10 de febrero de 2013

Malmö

ES un depósito de agua de hace cien años. Es también un homenaje a Julio Verne, uno de sus inventos. Aún sigue en pie en la ciudad de Malmö. Algún día ese edificio logrará despegar de la Tierra. Lo hará lenta, majestuosamente, como el Apolo, y llevará agua a Marte. Nos fascina esa arquitectura que cumple no sólo la función instrumental para la que fue creada, sino la no menos importante de la imaginación, sin la cual la vida es sólo H2O.

Del Rastro, enero de 2013

9 comentarios:

  1. Muchos ejemplos como este depósito Hyllie han cumplido su exigencia funcional sin desperdiciar la ocasión de convertirse en icono o tótem que hace hito del lugar donde se emplaza. Como un homenaje, tal vez, a esta singular reafirmación de la condición masculina que algunos interpretan en sus cincuenta erectos metros, tenemos en Barcelona la torre de Jean Nouvel, recubierta de fino vidrio que podría ser de látex lubricante.
    En Malmo, el otro icono, cercano al puente que une Suecia con Dinamarca, es la vanidosa torre Turning Torso de nuestro controvertido pero genial Calatrava. Es muy probable que al proyectarla tuviera en mente recrear una columna salomónica, pero seguro que no preveía conseguir la imagen onírica que representa para quienes la han visto in situ.

    ResponderEliminar
  2. En este caso la función parece contribuir mucho a la forma que la imaginación terminó por darle. En el Canal de Isabel II de Madrid también hay un depósito parecido a este, si bien el arquitecto, Eduardo Torroja, le dotó de elementos decorativos típicos de la arquitectura española de la época, una especie de neomudejar que podemos ver en numerosas plazas de toros y su cúpula es menos apuntada que la de Malmo, sin duda, porque la nieve acumulada en el tejado no es aquí un problema.
    Los contrafuertes, que en este caso contribuyen a darle el aspecto de cohete por su semejanza con los conductos de propulsión, son necesarios para soportar la presión del agua en su interior, según las proporciones y dimensiones del depósito. Su cúpula alargada, que asimismo refuerza la imagen de cohete, es para evacuar fácilmente la nieve.
    El único elemento, digamos gratuito, debido a la imaginación y no a la funcionalidad, y que refuerza definitivamente el aspecto de máquina, por su semejanza con las roscas de un tornillo, son los frisos que separan el cuerpo central.
    Sus proporciones son perfectas y si le quitásemos la cúpula apuntada, el cohete podría parecerse perfectamente a una torre medieval.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El insigne Torroja era ingeniero de caminos, aunque su hacer profesional siempre se dejó atraer por la arquitectura. Se podría decir que hasta cierto punto fue el precursor de Calatrava.
      ¿Le estoy respondiendo a un ingeniero o a un arquitecto?

      Eliminar
    2. Ni ingeniero ni arquitecto, jose cancio.
      Si tengo un interés, digamos natural, por la arquitectura pero más ligada a la Historia del Arte. A ese interés se le añade que durante cinco años compartí piso con cuatro estudiantes de arquitectura en Valencia y algo me enseñaron mientras ellos aprendían, si bien no profundicé en los aspectos técnicos, físicos y matemáticos de la materia.
      Con respecto a ingeniería y arquitectura hay un debate abierto entre los arquitectos sobre el carácter actual que está tomando la arquitectura. Tradicionalmente venía siendo considerada un arte, en el sentido de expresión del espíritu humano, más allá de la funcionalidad que le es exigible, y un arte total por cuanto conforma la vida cotidiana de las personas creando espacios y referencias visuales con mucha más influencia que lo pueda hacer una pintura o escultura que vemos restringidas al museo o galería. La arquitectura puede hacer mucho por otorgar dignidad a nuestra vida. Pero dicha función, dicen, le está siendo arrebatada por exigencias de puro negocio, sin ninguna conexión con el espíritu humano, con el arte, tanto en la conformación de ciudades como en los hábitats de las personas, por el elemento puramente funcional, digamos por lo que la arquitectura debe tener de ingeniería. Ya no hay arquitectos, dicen, sólo ingenieros. Y es significativo que traiga el nombre de Calatrava, pues según mi opinión, muy particular, es el ejemplo más evidente del triunfo de la ingeniería sobre la arquitectura. A pesar de la espectacularidad de algunas de sus obras, dista mucho de estar entre los arquitectos que yo salvaría en la actualidad. No hay nada de espíritu en su obra, es cáscara, fuegos de artificio, espectacularidad vacía, fundamentalmente porque responde a la propaganda política y no a las necesidades, materiales y espirituales, que tiene todo hábitat humano, del ámbito entrañable de la casa, de la persona particular y que en la arquitectura de Calatrava desaparece para convertirnos en súbditos de esa propaganda política, entendiendo política en el sentido amplio de lo público. Es decir, salvando las distancia de estilo, materiales y demás, nuestra arquitectura de hoy se asemejaría a la del Imperio Romano, en el espíritu que la inspira, y como sabemos los romanos fueron unos magníficos ingenieros pero su arquitectura no tuvo gran nivel.

