13 de julio de 2015

Los tiempos que se avecinan

La Autobiografía de Bertrand Russell asombra de veras. Vivió casi cien años y le dio tiempo a todo. Es imposible que su figura se le haga  antipática a nadie. A ello contribuye el finísimo humor (¿hay otro?) con el que trata las cosas de este mundo y a sí mismo.  Empezó siendo aristócrata (por donde empiezan la vida los aristócratas), descolló muy joven como matemático y filósofo, se casó cuatro o cinco veces, fue un socialdemócrata convencido, vivió en grandes casas, compradas con su trabajo (no le dio mucha importancia al dinero, pero tampoco a los honores, entre ellos el Nobel), fue amigo de los espíritus más esclarecidos de su tiempo, de Konrad a Einstein, y acabó en la cárcel,  ya octogenario, por activista en una campaña a favor de la desobediencia civil y contra el rearme atómico. Esta fue la gran preocupación de sus últimos años: los tiempos que se avecinaban. Convencido de que la humanidad desaparecería en una guerra nuclear, creía que en el ser humano había una pulsión más fuerte que el instinto de supervivencia, la de destruir al enemigo.

La inquietud y zozobra por los tiempos que se avecinan es propia de todos los tiempos.
Al temor a acabar con el planeta en una guerra nuclear se le ha sumado otro: el de que lo estamos destruyendo por políticas medioambientales, estúpidas por suicidas y suicidas por irresponsables. Hace unos meses el papa Francisco afirmó, a propósito de los atentados de Charlie Hebdo, que si alguien le mentaba a la madre, podía esperar que él le respondiera, en primera instancia,  con un puñetazo. Quizá alguien le ha explicado que esa actitud, aparte de poco cristiana, no sólo no arregla las cosas, sino que las agrava. Así, que, con buen criterio, ha decidido olvidarse de su madre, para ocuparse de la de todos, la madre Tierra, a la que no pasa día que, con mayor o menor responsabilidad, en mayor o menor medida, no maltratemos desde nuestros cómodos hábitats del primer mundo, ese que está acabando con todos los demás.

El consumo no conduce necesariamente al bienestar, el progreso puede destruirnos, nos advierten los científicos (y la Iglesia no ha querido esperar cinco siglos para hacerse eco), porque esto hemos avanzado desde Bertrand Russell: si en su tiempo el ser humano encontraba un gran placer en destruir al enemigo, en este parece hallarlo aún mayor destruyéndose a sí mismo.

   [Publicado el 12 de julio de 2015 en el Magazine de La Vanguardia]

17 comentarios:

  1. El calentamiento está afectando más intensamente a las zonas fronterizas con la desertización (caso, precisamente, de España), y buen ejemplo es este tórrido verano semestral (empezó en mayo y probablemente acabará en noviembre).

    El mayor problema es que para otras zonas del mundo el calentamiento puede ser beneficioso a corto plazo, pues endulzará sus inviernos y permitirá cultivos que hasta ahora no eran posibles allí. También posibilitará, gracias al deshielo, la navegación por el Ártico, que beneficiará a sus empresas comerciales.

    O sea, que mientras haya países beneficiados (aparentemente) por el calentamiento, será difícil que se adopten medidas eficaces.

    Esto último sólo ocurrirá cuando se produzcan grandes catástrofes naturales que perjudiquen globalmente a los países ricos, tanto del sur como del norte. No sabemos cuánto tardará en pasar eso, pero es muy posible que, cuando ocurra, sea demasiado tarde para revertirlo.

    SANDRA SUÁREZ

    ResponderEliminar
  2. Larga vida a la memoria de Bertrand Russell, que en su momento me ayudó a orientarme por los laberintos de opiniones y creencias.
    He leído unos cuantos libros suyos, pocos teniendo en cuenta el valor que tienen para mí sus palabras. Pero hay tanto que descubrir. Últimamente he llegado a la teoría del decrecimiento a través de Carlos Taibo, Callenbach y Serge Latouche. Parece que ahí está la clave, tal como se deduce de tu artículo.

