28 de febrero de 2016

Como en la picaresca

 “EL cine sí es cultura”, proclamó el director de la Academia de Cine en la última gala de los Goya, y unos minutos después  la multitud de los espectadores, puesta en pie, vitoreaba una antología de planos abracadabrantes de las películas de Mariano Ozores, a quien se premiaba esa noche por el conjunto de su obra. Desde luego que esas películas y los valores éticos y estéticos que en ellas se defienden son en sentido estricto cultura, sólo que abyectos. Nadie le convencerá a uno de que  no representan lo peor de  la España franquista y posfranquista y su jactancioso desprecio de la excelencia. Estaban dirigidas, por el contrario, a un público cerril, el único que podía celebrarlo con unas carcajadas fáciles, pero  seguramente muy rentables para muchos de quienes estaban en aquella gala premiando a su director, agradecidos.

No debiéramos generalizar nunca, y si el colectivo del cine ha dejado entre nosotros memoria de algunas actuaciones miserables (cómo olvidar aquel “No a la guerra” en otra gala de los Goya, en la que los actores se negaron a ponerse también la pegatina de “No al terrorismo”), también nos hace entrega de vez en cuando de algunas obras maestras. Pero ahora sólo hablábamos de un género, clásico ya, el de “la gala de los Goya”. 

Como en todo género, hay  insistencias, números musicales, homenajes, y sobre todo, sátiras. Las de este año resultaron extrañas: aunque el cine es de todos, se descojonaron, en el más puro estilo Ozores, del currículo académico del ministro de Cultura, sólo porque este era de derechas, o peor, sólo porque aquel era apabullante, y piropearon a una alcaldesa, sólo porque era de izquierdas, justo el día en que dos titiriteros, al fin y al cabo del gremio de muchos de los allí presentes y contratados por ella, entraban en la cárcel por enaltecer el terrorismo, Gora Alka-Eta...

“El cine sí es cultura”, proclamó el actual director de la Academia (el anterior en el cargo está imputado por fraude, y mira que no era la ocasión para hacer unos bonitos chistes). Y sí, el cine es cultura... o no. Por eso el peor servicio que puede hacérsele a la cultura, y al cine, es pasar por ella lo que sólo es una industria o un negociejo para ir tirando, como en la picaresca. 

    [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el 28 de febrero de 2016]

25 comentarios:

  1. Comprendo su preocupación por el hecho de que los actores rechazáramos la pegatina "No al terrorismo". Vaya por delante. Pero por favor, no lo interprete como maldad o complicidad con terroristas. Sabemos, conocemos, estamos informados, de que desde que se inventó aquella generalidad nebulosa de "el entorno de ETA", muchos jueces y unos cuantos ministros del interior pueden considerar terrorista a una honesta ciudadana que lleva a su hijo preso un poco de comida, o un lingüista que se preocupa de mantener viva la lengua vasca (en cuyo propósito coincide con ETA) o un grupo folclórico que ondea banderas "inapropiadas". El caso de los titiriteros, que usted menciona, no podría venir mejor en mi ayuda.
    Por tanto, le ruego que interprete nuestra negativa a llevar la pagatina más bien como desconfianza y sospecha. Dudas más que razonables de un colectivo imbricado en la vida social y políticamente bien informado. De un colectivo que se niega a ser manipulado por personas que actúan con menosprecio de derechos básicos, de la libertad y de la presunción de inocencia.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea, que lo de Ozores le pareció razonablemente bien imbricado...

      Eliminar
    2. Si se refiere a las películas de Ozores, a mí me parecen aberrantes casi sin excepción.
      Si se refiere a la burla del descabalgado exministro de Educación, desde luego no tuvo que ver con su currículo, que ni conocíamos ni nos interesaba. Tuvo que ver con su praxis: acceder a Educación sin el menor propósito de educar, sino de seleccionar y clasificar a los que ya vienen preparados de buena familia, como si la sociedad fuese una estación de cría caballar. Ni en su partido tragaban su actitud provocativa y su menosprecio a las clases humildes. ¿Para qué diablos le servía su currículo? Si es cierto que era tan brillante, nadie como él menoscabó tanto la brillantez curricular.