      Eliminar
    3. Yo tampoco tengo en los altares a Calatrava, pero reconozco su talento, particularmente evidenciado en el ejemplo de Malmö.
      De arquitectura me encantaría hablar con usted, como no podía ser menos, pero algunos me podrían criticar por intentar monopolizar el post de hoy y tendrían razón.
      Resumiré mi opinión diciendo que la arquitectura ha volado demasiado alto, frivolizándose hasta convertirse en espectáculo. Y lo que es peor, desnaturalizando su esencia, que debe ser su prolongación en el tiempo, en vez de abandonarse al carácter efímero, como la arruga bella que ahora se hace en muchos casos.
      En cuanto a su independencia, estoy de acuerdo con usted en que el dinero es el lápiz que impone muchas líneas. Aunque no es de extrañar, en esta época de genuflexión ante el imperante capitalismo que de todo hace un negocio y a todos nos postra.
      Cuando terminé la carrera (el mismo día que falleció Franco) la muerte tenía un precio, pero no todo se compraba con un puñado de dólares.
      Un saludo muy cordial.

      Eliminar
  3. A Verne ( que era se derechas pero acabo siendo anarquista ) se le utilizó como Bucéfalo del capitalismo emergente , se trataba de cambiar la visión cosmogónica de la gente e ilusionarnos con que la tecnología nos llevaría a un mundo mejor y ahí seguimos con la fascistoide e imposible idea de que vamos a colonizar el espacio .
    De hecho Chejov , escribió mofandose de Julio : Si quieren leer algo interesante de este autor pueden leer " ¿ Existió la luna antes del diluvio ? Y , si así fue , ¿ Porque no se ahogo ? .
    También recomienda el opúsculo titulado " Como convertir el Universo en polvo y salir con vida al mismo tiempo " ,
    Genial Chejov , maestro de Kafka , Borges , Hemingway y el surrealismo .
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. El caso es que Mary Sheley fue anterior a Verne . Cerca de Malmoe empieza la novela " viaje al centro de la tierra "
    Respecto al cohete ensamblado de Calatrava hubo un paro por un contratiempo con el acero . La costructora quiso ahorrar costes pero tuvieron que volver a comprar el material en las acerias vascas . Si esa torre se hace en Valencia se habria caido por la corrupción en la compra de materiales y los sobres a repartir . Sobres, muchos sobres .
    chao

    ResponderEliminar
  5. Un señor que volvía entonces de su viaje espacial. Sombrero, bigote y bien atento de nuevo al suelo terrestre para no tropezar y caer o dañar los recuerdos que traía en su paquete.

    Los que ahora debemos ir preparando las maletas cada día somos todos nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viste el señor un atuendo muy adecuado para viajar en esa ligera catedral espacial.

      Esos contrafuertes cilíndricos, como remos en el mar interestelar.

      Eliminar