27 de diciembre de 2015

Vidas ejemplares

PORQUE estamos en Navidad acaso se le permita a uno esta pequeña confidencia: fui feliz en mi infancia. Son muchos también los que tienen de la suya un recuerdo parecido, incluso si la pasaron en condiciones adversas y apretados por las privaciones materiales (otra cosa son las afectivas; estas cuesta olvidarlas). Todos recordamos de ella lo bueno antes que lo malo. En la nuestra la noche de Reyes era, claro, sumamente especial. Uno de los regalos esperados era el de las Vidas ejemplares, unos tebeos de personajes históricos, la mayor parte de ellos santos o guerreros de la antigüedad (vivíamos en el nacionalcatolicismo), de San Antonio Abad o San Agustín a don Juan de Austria o Daoiz y Velarde. Cuando yo pensaba que había leído toda la colección, un buen día, muchos años después, descubrí en el Rastro uno de aquellos tebeos que no conocía, dedicado al escritor mejicano Alfonso Reyes, en manos de otro que por desgracia se me había adelantado. De Alfonso Reyes acabo de leer una pequeña y preciosa biografía. La he encontrado en el libro Aquí viven leones que  Savater y Sara Torres han dedicado a algunos de sus escritores predilectos. 

Savater, que ha sido profesor de ética, conoce muy bien la importancia que tiene la ejemplaridad. A Sócrates se le obligó a beber la cicuta precisamente porque era un “mal ejemplo” para la juventud. Ya hemos olvidado el nombre de los jueces que lo condenaron, pero Sócrates sigue siendo un modelo al menos para algunos adultos, precisamente en un tiempo en que el modelo más firme que se presenta a los niños tiene que ver con el fútbol, donde no escasean la jactancia, la traición, la bellaquería, la ingratitud, la ignorancia, la deslealtad, la plebeyez o los delitos fiscales.   

Ha leído uno ahora las vidas ejemplares de estos escritores con una perpetua sonrisa en el semblante. Estos leones son, se ve, de la familia de aquel que cavó la tumba de San Antonio, allá en el carmelo donde él y el ermitaño San Pablo tenían sus coloquios sobre la vida perdurable. La vida que les interesa a Savater y a Torres es esta, tan frágil, la que hemos de hacer mejor entre todos. Que hayan encontrado su modelo en Poe, Leopardi o Zweig, con vidas tan desdichadas, nos recuerda de paso que los logros más valiosos... y perdurables proceden a menudo de eso que la sociedad llama con desprecio fracaso.

       [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el 27 de diciembre de 2015]

10 comentarios:

  1. Antonio Machado
    La poesía moderna que a mi entender, arranca, en parte al menos, de Edgardo Poe, viene siendo hasta nuestros la historia del gran problema que al poeta plantean estos dos imperativos, en cierto modo contradictorios: esencialidad y temporalidad.
    ............
    El poeta profesa, más o menos conscientemente, una metafísica existencialista, en el cual el tiempo alcanza un valor absoluto. Inquietud, angustia,temores, resignación, esperanza, impaciencia que el poeta canta, son signos del tiempos, y a la par, revelaciones del ser en la conciencia humana.
    Esto lo escribió Antonio hace 85 años, creo que para escribir hay que tener el espíritu de la negación y el de la contradicción, es mejor canalizar el fracaso en la escritura que dejarse llevar por la ira, " mesmas vivas aguas de la vida ", hay que tomarse el arte en serio, es el proceso del tiempo, de nuestro tiempo también.

    ResponderEliminar
  2. De ejemplaridad andamos muy escasos. Ahora que se habla de la posibilidad de hacer un gobierno plural presidido por un independiente de prestigio, hay gran dificultad para encontrar a esa persona. ¿Quién podría ser? ¿En quién podrían ver los españoles un ciudadano con proyección política que al mismo tiempo sea digno de crédito, de confianza e incluso de admiración por su trayectoria vital, profesional y pública?

    Vimos la pelea de gallos que fue el debate Sánchez-Rajoy, con insultos sórdidos y descalificaciones zafias en medio de un lamentable Campo Vidal que pasaba de todo, y decimos: En el fondo es muy posible que esto sea lo que merecemos.

