5 de febrero de 2013

Políticos sobrecogedores y pobres ilusos

"MÉDICO del alma" le llama a la risa en su Crítica del Jucio Immanuel Kant (quien sigue mandándonos estas citas con su célebre paloma desde el ala oeste de la casa), y así hemos de verlo estos días en que se nos ha llenado España de políticos sobrecogedores (como se conoce en la jerga taurina a los críticos que se dejan sobornar). Ellos están haciendo de nosotros no ya "pobres de lujo", como decía Gaya, sino pobres ilusos.

Miguel Gila, El libro rojo de Gila. Ediciones 88, Madrid, 1974.

13 comentarios:

  1. Pero lo están haciendo desde que se puso a andar la democracia. Lo iluso es darse cuenta ahora de que desde entonces todos y cada uno de los partidos políticos, tanto cuando actuaban desde el gobierno central, como desde el autonómico o municipal,se han dejado sobornar por constructoras e inmobiliarias. Me asombra, por tanto, caer del guindo a estas alturas,rasgándose las vestiduras que ya estaban hechas harapos desde tiempo inmemorial.
    El surrealismo se completa con las voces crispadas de quienes durante siete años de laminación guardaron escrupuloso silencio mientras el barco se iba hundiendo y ahora claman al cielo invocando ética. ¿Pero es que hay algún partido, sindicato o periódico que se encuentre en condiciones de tirar la primera piedra? ¿No hay abiertas casi setecientas causas de corrupción política aún pendientes de resolverse? ¿Me pones los eres andaluces encima de la mesa y yo te saco el Gurtel y Camps? ¿Nos ponemos e acuerdo para concedernos una tregua durante unos mesecitos?
    Estos días hemos conocido, ni más ni menos, que la prostitución se sigue ejerciendo por quien puede ejercerla. Tal vez haya llegado el momento de ponerle veda definitivamente a ese viejo oficio, pero resulta indigerible que los fiscales sean quienes han dejado sobrados ejemplos del arte de esquilmar con descaro.
    Si las grandes y medianas constructoras publicaran también sus contabilidades desde 1977 muchas bocas quedarían abiertas ante el asombro de comprobar cómo regaron de mierda la política española con el silencio cómplice y vergonzoso de la izquierda y la derecha. Todos cómplices y todos hipócritas, todos igual de falsos y perversos.
    No seamos maniqueos dibujando dos trincheras, porque cuando de dinero se trata las manos olvidan su posición "ética" y llenan los bolsillos a toda velocidad.

    ResponderEliminar
  2. Me viene a la memoria otro memorable chiste, creo que del gran ChumiChúmez. Es un diálogo entre dos individuos:

    -Yo soy pobre pero honrado.

    -Las desgracias nunca vienen solas.

    ResponderEliminar
  3. Yo no veo que aquí se hayan dibujado dos trincheras. Totalmente de acuerdo en que la corrupción está tanto en los de derechas como en los de izquierdas. Pero es que ahora toca hablar de los de derechas, porque es donde está la noticia, y además es bueno que así sea. La diferencia entre la democracia y los regímenes totalitarios está no en que la gente sea más honrada, sino, en que se den los mecanismos para que quien la haga la pague. Hemos llegado a donde estamos por un exceso de codicia de todos y con una impunidad total. Ya va siendo hora de que cada palo aguante su vela.

    ResponderEliminar
  4. El cinismo de algunos es apabullante. Y, claro, en una sociedad donde abundan los cínicos cualquier cosa es posible.

    ResponderEliminar
  5. «(LA ILÍADA) ¡Qué antiguas eran ya las armas, qué viejos eran ya los hombres, qué decrépito el mundo, qué anciana la palabra, ya en tu guerra, oh Agamenón!»

    R.S.FERLOSIO. VENDRÁN MÁS AÑOS MALOS Y NOS HARÁN MÁS CIEGOS.

    ResponderEliminar
  6. «El que ha de mandar guarde al menos un último respeto hacia el que ha de obedecerle: absténgase de darle explicaciones.

    Si en el límite (al final) está la violencia, todo el resto es ya también violencia.

    El presente se pone en manos del futuro lo mismo que una viuda ignorante y confiada se pone en manos de un astuto y deshonesto agente de seguros.»

    R.S.FERLOSIO. VENDRÁN MÁS AÑOS MALOS Y NOS HARÁN MÁS CIEGOS.