      Eliminar
    3. Del ministro al que se parodió en la gala, y del que se habla en mi artículo, fue el actual. La verdad, yo no sé qué leen o ven ustedes… Cuanto más anónimos más ciegos parecen y más sordos.

      Eliminar
    4. Sí, esos anónimos ciegos y sordos: Las Mil y Una Noches, Lancelot du Lac, Tristán e Iseo...
      Pero hombre, don Andrés, anónimos somos todos allá donde no se nos conoce, o donde preferimos no darnos a conocer.

      Eliminar
  2. Qué villanos, ¿verdad, señor Trapiello?: manifestarse contra la guerra sin hacérselo perdonar manifestándose también contra el terrorismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y a usted qué decirle? Seguramente habrá oído hablar de la velocidad y del tocino...

      Eliminar
    2. A las 12:53 le he enviado —o creo haberlo hecho— un comentario que no ha aparecido. Sólo para asegurarme de mi envío —y dado que hay uno de usted posterior, de las 13:45— lo repito. Decía:

      «Eso digo yo: ¿qué decirle a usted salvo que fueron los intelectuales que van de estupendos quienes en aquellos días confundieron la una con el otro? Y, por lo que veo, siguen igual. Adiós.»

      Eliminar
    3. Para tocino intelectual Almodovar y la Coixet. Y para velocidad el Toledo y la transferencia.

      Eliminar
  3. Lo más feo fue como se sintió agredida la mujer del ministro, Dani se arrepintió, pero estaba Tim Robbins y estaba para apoyar a Podemos, era lógico se le hiciera un guiño, pero el cine es dual: es arte y es industria, pero no tiene porqué ser politico.
    Si ves Tiempos Modernos de Chaplin, nadie diría que es cine capitalista, tampoco el acorazado Potenkin se puede decir sea leninista.
    El cine nace ( 1895) con la novela e hizo de la ficción un gran potencial económico, en principio era divertimento para el pueblo, mucho gag, actores anonimos que imitan personajes de Dickens.
    El cine como arte nace en Francia ( Melies) pero es un arte norteamericano, que son los que han sabido vender el gran potencial humano y económico que supone este arte dual)
    Hoy en dia la Literatura también es dual, todos los profesionales del arte son artistas, cuando un artesano vive holgado de su oficio se convierte en artista. El arte también nace de las ganas de ganar en bienestares varios.

    ResponderEliminar
  4. No termino de entender la referencia a los titiriteros. ¿De verdad usted considera que estaban haciendo exaltación del terrorismo?

    ResponderEliminar
  5. No sé bien qué quiere decir ahí lo de "artista"; pero, dado que ningún poeta que yo conozca "vive holgado de su oficio", se sigue, imagino, que los poetas no lo son. Ni Kafka, por ejemplo, ni tantos grandes que no vivieron, o viven, de su oficio de escritores.

    Confundir las ganancias con el talento parece más bien un modo de justificarse, mediante la exhibición de su cuenta corriente, por parte de quien sospecha que en lo del talento no ha salido muy favorecido.

    ResponderEliminar
  6. la mayoría de los clásicos han sido burgueses, sin leer Metamorfosis nadie debería ponerse a escribir.
    Artistas de la poesía son los que todos recordamos, los demás escriben muermos indefinidos que parecen sacados del bombo de la Loteria de Navidad.
    El Proceso de Kafka y Orson Welles es quizás la mejor pelicula de la historia del cine, Tony Perkins demostró que Marlon no podría haberlo hecho mejor.
    Lees a Pessoa, a JRJ, Machado, Poe, Corso, Wislawa y te pones luego a leer una lo que ha escrito un pretencioso poeta actual y dices : ¿ que infamia es esta ?. Cuando hay poca cultura cualquier cosa te parece cervantina o Kafkiana.
    El miercoles 10 de Febrero un surrealista se apunto la llamada del día de Esto me suena ( podcast, cuarta hora, minuto 27, RNE ). Fue un llamado a lo Orson Welles sin precedentes en la radiodifusión española, espero guste porque es de alucinar. ¿ se puede hacer arte desde un contestador automático ? Sí, pero siempre pensando en Orson Welles, espero no se escandalicen oyendo esta atrevida y única propuesta.
    No todos los artes son duales, un artista es o no es, pero siempre puede ser, lo que no se puede es empeñarse en ser poeta que es la exigencia máxima.
    Mis respetos para todo el que escribe, eso nos hace ser mejor persona y más listos, hay mucha gente que escribe muy bien y no son artistas, y otros escribiendo peor lo son ( originalidad, surrealismo y verdad ).
    Agradezco al anónimo su comentario respecto al mio, a veces me atropello un poco y puedo dar lugar a interpretaciones que por supuesto me valen, casi siempre me río de lo que escribo, de eso se trata.