    ResponderEliminar
  3. Todo tiene solución, aunque esta solución no guste pero la realidad se va imponiendo, el que no la quiera aceptar.
    Dentro de muy poco, en Sinapia, el standard de vida será el que era por 1974 - 1975, cuando moría Franco. http://www.armandobronca.com/cuando-caera-el-consumo-de-petroleo-en-espana-al-50-del-maximo_16112/

    Jamás regresaremos a aquel prepotente 2006 cuando ZP, tras el Crash del 2008 seguimos en la Segunda Gran Depresión, que nunca terminará.
    Es interesante considerar la curva narrativa: un ascenso lento pero continuo desde 1959 (cuando se recupera, dicen, el nivel anterior al 18 de Julio de 1936, al menos en la opinión de Cipolla, prestigioso economista italiano) es también el año que el Régimen monta la SEAT -haciendo esos obsoletos Fiat 600, a serrucho y martillo- en que aparecen algunas televisiones, aunque la mayor parte de la gente no tenía ni radio a galena aún.

    Desde 1959 la prosperidad aumenta, y el consumismo llega, alcanza su máximo en 2008, y se precipita a la actualidad: seguirá descendiendo.
    Les aseguro que vivir en 2019 -no falta apenas tiempo- como se vivía en 1975 no les va a gustar nada. Y recuerden que en 1975 unos tenían TV, y Renault, y otros vivían como en Afganistán, ya veremos dónde está Ud.

    Como Sinapia carece de Petróleo, Gas Metano, Carbón, importa la mitad del alimento que consume, está Superpoblada (46 millones de pedacitos de carne, eran 19 millones en 1900), Endeudada y Arruinada y carece de suficientes empresas propias que generen divisas para pagar la importación de esos combustibles, sin los que mantener el nivel de una Sociedad Industrial -nivel que Uds dan por justo y merecido- es imposible, y además pagar la deuda, bienvenidos a tiempos muy difíciles.

    Todo tiene su compensación, esos obreretes que se han quedado sin su máquina adorada, digo, sin su coche, jamás volverán a tenerlo y si consiguen un laburito a 500 euros al mes se den con un cantico en los dientes, poco consumismo es posible ahí.

    Yo, así como en el dibujo, estoy bien. Yohida Kenkō
    https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/e7/Yoshida_Kenko.jpg/800px-Yoshida_Kenko.jpg

    Uds tranquilos, que estamos creciendo al 3%, los campeones del mundo del no-crecimiento, y todo va bien en el mejor de los mundos posibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se olvida usted de alguna cosas importante, Armando; que carecemos de materias primas y de una industria puntera es verdad, pero algunos apaños se van haciendo y no todo es importación del exterior. Usted sabe que Sinapia es una potencia turística de primer orden y que no menos de cuatro millones y medio de camareros blanden a diario su bandeja sobre la cabeza de comensales y bebensales sentados. Pues sepa que en un pueblo de Albacete se están poniendo los cimientos de una fábrica de bandejas metálicas (modelo circular) que va a utilizar bobinas de acero de ACERALIA Gijón-Avilés, propiedad del magnate indio Mittal). No se descarta la exportación a ciertos países de la costa sur mediterránea.
      Le saludo atentamente, Armando.

      Eliminar
    2. somos la quinta industria mundial en el uso de robots. Los españoles valemos para trabajos de alta cualificación, por eso la industria del autómovil confía en nosotros. Alemania es la patria de Einstein y sus empresas del motor son las más robotizadas del mundo, por eso han resucitado cientos de empresas en España, porque disponen de maquinaria inteligente. Claro que el gran recurso de España es el Mar, los puertos del Cantabrico son los mas cercanos al Este Americano y Caribe.
      Todos esos chicos que van fuera no se pierden, vuelven con esa calificación profesional que nos permite trabajar con la Inteligencia Artificial al mayor nivel, no podemos lamentarnos de los errores del pasado, ahora sabemos lo que hay, si somos los que más crecemos es porque no somos unos gualtrapas.
      Mutatis Mutandi

      Eliminar
    3. Aplaudo con las dos patas, eso de las bandejas de acero. Aunque me parece que siendo en Albacete de Sinapia las bandejas deberían ser ... cuadradas...

      De todas formas eso del turismo tiene un tocado, aunque a los madriles les parezca bien, total el Mediterráneo les pilla lejos.
      Ocurre y lo han dicho con algo de sorpresa, que las ciudades de alto turismo son simultáneamente muy pobres. Luego van a Marbella y no lo entienden, sospechan de dinero negro, fraudes.
      Los hay, pero no hay más fraudes en Marbella que en Barcelona o San Sebastian. Ocurre que la temporada de turismo dura tres meses, si suman algo en Navidad, cuatro meses, y el año tiene, 12 meses. Hay que vivir 12 meses del dinero ganado 4 meses eso es imposible.

