha sido, es y probablemente será este país. Desde luego lo primero que haría sería reconvenirle a uno por darle a España tratamiento de melonar. Diría: “Hijo, no es ese el camino. No lo es el desdén y la soberbia”. Él creía en el pueblo, entendido como suma de individuos y ciudadanos libres (se enfrentó a la Iglesia católica, entonces poderosisíma, tratando de arrebatarles de las garras a curas y monjas la enseñanza, convencido de que poco podría hacerse con adultos, futuras élites del país, que salían de sus escuelas tarados para los restos). Estaba también convencido de que lo mejor procedía siempre del pueblo, de la minoría aristocrática del pueblo, vida y obras, de su nobleza, de su seriedad, de su jovialidad. Fue el primero en decir que había que orear a lxs chicos, y llevarlos a la naturaleza en estado puro (Sierra de Madrid), a lo mejor de la cultura (museos, catedrales, bibliotecas) y a la vida real  (campos, pueblos, talleres, fábricas) inculcándoles una vida de estudio y trabajo, disciplina y limpios afectos, al tiempo que estorbaba en los maestros aquella vieja máxima imperante entonces que aseguraba que la letra con sangre entra. 

De vivir hoy Giner, ¿qué haría? ¿Por dónde empezaría? Creo que empezaría pidiendo una drástica reducción en la emisión del CO2 moral que está embotando a nuestra sociedad, más trabajo gustoso, una vida sana y austera, paredes blancas, pocos muebles y sencillos, mucho oreo por el campo, dos partes de silencio por una de charla, menos cultura del espectáculo (gran oxímoron), en fin lo que ningún partido ni institución pide, acaso porque tratando a los adultos como a niños, infantilizándoles e idiotizándoles tanto, tienen todos ellos garantizada su supervivencia.
   [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el 4 de enero de 2015]

16 comentarios:

  1. ese "vió" de la tercera línea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese "ese" de la única línea...

      Eliminar
    2. Miguel Bohórquez6 de enero de 2015, 16:49

      Cuanto más leo esta respuesta al comentario anterior más sabrosa me parece. Después de un saque que parecía ganador, un resto tan preciso como despiadado...incontestable...
      Después de un artículo como el que acabo de leer, por favor...

      Eliminar
  2. Desde luego no lo veo votando a Podemos ;-)

    ResponderEliminar
  3. ¿Esto no es un melonar? Ver los monumentos de Ripollés a Fabra en el Aeropuerto de Castellón (y tiene otro parecido en la explanada de Alicante) y de otro a la corrupta Sonia Castedo alcaldesa de Alicante, y miles de muestras más.
    Y los pechos de silicona que se han puesto las despechadas tetapequeñas españolas porque Ud se lo merece, señora, lucir lo que no le dio naturaleza, financiado en cuotas sin interés.

    Eso sí, son melones con sangre de horchata.
    "SINAPIA el Horror → 4:447.711 parados en 2013 Y 1:868.038 NO recibe ninguna ayuda, x3= 5:604.115 pobres miserables mendigos marginados". Si fuera Uruguay estaría corriendo la sangre por las calles.

    ResponderEliminar
  4. Daría para un muy interesante ensayo saber cómo hemos llegado a este nivel de degradación. Las personas honradas son vistas como inadaptadas sociales. Quien consigue medrar, aunque sea choriceando pero esquiva la acción de la Justicia, suscita admiración: "Qué bien se lo ha montado". Los procesados son vistos como pobres pringados que se han dejado pillar. ¿Cómo hemos llegado a esto?

    En un chiste de El Roto, un personaje le dice a otro:

    -Yo soy pobre pero honrado.

    Y el otro contesta:

    -Las desgracias nunca vienen solas.

    ResponderEliminar
  5. Giner estaría orgulloso de Podemos, como lo estamos la gran mayoría, no nos sacaran de pobres pero al menos ofrecen utopia y honestidad, ademas son los únicos que vertebran España y nos tratan con respeto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Lo de la honestidad lo dice usted por cosas como la beca de Errejón?

      Eliminar
    2. No es lo mismo ofrecer que garantizar, la verdad no les veo resolutivos, pero tenemos la oportunidad de acabar con el status-quo, y el fin justifica los medios. Mi candidato favorito es Sánchez, un hombre humilde y trabajador, entre él y Pablo votaré al que peor vaya en las encuestas, no votaré más a nacionalistas ni PP.

      Eliminar
    3. Las becas me parece una forma de explotar a los estudiantes para enmascarar los números del paro, habría que ver las horas que metió y lo que cobró, seguro nos sorprende lo barato que salió la hora. De todas formas dije que ofrecen honestidad, no que tengan , y mucho menos para regalar. El Iñigo es honrado y parece victima de un trejemaneje o un simple mal entendido, no creo haya hecho nada preocupante. A la política no llegan los más listos, los top se pierden jovenes trabajando para las corporaciones, y no hay excepciones

      Eliminar
  6. Quizás una persona como Giner y los de la ILE no eran propios para un país como el nuestro, España, donde predomina el odio infundado, véase nacionalismos, el rencor y la ira. Aquella canción de Jarcha "Libertad sin ira", queda tan lejana como improbable. Desgraciadamente la televisión, la cultura del espectáculo y las redes sociales están convirtiendo al pueblo en chusma y con el parabién de las clases dirigentes, económicas y políticas.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Como se fue el maestro,
      la luz de esta mañana
      me dijo: Van tres días
      que mi hermano Francisco no trabaja.
      ¿Murió?... Sólo sabemos
      que se nos fue por una senda clara,
      diciéndonos: Hacedme
      un duelo de labores y esperanzas.
      Sed buenos y no más, sed lo que he sido
      entre vosotros: alma.
      Vivid, la vida sigue,
      los muertos mueren y las sombras pasan;
      lleva quien deja y vive el que ha vivido.
      ¡Yunques, sonad; enmudeced, campanas!

      Y hacia otra luz más pura
      partió el hermano de la luz del alba,
      del sol de los talleres,
      el viejo alegre de la vida santa.
      ...¡Oh, sí!, llevad, amigos,
      su cuerpo a la montaña,
      a los azules montes
      del ancho Guadarrama.
      Allí hay barrancos hondos
      de pinos verdes donde el viento canta.
      Su corazón repose
      bajo una encina casta,
      en tierra de tomillos, donde juegan
      mariposas doradas...

      Allí el maestro un día
      soñaba un nuevo florecer de España.

      Eliminar
    2. Siempre se me hace un nudo en la garganta al releer el poema que le dedicó Machado

      Eliminar
    3. «CHUSMA. (Del genovés ant. “ciüsma”, y este del gr. κέλευσμα, canto acompasado del remero jefe para dirigir el movimiento de los remos)…» (DRAL).

      ―No sirve cambiar de cómitre, ¡compongamos otra chusma! ―gritaron los galeotes.

      Eliminar
    4. chusma
      f. desp. Gente soez o vulgar:

      Eliminar
    5. “Los muertos mueren”: amor debería seguir, o algo parecido y no el horror.

      Eliminar