    ResponderEliminar
  7. Entendiendo que no le apasionen las galas de los Goya. No es el único. Pero cuando los actores se pusieron las pegatinas del no a la guerra tenian detrás a casi toda la sociedad. De hecho , vista a posteriori, casi nadie defiende aquella guerra.
    Enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  8. Recuerdo perfectamente ver delante de mi a toda la intelectualidad del cine, capitaneada por Bardem y Bibi. Y como yo, marchábamos los españoles por miles. Siempre nos han hecho falta líderes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cambio a esos artistas, que además de intelectuales son confesos demócratas, les trae sin cuidado Siria, pese a los 250.000 muertos contabilizados. ¿No será que lo único que le importa a esta izquierda ramplona es la presencia o la ausencia del tío Sam? A no ser, claro, que Juan Diego y Carmen Machi consideren que hay seres humanos de primera (los pobres irakíes) y de segunda (los miserables sirios). Habrá que preguntárselo en Casa Rafa, comiendo junto a Ana y Víctor por 70 euros/barba.

      Eliminar
  9. Se olvida usted del “No a la violencia de género”, Sr. Trapiello, o el “No a las matanzas de Boko Haram”, o el no a tantas y tantas cosas. Si acusa al colectivo de actores de ser conniventes con el terrorismo, al gobierno debería usted colocarlo a favor de la guerra, por la misma regla. Regla ciertamente asombrosa. Mire que lo aprecio, Sr. Trapiello. He leído con placer alguno de sus libros. He escuchado con el mayor de los placeres sus charlas en la Juan March. Sobre la literatura de los Diarios y sobre todo, sobre El Rastro, pero a veces parece que vaya de la mano de la Sra. Aguirre y el Sr. Maruhenda. A veces me da por pensar que si se repitiera la historia y alguien escribiera un libro titulado Las Armas y las Letras 2, el escritor Trapiello no habría de encontrarse al lado del contemporáneo “Lorca”.
    ¿De verdad se va a enganchar a la pancarta-panfleto denunciando el enaltecimiento del terrorismo de los titiriteros? Un intelectual como usted debería elevarse un poco más de la altura de los lodazales en los que se baten nuestros más zafios políticos.
    Ricardo Flores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Insisto, amigo Ricardo, es bochornoso y lamentable que a lo largo de tantos años de guerra en Siria no se haya producido ni una sola manifestación masiva para "protestar" por la masacre. Se deduce que los pobres refugiados no despiertan dolor castizo, con lo buenos que somoslos demócratas. Si es usted capaz de explicarme esta incongruencia indignante con algo de rigor, me quedaría muy tranquilo, porque la hipersensibilización que vivimos cuando se produjo el conflicto en Irak (por cierto, con menos víctimas) rozó la histeria colectiva. Entraba uno en un taxi, o en su habitual restaurante o sastre carísimo, o se subía en el mismo crucero que Toxo, o comía en "El comité" al lado de una docena de delegados ugetistas (verídico en febrero de 2014). Recuerde, Ricardo, los eslóganes retóricos de entonces: "Van a morir pobres mujeres y niños", "Guerra ilegal e injusta", "Los americanos se quieren llevar el petróleo". En fin, yo en esto de política estoy a lo que digan Sacristán, J. Diego y resto de desmemoriados que pretenden ocultar las buenas pesetas que ganaron en vida del caudillo. Tampoco les fue mal, precisamente, a Fernán Gómez ni a la mamante de Sáenz de Heredia y de otros afectos al repulsivo régimen. Claro que uno y una tienen todo el derecho a evolucionar y a cambiar de chaqueta...y hasta de bragueta.