      Además los turistas tiran para arriba el coste de la vida para las personas que viven en esos lugares -yo no entiendo como viven en las Canarias, con 36% de paro y todo tan caro, aunque al canario no le cobren 5 euros un café como al turista.

      O sea que eso del turismo es otro cuento chabacano con el que quieren timar a la gente, les aseguro que en Alicante, aunque no son precisamente muy espabilados, eso ya no se lo cree nadie.
      Los alicantinos vivieron, no del turismo sino del boom del ladrillo, como toda Sinapia.

      Hoy, Obama firma un tratado quizás positivo con Iran. Hoy, segura represalia es, Arabia Saudita retira el contrato que tenía con RENFE para unos trenes, que habían jaleado los palmeros del regimen.

      Eliminar
    4. "somos", "valemos", "nosotros", "no podemos lamentarnos", "somos los que más crecemos es porque no somos ". Bellacos plurales a fe mia. Y pensar que mi professor de Filosofía me ensennó que cuando decimos "nosotros", mentimos siempre.

      Y así el anónimo de la Inteligencia Artificial en Sinapia.
      Con la falta que ha hecho siempre la Inteligencia Natural, es escasa.
      Que sarta de disparates, desde el Anonimato, desde el vil Anonimato. Ni siquiera valor para firmar con su nombre.

      Aramos decía un mosquito, subido arriba de un buey !

      PS. Soy aragonés, así que todo el mundo boca abajo. Ya sabeís lo que dijo Baltasar Gracián: Los aragoneses no tenemos la culpa de que la verdad se ponga siempre de nuestro lado.

      Eliminar
    5. cualquiera diría se le fundió la sinapsis Armando, lo que a usted le parece mentiroso y vil, es un hecho, dicho de una forma humilde, cuando hablamos de bondades lógico que hable en plural.
      Escribir es una puesta en escena, el papel de defender lo español es muy quijotesco, a mi no me importa afrontarlo, eso si requiere más pericia a la hora de escribir, vivimos un mundo tan desorbitado que hablar bien de los demás se ha convertido en algo surrealista, pero los que antes volaban cometas ahora vuelan drones,
      Entrada del 29 mayo en el blog La boca del lobo, asunto del himno, ahí puedes ver lo que la vileza da de sí, defender a España requiere mucha agresividad y saber escribir ( que tu sabes ), lo fácil es criticar, pero criticar no es creativo.
      Mutatis Mutandi

      Eliminar
  4. Llegará el día en que el aire sea irrespirable y el agua insalubre. Muchas contaminantes minas españolas están a la espera de ser reabiertas, engañan a los más necesitados ofreciendo trabajo, un trabajo que harán trabajadores especializados en maquinaria minera, igual alguno del pueblo es capaz de conducir un bulldozer o un volquete, pero que la tracción animal pasó a la historia y al timonel de las minas hay ingenieros, un minero no sale de la nada ( otra cosa es que se den algunos puestos de vigilancia y poco más a los lugareños.
    Pronto llegará el diablo vestido de Frack, nos quieren hacer creer que la minería hidraulica nos sacará de la miseria, pero conduce al terrorismo ecológica, menos mal que en España los propietarios del suelo no lo son del subsuelo, pero si no actuamos nos colocaran decenas de miles de pozos de perforación gasista que puede acabar con todo el agua y hacer que lo peor suceda.
    El gran mal es la mezquindad humana, el vicio de viajar mayormente por presumir, el popular mantra del Derecho a la calefacción, las cementeras. En el fondo tenemos lo que nos merecemos, pero los niños tienen derecho a llegar a viejos y eso no lo veo.
    Igual soy un poco extravagante en mis ideas, pero así ha de ser para que se tengan en cuenta. Voy a trabajar por una moratoria del fracking en mi comunidad, hay muchos interese corruptos y el liberalismo más atroz ( los populistas están callados ) es indiferente al terror que supone una práctica tan destructiva

    ResponderEliminar
  5. 1951. Bertrand Russell entrevistado por Romney Wheeler para ‘Wisdom’, NBC. Últimos párrafos.

