7 de julio de 2013

El Sur (2)

2. JOSÉ Mateos. Cantos de vida y vuelta (Pre-Textos, 2013). Un libro de poemas, que como todos los poemas de un gran poeta apenas leerán un puñado de lectores contemporáneos. En él coplillas y romances de una sencillez misteriosa. De la poesía, como de las palabras esenciales, se puede decir muy poco, por lo mismo que el único que puede responder a una campana es el eco. Yo me haré eco de uno de los poemas más hermosos de este libro de alguien que ha decidido llevar en el Sur la vida y vuelta de los mejores: solitario, silencioso, verdadero:
    
   PADRE I

   Metí la mano
en la dura corteza de ese cuerpo
que yacía entre sábanas,
                                               ausente.

Llegué al fondo y palpé no sé qué entraña
viscosa, qué
pliegues que al retirarse,
dejaban el vacío como única
forma de entrega.

(Del amor que me diste nace ahora
el amor que yo doy).

Goteaba mi mano,
                                  y no de sangre.


Playa de la Luz, Rota, 18 de junio de 2013


3 comentarios:

  1. Realmente hermoso. Me ha impresionado ese poema. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Si este poema es representativo del resto, lo busco, para buscarme en ellos.

    Gracias por dar a conocer el poemario.

    ResponderEliminar
  3. “AL MORIR MI PADRE…”

    Conocida muletilla de cuatro palabras para cambio de tercio en el relato. Oída en la bicicleta ayer al pasar por delante de una tertulia de hombres en el Paseo Marítimo. Dice mucho más que todo lo que pueda contarse y escucharse a cotinuación. Esconde el huevo que siempre encuentra la nada. Y que muerto el padre se multiplique algún tiempo la rabia importa bien poco. Ovíparos o vivíparos, olivos o alcornoques… A fondo, o sólo por encima, cualquiera lo entiende: realidad maravillosa y “engaño manifiesto”.

    ResponderEliminar