    ResponderEliminar
  7. Anarquista e irónicamente reivindicaba Borges piedad para los politicos por lo arduo de sus vidas. Ortega (p.ej. en el nº 1 de Alianza Ed., el L. de B.): “¿Cuándo el hombre hace metafísica? Cuando busca una orientación radical a su existencia”. No parece el caso. Excluyendo ganarse la vida y el dinero como registrador de la propiedad a partir de los 23 años, ¿no suena algo falso que repita “falso, falso, falso” quien da la impresión de no exigirle a su existencia demasiada, digamos, autenticidad? Desde hace bien poco, algo así pueden haberse preguntado por aquí algunos. Que no hayan resultado excesivamente patéticas tales declaraciones es mala señal acerca del estado de cultivo colectivo de autenticidades, verdades y valores en general más allá de la boquilla.

    Puede que lo de "Borges - piedad - políticos" esté en mis apuntes, pero no lo he encontrado. Sí este trozo de entrevista:

    «(...) ―¿Qué tipo de Estado desearía?
    ―Un Estado mínimo, que no se notara. Viví en Suiza cinco años, y allí nadie sabía cómo se llama el presidente.

    (...) ―¿Qué le atrae del sistema político de Suiza?
    ―El hecho de que el Gobierno es casi imperceptible y es eficaz. Es impersonal. Es muy importante. Nosotros tendemos a ver en función de personas y no en función de hechos que se producen de un modo impersonal y continuo. Es raro que siempre se piense en Suiza como en un país homogéneo. Eso es del todo falso. Es heterogénea. Y ha dado gente extraordinaria.

    (...) ―La abolición del Estado que usted propone tiene mucho que ver con el anarquismo.
    ―Sí, exacto, con el anarquismo de Spencer, por ejemplo. Pero no sé si somos lo bastante civilizados para llegar a eso.

    ―¿Piensa seriamente que tal Estado es factible?
    ―Por supuesto. Eso sí, es cuestión de esperar 200 o 300 años.

    ―¿Y mientras tanto?
    ―Mientras tanto, jodernos».

    Suiza y Bárcenas, ¡cuidado, señor Borges! Por si de alivio sirve, a vuelaclic de la Red, unas cuantas citas más por el estilo:

    «Mis convicciones en materia política son harto conocidas; me he afiliado al Partido Conservador, lo cual es una forma de escepticismo, y nadie me ha tildado de comunista, de nacionalista, de antisemita, de partidario de Hormiga Negra o de Rosas. Creo que con el tiempo mereceremos que no haya gobiernos. No he disimulado nunca mis opiniones, ni siquiera en los años arduos, pero no he permitido que interfieran en mi obra literaria”.

    “La profesión de los políticos es mentir. El caso de un rey es distinto; un rey es alguien que recibe ese destino, y luego debe cumplirlo. Un político no; un político debe fingir todo el tiempo, debe sonreír, simular cortesía, debe someterse melancólicamente a los cócteles, a los actos oficiales, a las fechas patrias”.

    “No. En primer lugar (los políticos) no son hombres éticos; son hombres que han contraído el hábito de mentir, el hábito de sobornar, el hábito de sonreír todo el tiempo, el hábito de quedar bien con todo el mundo, el hábito de la popularidad. Creo que ningún político puede ser una persona totalmente sincera. Un político está buscando siempre electores y dice lo que esperan que diga. En el caso de un discurso político, los que opinan son los oyentes, más que el orador. El orador es una especie de espejo o eco de lo que los demás piensan. Si no es así, fracasa”.

    "Para mí, el Estado es el enemigo común ahora; yo querría –eso lo he dicho muchas veces– un mínimo de Estado y un máximo de individuo. Pero quizá sea preciso esperar no sé si algunos decenios o algunos siglos –lo cual históricamente no es nada–, aunque yo, ciertamente no llegaré a ese mundo sin Estados. Para eso se necesitaría una humanidad ética y, además, una humanidad intelectualmente más fuerte de lo que es ahora, de lo que somos nosotros; ya que, sin duda, somos muy inmorales y muy poco inteligentes comparados con esos hombres del porvenir».

    ¿Destino y nunca mentira o silencio los reyes? Bendito Borges, utópico al fin. También frente al futuro humano o su propia muerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente se percibe en lo social una inquietante falta de energía espiritual.

      El bajo tono de verdadero ánimo se ha trasladado a los medios de comunicación, y salvo excepciones, que las hay, el lenguaje real de llamar a las cosas por su nombre, ha mutado en un “metalenguaje” políticamente correcto sin vigor alguno.

      Todo se encaja sin horrorizarse especialmente, aunque, eso sí, los tópicos reivindicativos son lo habitual.

      Y no parece solo un asunto nacional. Da la impresión de que la misma estructura espiritual de la vida ha perdido consistencia, ¿por qué se ha llegado a una situación en que el metalenguaje político es tan esencialmente falso que parece verdadero? ¿será porque todos hemos enfermado de falta de realidad?


