21 de diciembre de 2015

¿Falta mucho?

NO es fácil encontrar traducción exacta a épater le bourgeois. El diccionario de la Academia hace mucho que aceptó el término “epatar”, que define como“producir asombro o admiración”. Pero épater le bourgeois va más allá de “asombrar al burgués”. Valle Inclán da en Luces de bohemia un ejemplo memorable de lo que es epatar. Hablan Max Estrella y don Latino de la poesía y “la Dama de luto” (la muerte), y Estrella dice: “¡Tú la temes, y yo la cortejo! ¡Rubén, te llevaré el mensaje que te plazca darme para la otra ribera de la Estigia! Vengo aquí para estrecharte por última vez la mano, guiado por el ilustre camello Don Latino de Hispalis. ¡Un hombre que desprecia tu poesía, como si fuese académico!”. Y don Latino dice: “¡Querido Max, no te pongas estupendo!”. 

Tiene, pues, “epatar al burgués” algo de retumbante. Carmen Martín Gaite solía decir: “peer en olla”, versión, con todo, menos escatológica que esta otra, más expresiva, de “tirarse p... por encima de su propio c...” (se siente uno incapaz de completar los puntos suspensivos). Epatar al burgués tiene mucho de esta dispepsia.

En períodos electorales casi todo el mundo se pone estupendo. En  este que termina hoy la palabra con la que hemos visto más ensayos de lucimiento ha sido “democracia”. “Devaluada”, “amputada”, “acabada”, “traicionada”, “corrupta”, “degenerada”... han sido los calificativos que algunos candidatos le endosaron. Cada vez que oía uno de estos, me preguntaba: “¿más devaluada, amputada, acabada, etc. que cuál? ¿Que la francesa, que la venezolana, que la china?”. No sabemos si “la enfermedad infantil del comunismo” es el izquierdismo, como decía Lenin, pero sí que la enfermedad infantil de buena parte del nacionalizquierdismo  en la democracia es la impaciencia, querer arreglar lo que no está roto, tal y como suelen hacer los niños con sus juguetes nuevos, cuando empiezan a aburrirse. Eso, y preguntar, apenas se les monta en un coche: “¿Falta mucho?”. Nuestro viaje democrático, comparado con Inglaterra, Francia o Estados Unidos, no ha hecho más que empezar. Casi todos los partidos han hablado (mirando en general al tendido) de cambiar la Constitución. Perfecto. Pero si no consigue el mismo consenso que la “vieja”, ¿de qué servirá que sea nueva? Hoy elegimos, mañana empieza otro viaje, y sí, aunque hayamos llegado ya a mañana, siempre falta mucho.

   [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el 20 de diciembre de 2015]

6 comentarios:

  1. sigue Rajoy, no creo que los diputados andaluces del PSOE tengan el cuajo de someterse a intereses bastardeos que no tienen un LEGAL recorrido, el PSOE no puede traicionar de nuevo a España, no creo que sea delito predecir que habría disturbios, Sánchez debe apartarse o que haya nuevas elecciones. Cierto que el PSOE pacta con quien sea para conseguir que sus viejos miembros y familias consigan buenos sueldos a cuenta del erario público.
    Si hay nuevas elecciones es posible que el PSOE se evapore y el PP se acerque a la mayoría, que pinta el PSOE si antepone el referéndum catalán al español, pues como decía Groucho: ¡más madera! ¡ Más madera ¡ ¡ Es la guerra¡, el tren humea sin parar
    ¡Bumerán!,¡ Bumerán!,¡viva la Bumeración!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Entre sus propuestas juveniles se cuenta la reinstauración de la Inquisición, los castigos corporales públicos, la guerra permanente ya sea contra los chilenos o contra los paraguayos o bolivianos como una forma de gimnasia nacional, la poligamia masculina, el exterminio de los indios para evitar una mayor contaminación de la raza argentina, el recorte de los derechos de los ciudadanos de origen judío, la emigración masiva procedente de los países de escandinavos para aclarar progresivamente la epidermis nacional oscurecida después de años de promiscuidad hispano-indígena, la concesión de becas literarias a perpetuidad, la exención impositiva a los artistas, la creación de la mayor fuerza aérea de Sudamérica, la colonización de la Antártida, la edificación de nuevas ciudades en la Patagonia.

