18 de enero de 2015

Los precursores

HA vuelto a suceder: La Contra de La Vanguardia nos da una gran entrevista. Es algo frecuente. Titula Ima Sanchís la que le ha hecho a Annie Marquier, con unas palabras de esta neurocientífica: “El corazón tiene cerebro”. No hay vida que contada en tres líneas no llegue a conmovernos. La de la señora Marquier además asombra e intriga: “Tras estudiar Matemáticas y la carrera de piano y órgano fue profesora en La Sorbona. Luego se instaló en India y participó en la creación de la comunidad de Auroville con Sri Aurobindo y Krishnamurti”. Después fundó en Quebec un gabinete de investigación donde ha llevado a cabo sus estudios. Es francesa y tiene 72 años. En la entrevista cuenta en esencia esto: el corazón no sólo tiene razones que la razón no comprende, sino que es capaz de razonar tanto o mejor que el cerebro. “Se ha descubierto que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo”.
En cierto modo la ciencia viene a confirmar algo que sabíamos desde La Ilíada, muchos siglos antes, por tanto, que se descubriera la circulación sanguínea: sí, el corazón decide a menudo antes e independientemente que el cerebro, y puede decidir mejor: “Las ondas cerebrales se sincronizan con la variaciones del ritmo cardiaco; es decir, que el corazón arrastra a la cabeza (...) Está demostrado que cuando el ser humano utiliza el cerebro del corazón crea un estado de coherencia biológico, todo se armoniza y funciona correctamente, es una inteligencia superior que se activa a través de las emociones positivas”. Parece ciencia ficción, comenta su entrevistadora. 
Claro que como el corazón es bilingüe y junto a la pacífica lengua de la armonía puede hablar la del caos y la cólera, y hablar una u otra ante unos mismos hechos, puede hacer que nos equivoquemos. Marquier aconseja practicar la primera: “Cultive el silencio, contacte con la naturaleza, viva periodos de soledad, medite, contemple, cuide su entorno vibratorio, trabaje en grupo, viva con sencillez. Y pregunte a su corazón cuando no sepa qué hacer”. De no mediar en su conversación palabras como neurotransmisores, hormonas, campos magnéticos, la creeríamos una mística, y sin embargo la ciencia no hace sino confirmar algo que supieron desde el origen de los tiempos los precursores, los poetas: que entre cerebro y corazón, el corazón es el fuerte.
    [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el 18 de enero de 2015]

8 comentarios:

  1. CORABRO o mejor, CEREZÓN. Corazón con cerebro, 心 kokoro en japonés.

    ResponderEliminar
  2. Si el corazón tiene cerebro su lengua serán los latidos. LA-TI-DOS-DEL-CO-RA-ZÓN.

    ResponderEliminar
  3. El corazón es más pícaro, es un Lázaro,
    Lope Blanch: lázaro es un pequeñuelo bueno e ingenuo; más la impiedad del ambiente, el egoísmo de los hombres, lo inducen al mal, como sistema de defensa. Así lo declara el mismo tras haber sido cruel e innecesariamente engañado por el ciego: " Me cumple avivar el ojo y avizar, pues solo soy, y pensar cómo me sepa valer"

    ResponderEliminar
  4. Cuando hace 1800 mill. de años el homo habilís descubrió el fuego , vino Dios a vernos, teníamos las mismas neuronas que los otros primates pero el consumo de alimentos cocinados produjo la humanización, debido a un crecimiento exponencial de las neuronas
    en el cerebro , son 86mil millones de neuronas que consumen el 25% de nuestra energía, las del corazón supongo forman parte de la humanización, habria que saber cuantas tiene un primate en relación al peso del órgano vital.
    Se ha demostrado que la congelación de un cerebro consigue se recupere la sinapsis del mismo, si los neurocienticos lograran congelar un cerebro se podría reparar el Alzheimar, Parkinson o ictus, algo lejano.
    Menos lejano parece el ambicioso proyecto que tiene la biotecnología partiendo de la crionización de un cerebro, se trata de recuperar la memoria del cerebro y trasladar la sinapsis de un cerebro humano a un ordenador, se trataría de cortar el cerebro en lonchas de micras de espesor, y pasar esa memoria al ordenador; el problema es que no existe un ordenador capaz de computar tantos miles de millones de datos memorísticos . El día que se consiga el computador receptor del cerebro tendremos un híbrido , alguien que sabe que ha sido humano y actúa llevado por su memoria, pero que a la vez tendrá la angustia de no ser autómata, que es el paso definitivo para ser eternos. Seguro que habrá voluntarios para la simbiosis con el ordenador, parece ciencia ficción pero lo tienen perfilado, para ser un autómata habrá peleas ( ya que nadie podrá desenchufarte). La Robótica es o será el poder más grande, Nos seduce la inmortalidad, la muerte puede tener remedio; hay mentes muy creativas, lo de las neuronas del corazón lo tendrán en cuenta para no basar la resurrección solo en la
    memoria .

    ResponderEliminar
  5. https://www.youtube.com/watch?v=ItsqK5ACB1I

    EL DESAFÍO. Entrevista a Annie Marquier (2012, 80 minutos).

    Canal de Alish (Alicia Ninou, periodista independiente), para su blog www.TimeForTruth.es.

    ResponderEliminar
  6. Gran decepción ver que Andrés se cree estas cosas y las llama "ciencia". Esta mujer no tiene ningún prestigio en el ámbito científico, sus "descubrimientos" no tienen ninguna prueba contrastada, y es básicamente una charlatana. La Vanguardia ya le dedicó otra de sus Contras (que son el reducto de la pseudociencia y la charlataneria en este país) hace un par de años, y fue criticada entre la comunidad científica por carecer de todo fundamento (vease por ejemplo http://magonia.com/2012/03/15/cosmocaixa-barcelona-acoge-un-encuentro-de-sanadores-espirituales-y-charlatanes-cuanticos-de-la-nueva-era/). Para tomarse una licencia literaria y sacar una columna simpática hablando del corazón y el cerebro no hace falta validar las supercherías de personajes como este que tanto hacen daño a la verdadera ciencia (la que nos es útil, por otra parte). Lo dicho, decepcionante.

    ResponderEliminar
  7. anonimo,te duele que contradigan tu Ego.plasta,eres uno mas de tantos miles contradictorios inhumanos,del bien del pueblo ,quien te paga

    ResponderEliminar
  8. verdadera Ciencia no existe ninguna,toda es invencion,ypor poco cientifico malo que haya ,suficiente para acabar con todo ,muchos ejs

    ResponderEliminar