      «EL DESPRECIABLE. El mitin electoral reaviva mis prejuicios contra la democracia de partidos. Todos ven la abyección de los oradores, pero nadie la del público. Si éste en los toros es El Respetable tan sólo porque puede aplaudir o pitar y abuchear, se vuelve “el despreciable” allí donde no caben más que los aplausos y las aclamaciones. Si a una frase del orador alguien dijese “¡ No, eso no!”, sería acallado o tal vez hasta expulsado como intruso. El supuesto forzoso de la unanimidad incondicional convierte todo mitin en una práctica fascista: el local se transfigura en una Piazza Venezia, donde cualquier partido es “ partido único”. Una contienda electoral no disuelta en el tiempo sino concentrada en fechas extrema en cada partido lo que es puro instrumento de victoria, ahogando la diferencia en la otreidad del “conmigo o contra mí” y trocando el continuo móvil, modulable, de la diversidad en la tajante discontinuidad del “todo o nada”, de la que inevitablemente se deriva esa abominación de la unanimidad y la incondicionalidad que infecta de fascismo a los partidos. El que, como en las democracias, haya varios se queda en una situación fáctica sin duda más benigna para la mera vida, pero ni quita para que cada uno de ellos sea en sí, dentro de sí, partido único ni comporta, por ende, ninguna mejoría para la inteligencia de las gentes y la objetividad de la opinión política, ni aun menos para la dignidad, la animación y hasta la estética de una por lo demás casi inexistente vida pública.

      En cuanto a los que acuden a los mítines, tal vez la cotidiana catarata de aplausos al dictado de la televisión colabore no poco en atrofiar cualquier resto de orgullo, de sensibilidad y de vergüenza, para que – olvidada ya la “adhesión inquebrantable” de “cuando entonces”, como dice, felizmente , Umbral— no sientan la indignidad de someterse a nuevas ceremonias que no admiten más que aplausos fervorosos y ardor aclamatorio.»

      R.S.FERLOSIO. VENDRÁN MÁS AÑOS MALOS Y NOS HARÁN MÁS CIEGOS.

      Eliminar
  8. Es para estar contento , vemos que él problema no somos los españoles sino los tontos en cuyas manos estamos , mala gente . Si un rico tiene " la botella llena " no vale quitarle la mitad , tenemos que vaciarla entera y llenar la botella de las víctimas , muchas ya aterrorizadas .
    Un Baron del PP que me parece adecuado para sustituir a Rajoy es el extremeño Monago , es listo , honrado y demócrata . Hay que felicitar a la Policía y a la prensa a la vez que animar a los jueces a que sean valientes y se hagan valer .
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si los españoles no fuéramos tontos no nos gobernaría "mala gente". Pero somos viscerales y manipulables.
      "El Deseado" entró en Madrid aclamado por la multitud que celebraba el regreso de su ignominioso exilio. Luego ocurrió que su majestad les regaló tiranía y despotismo despiadado durante muchos años.
      Después de haber visto las sabias y lúcidas reacciones de mis conciudadanos frente a la guerra de Iraq y tras el atentado de Atocha tengo la sensación de que somos como aquella atolondrada población fernandina que celebró durante días la llegada de su verdugo.
      Dos trincheras sigue habiendo hoy, sin duda: la de los fascistas y la de los demócratas ¿en cuál prefiere estar usted, buen ciudadano? El mensaje me recuerda a aquellas vísperas de las elecciones italianas en que un cura, subido al púlpito, se sinceró ante los feligreses: "No quiero influir en vuestro voto, pero no olvidéis que sois demócratas y cristianos"

      Eliminar
  9. http://dosmiltrece.tumblr.com/

    “RETRATO Nº 21
    Juan Carlos Mohr Marcos

    50 [años]
    [Origen] España
    [Residencia] España
    [Profesión / Titulación] Formación Profesional
    Escultura
    [Ocupación actual] Pensionista. Estudiante. Reportero

    [2013] Espero de este año que haya una revolución y caiga este sistema. A nivel personal espero evolucionar en mi faceta de arte”.

    50 VECES MUCHA SALUD Y SUERTE.

    ResponderEliminar
  10. Excelente , Borges más que bendito es un Dios que nos ha dejado un mensaje artístico que cada vez tiene más adeptos, por lo que dice y como lo dice . Como bien dijo tenemos una " cosmogónica gnóstica " y nos recomienda que no solo no creamos en lo que somos capaces de entender sino que tampoco creamos aquello que nos cuentan de lo que desconocemos , ser un iluso es el pecado más grave que se puede cometer hoy en día y necesitamos cambiar nuestro concepto cosmológico para que haya futuro .

    Chao

    ResponderEliminar