      Eliminar
    2. Bueno, al parecer lo que más le molesta a usted fue lo del No a la Guerra de la invasión de Irak. Yo en aquella ocasión voté a Zapatero solo porque prometió sacar a las tropas españolas, cosa que cumplió a las pocas semanas de tomar el poder. Era un clamor en toda regla porque se olía a mentira en el aire. Los inspectores de Naciones Unidas diciendo y certificando que no había armas de destrucción masiva y Bush y sus adláteres diciendo que sí, porque les interesaba, en contra de resoluciones de la propia ONU. Es decir, se podría decir que técnicamente eran delincuentes. Qué pereza recordar aquello… ¿Es una calamidad lo de Siria? Pues cómo no lo va a ser. Claro, demasiados muertos y desplazados. Pero aquí se observa como una calamidad natural en la que no se sabe cuántos contrincantes, intereses y líderes hay metidos en todo ese lío; mire que me he leído artículos y no termino de saber quién lleva el sombrero negro ¿Contra quiénes se va a poner nadie la pegatina? No es comparable un conflicto con el otro. De todas formas hay más asuntos que los de Siria. Hagamos como Forges en sus viñetas: “Y siempre Haití” y añadamos “Y Boko Haram”, “Y los cristianos perseguidos de África”, etccc.
      Ricardo Flores

      Eliminar
    3. Que la guerra de Irak fuera una burda patraña no exculpa a quienes entonces se movilizaron contra la injusticia y ahora ignoran a los muertos en Siria. Dos varas para medir a los muertos. En un caso los eslóganes consiguieron convertirse en un clamor y muchos se disfrazaron hasta de plañideras palestinas. En el caso sirio mejor ni tomarse la molestia de crear consignas, porque los pérfidos americanos (que rescataron a Europa de las garras de Hitler) no intervienen. Humanamente, no se puede estar de acuerdo con unas sensibilidades tan manipulables por intereses espúrios.
      Llenemos las calles de manifestaciones para protestar contra la injusticia...pero contra todas ellas, indiscriminadamente.

      Eliminar
  10. Al margen del cine y demás culturas no sabe usted la de gente que ha de cultivar “una industria o negociejo para ir tirando” malamente. No es fácil dejar de ser comisionista pobre. Muy pícara es la vida para muchos.

    ResponderEliminar
  11. Titiritero era hace 50 años el gitano que montaba un espectáculo con 4 animales domésticos, hacían malabares y mientras tanto el gitano tocaba un instrumento, era el espectáculo más humilde del mundo y nunca faltaba el monito tití, de ahí viene la palabra .titiritero : del mono.
    Hace décadas los fotógrafos deambulaban por zonas turísticas con su mono y mucha gente se hacia la foto a modo de selfservice, aunque la mayoría se fotografiaba con el mono al hombro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensaba que titiritero venía de la palabra títere. El que maneja un títere es titiritero. Pero es bonito pensar que también el mono tití tiene parte en el nombre (JMS Paulete)

      Eliminar
  12. Títere, es una marioneta, un guiñol, un monigote, un monicaco, un fantoche, un muñeco. Pero en la edad de oro un titiritero era un saltimbanqui, acróbata, prestidigitador, volatinero, La farándula como refería Cervantes, profesionales que embaucan y deslumbran al publico con fines económicos.
    Aprecio su comentario Jose Maria, pero no olvide tildar la palapra ya que titi es chica joven en idioma caló, el tití es una onomatopéya igual que la palabra titiritero.
    Lo que usted le pareció un pensamiento bonito, que en principio es así, es una gran verdad.
    Hoy es el día mundial contra el contrabando de especies exóticas, y el mono tití está en peligro de extinción.
    Por cierto cuando a un hombre se le llamaba "el titi", sin acento, se refería a un hombre bonito, gracioso, afeminado, mono,
    Es una palabra espectacular, tanto con acento como sin él, creada para definir belleza y picaresca, casi nada para dos letras que se repiten. El castellano es arte rey, el más querido.

    ResponderEliminar
  13. Rolando Garro, exquisita novela Cinco esquinas, me siento muy compensado de haber comprado el libro de Vargas Llosa, parece lo haya escrito un hombre de 50 años.
    Mario e Isabel fueron las estrellas de los Goya. El que Mario esté en los corrillos es bueno para la Literatura española.
    En 2015 se batió el record de ventas de libros, la afición crece vivimos los mejores tiempos que ha conocido la Literatura

    ResponderEliminar