    Ejemplaridad, admirabilidad... Sí, pero ¿dónde?

    (Sandra Suárez)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mayor Zaragoza, por ejemplo.
      De na.

      Eliminar
  3. Se le nota y transparenta a usted mucho la infancia feliz. Le empuja con fuerza hacia unos y le distancia inevitablemente de otros, sin que usted tenga la menor posibilidad de impedirlo, según se viene viendo. Algunos cercanos a su caso lo consiguieron, pero necesitaron para ello al menos un leve indicio o ingrediente de infelicidad. Lo suyo seguramente no tiene "solución", si es que hay algo que solucionar, pues para usted es un indudable beneficio. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Lo útil y lo inútil otra vez. No es de extrañar porque a la mayoría de nosotros la sociedad nos encuentra unos perfectos inútiles que no sabemos o no queremos fabricarnos riqueza. Y ante el insulto nos rebelamos recordándonos nuestro cv, al menos digno, al menos coherente, al menos no inmoral.

    ResponderEliminar
  5. Todo el mundo desea que vuelva Zapatero.

    ResponderEliminar
  6. Excelente critica a su Diario y a usted por parte de Benjamin en la SER, también recomendó un libro de Llamazares muy interesante.
    Leí la muestra gratuita del libro de Savater y Sara Torres y se lee solo, además tiene unas fotos muy apropiadas, los dibujos de Sara son estupendos ( me ha recordado a los artistas del cómic de los 80 ), un libro para aprender fácil.
    No es lo mismo ejemplar que ejemplo a seguir, Hanna Arendt decía que JRJ es un ejemplo de lo que podía ser la bondad humana, por la solidaridad que mantuvo durante la guerra, arriesgando su vida.
    Los niños ven en el futbolista no un ejemplo sino un paradigma : chicas, coches, dinero, viajes, fiestas, divertirse jugando y no trabajar (¿ quien da más?)

    ResponderEliminar
  7. A Sócrates no le obligaron a beber la cicuta, pudo haberse exiliado. Eligió la opción más digna para él, pero no la única.

    ResponderEliminar
  8. A zumodepoesía:
    Savater mismo me parece alguien bastante ejemplar, y uno de los que en el pasado abogó porque PP y PSOE gobernasen juntos. En Euskadi ya ocurrió. ¿Por qué no en España? ¿Por qué no con Savater como presidente?

    ResponderEliminar
  9. No conocía a Alfonso Reyes escritor( sí A.R. baloncestista ), está claro que tiene que ser un perdurable como Borges o Paz, tiene un manejo del castellano que no es de este mundo, que plasticidad , inteligencia y finura. Estuve leyendo cosas y es un titán.
    Lo de la cicuta era como hoy en día la inyección letal que se aplica en California pero más natural, no era suicidio, si no lo tomabas te lo hacían tomar.
    Jesus había cometido un doble asesinato en Los Angeles, mató a los hermanos del hombre que le robó un alijo, Jesus se escurrió de los federales y huyó a Méjico, allí se implicó en un tiroteo y fue detenido. Jesús tiene doble nacionalidad y por eso evitó la extradición y la inyección letal, se le juzgo en Mexico DF y fue condenado a 17 años de cárcel, una bicoca para un yanqui.
    Este hombre es muy fuerte y ha recibido muchos intentos de asesinato en la cárcel, él solo se defiende pero tiene miedo a cometer un homicidio que sume años de condena, ya no saldría vivo de la cárcel.
    Jesús tiene mujer e hijos pero nunca han ido a verlo a la cárcel, si le visitasen los capos que quieren matarlo sabrían quien son, si los capos supiesen quienes son los secuestrarían y los pondrían en contacto con él, la exigencia para liberarlos sería que Jesús se suicide en el chabolo. El suicidio obligatorio no conlleva ninguna pena añadida para el capo que lo ordena, a la vez que sirve de aviso a navegantes, es un crimen perfecto.
    En fin, que 2016 sea un buen año para todos .


    ResponderEliminar