      Fue jugador de fútbol y futurista.

      De 1920 a 1929 escribió y publicó más de doce poemarios, algunos de los cuales obtuvieron premios municipales y provinciales, y frecuentó los salones literarios y las cafeterías de moda. Desde 1930, encadenado por un matrimonio desastroso y por una prole numerosa, trabajó como gacetillero y corrector en varios periódicos de la capital y frecuentó los tugurios y el arte de la novela que siempre le fue esquivo; publicó tres: Campos de Honor (1936), que trata de desafíos y de duelos semiclandestinos en un Buenos Aires espectral, La Dama Francesa (1949), un relato de prostitutas generosas, cantantes de tango y detectives, y Los Ojos del Asesino (1962), curiosa premonición del psico-killer cinematográfico de los setenta y ochenta.

      Murió en el asilo de ancianos de Villa Luro, con una maleta repleta de viejos libros y manuscritos inéditos por toda posesión.

      Sus libros nunca se reeditaron. Sus inéditos probablemente fueron arrojados a la basura o al fuego por los celadores del asilo.

      Lo que no dice Bolaño, tal vez por su muerte prematura. es que uno de los descendientes de Salvatico frecuentaría este blog de Andrés Trapiello. Como diría un joven, todo esto da un poco de yuyu.

      Eliminar
  2. Creemcias de señoras mayores recién salidas de la peluquería.

    ResponderEliminar
  3. Los españoles han votado Pacto, y es hora de que los partidos se entiendan, dejando a un lado ese pueril histrionismo maniqueo de “izquierda” y “derecha”, que les lleva a desempeñar un rol teatral de “Gobierno versus Oposición”.

    Esto es ilógico. Lo razonable es que se haga un gran pacto de Estado al que puedan sumarse los grandes partidos, cuantos más mejor, para aprobar grandes leyes educativas, laborales y administrativas al servicio de la sociedad española.

    Creo que un Gobierno formado por PP, Psoe y Ciudadanos sería factible. Soraya Sáenz podría ser la presidenta, con el compromiso de no presentarse a la reelección.

    Se podrían pactar grandes líneas de Gobierno, en la dirección de reducir el gasto público-administrativo (supresión de Senado, Diputaciones provinciales, refundición de consistorios, etc, y racionalización de competencias para evitar duplicidades) y al mismo tiempo aumentar el gasto prestacional y social en Sanidad, Educación, pensiones y Dependencia.

    Esto es, en mi opinión, lo que los ciudadanos desean y han expresado en esa voluntad colectiva que es todo resultado electoral. Y las cerrazones en banda a llegar a pactos para mantener el histrionismo o bipolarización teatral Izquierda-Derecha me parecen pueriles e infantiloides.

    Sandra Suárez

    ResponderEliminar
  4. Hasta cierto punto, el negativo de la foto del resultado electoral nos ofrece la misma imagen que si se hubiera votado mayoritariamente en blanco: bofetón a los tramposos y vuelta a empezar la partida.

    ResponderEliminar
  5. Bolaños es eterno, no le de yuyo, yo me ajusto al personaje y agradezco lo que has puesto, es el ultimo gran surrealista y dadaísta, es más que un genio, es una leyenda. Otro mejicano que me gusta mucho es Paco Ignacio Taibo II, estoy leyendo el regreso de los tigres de Malasia y es una pasada, me gusta leer cosas que me hagan reír.
    Un poco de felicidad para 2016 y salud para todas.

    ResponderEliminar