    "(...) ―Creo que uno de los problemas del mundo ha sido el creer dogmáticamente en una cosa u otra. Yo pienso que todas las cosas están preñadas de dudas y que el hombre racional nunca está demasiado seguro de estar en lo cierto. Creo que siempre deberíamos sazonar nuestras opiniones con cierto grado de duda. No me gusta que la gente crea dogmáticamente en ninguna filosofía, ni siquiera en la mía. No, yo pienso que deberíamos abordar nuestras filosofías con cierto grado de escepticismo. Si una filosofía ha de traernos la felicidad, habrá de estar inspirada en sentimientos bondadosos. Marx hacía ver que buscaba la felicidad del proletariado. Lo que realmente buscaba era la desdicha de la burguesía, y fue ese elemento negativo, ese elemento de odio, lo que hizo que su filosofía llevara al desastre.

    ―En resumen, lord Russell, ¿cree usted que hay esperanzas para el mundo?

    ―Lo creo. Lo creo con firmeza, pero no sabría decir hasta qué punto se trata de una convicción racional o simplemente temperamental. Creo con todas mis fuerzas que hay esperanzas. Puede que nos esperen épocas terribles. Me atrevería a decir que así es, pero sigo pensando que, sea cual sea el dolor y el sufrimiento que haya de padecer, la humanidad emergerá de estas cosas terribles y verá un mundo más feliz que ningún otro que jamás hayamos conocido. Estoy convencido de ello. Lo que no sé es cuánto tiempo llevará."

    1951 / 2015 // 1948 / "1984". ¿Bien? No, mundo, muy insuficiente.

    ResponderEliminar
  6. Aunque creo que las amenazas digamos "ecológicas" son innegables, probablemente no se les dé tiempo a llegar. Quiero decir que el deterioro requiere un cierto plazo, mientras que la situación de las sociedades es tan tensa, tan extrema, que sucederá algo serio y grave mucho antes de que los peligros ambientales se materialicen. La codicia está más disparada que nunca, la desigualdad alcanza cifras abominables, el hambre se extiende y nadie aprende las lecciones del pasado, ni los individuos ni las naciones. Ahí está Alemania, descubriendo que puede dominar Europa sin necesidad de tanques ni de Wehrmacht, y que los prestamistas la financian gratis, para lo cual tiene que llevar a condiciones de semiesclavitud a Grecia y... a los que vengan después. Que los griegos pobres no tengan culpa de su situación, que la tengan ciertos Bancos que especularon y prestaron en condiciones ilegales, eso a los alemanes ¿qué les importa?

    Según el historiador Antony Beevor, la Alemania nazi causó 26 millones de víctimas, entre militares y civiles, a la antigua Unión Soviética, por lo que el resentimiento contra Alemania está muy generalizado en la Federación Rusa. Sin embargo la Alemania actual, vía OTAN, persiste en instalar bases de misiles a las puertas de la Federación, un matonismo que el todavía gigante militar ve con inquietud explicable, y que ya le ha inducido a empezar la adopción de medidas. Así que ¿peligro ecológico? Pues sí, claro, pero mucho después del "otro".

    Mientras tanto, España al margen del mundo y de la realidad, bajo un gobierno de embusteros compulsivos que cada día insisten desde la pantalla en que, ya lo dice Armando, "vivimos en el mejor de los mundos posibles" y aquí no ha pasado nada. Que la deuda española sea 100% del PIB es una nimiedad para estos irresponsables. Claro que "los mercados" no rechistan contra la situación española, ni le bajan la nota, por la sencilla razón de que el gobierno se está plegando a todo lo que exigen los neolibs: salarios de miseria, desmantelamiento del Estado del bienestar, despidos prácticamente libres. Así que no le faltan felicitaciones a don Plasma Rajoy. Las valoraciones y el rating forman parte de la trampa. Hasta cuándo se puede mantener esta farsa no es una gran incógnita. No puede durar mucho.

    ResponderEliminar
  7. Ultrajado por canales, trasvases y pantanos, acosado por una sequía que va a más, agonizando por el antrax, la viruela , la brucelosis y la peste de su lecho de arenas movedizas,
    El mar que llenó las despensas europeas ( también españolas ) ha fallecido victima de la corrupción .
    Su decadencia es toda una moraleja, alrededor del extinto Mar del Aral nacen animales con dos cabezas , también hay mutaciones humanas,

    ResponderEliminar
  8. Una novela que escribí, protagonizada por un ficcionado Gerald Brenan (personaje viscoso y ruin, paradójicamente venerado en Andalucía) me exigió adentrarme en las apasionantes nieblas del legendario Bloomsbury, si bien de todos sus integrantes Rusell fue el que menos utilicé. Me resulta curioso que no se recuerde demasiado a este grupo, como si el único personaje interesante fuera la Woolf. Y me contesto que tal vez la atribulada existencia de ella haya sido, (una vez más, la biografía por encima de todo) la razón que le ha conferido desproporcionado protagonismo, como si el resto fueran poco menos que figurones.

    ResponderEliminar
  9. ¿Gerald Brenan viscoso y ruin? Será el ficcionado en su novela. El real era, a mi juicio, noble y digno, por más que dominado por las pasiones de vez en cuando. ¿Y quién no? Se aprecia bien en su encantadora "Memoria Personal". En "El laberinto español" lo que se aprecia es que entendía a Sinapia (tal como la llama el uruguayo) mejor que la mayoría de los sinapios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a su juicio Brenan era "noble y digno" será que mi juicio es menos riguroso y opino sin conocimiento de causa. La película de mi colega Colomo también resultaba entretenida, retratando a ese tipo de hippies cínicos que paradójicamente despiertan simpatías en quienes se pasan la vida criticando a la burguesía. Pero ni este espacio ni este momento son adecuados para que le ilustre sobre la biografía oculta de don Geraldo.

      Eliminar
  10. Rob (descubrimiento cervantinos suyos: hay más).16 de julio de 2015, 18:51

    Pues resulta que El Greco, además de pintor genial, componía poemas. Y parece ser que Cervantes pintaba bastante mejor de lo que pudiera esperarse. 
    En una pared de la celda de Argel que ocupaba cuando fue dado en esclavitud al potentado Dali Mamí, y antes de su primera intentona de fuga, dibujó y coloreó (con pigmentos de la especiería vecina de un tal Ibrahim ibn Muhammad) una escena de la batalla naval de Lepanto. Figuran no menos de cincuenta galeras y bergantines, unos intactos y otros a punto de irse a pique, así como minuciosos detalles de abordajes y fuego de artillería. Carmín, ocre, verde, cobalto, azafrán, negro, es la gama de color de la notable pintura. Firma en el ángulo inferior izquierdo como Cide-Hamete-Benegeli. Según he llegado a saber, en el siglo XIX se desmontó el paño de pared que soportaba la pintura y pasó a manos del mercader judío Benjamín Salmónides, con tinglado en el puerto de Orán. Pagó por ella diez mil dirhams. Me han soplado como gran secreto que, a día de hoy, Sotheby's anda detrás de la pieza. Les ruego discreción.
    Y en cuanto a Doménikos Theotokópulos, he de decir que tuve el privilegio de leer un facsímil de unos sonetos suyos dedicados, en secreto, a doña Mencía Benamejí, que era ama de llaves del Duque de Consuegra, con la que tenía relaciones extramaritales y con la que tuvo cinco hijos. Es de ver la donosura de tales versos, que bien pasaran por ser obra del propio Lope.
    (No sigo, que me pierdo)

    ResponderEliminar
  11. El planeta Tierra es precioso, los que no lo son tanto son algunos humanos que habitan en él. Demasiada polución en las ciudades, demasiado coche (uy...tener un coche es imprescindible para algunos, no lo es sin embargo...si tienes que trabajar en un poligono y no hay transporte público....o deficiente....). Se habla mucho del medio ambiente y de hecho hay como una moda ahora, huertos urbanos, la bici, reciclar, running, todo esto está muy bien, pero no veo una fuerte concienciación y menos de los políticos, sean de un lado y de otro, no la veo. Y en general en otros países. La ciudad dónde vivo está sucia, si, las calles, estaba y está, a veces en plena calle o playa o monte he visto como hay gente uque tira cosas "ahí" con una irresponsabilidadm que llama la atención. Es que quizá lo que no hay y sin eso no hay nada es respeto. Las personas que vivimos en ciudades pienso que debemos de hacer cosas fueras de ellas, porque no es un lugar muy saludable, a no ser que cambiaran algunas cosas. A mi juicio es básico el contacto con la naturaleza, no puedo entender como el ser humano sigue sin verlo.

    ResponderEliminar