6 de febrero de 2013

Vamos a menos

EN efecto, calle de la Amargura la hay en muchas ciudades. En León, muy cerca de donde pasé mi infancia, había una que me gustaba mucho, la de Cantamilanos, que me parecía infinitamente más distinguida y heráldica que otra cuyo nombre con los años me gusta igualmente, Cantarranas. Y una calle del Malpaso, corriente también en otras partes, y la preferida de mi hermano Pedro, Calle de la Tremolina.
En Madrid, mi preferida es la Costanilla de los Desamparados. La de los Alfigidos tampoco está mal ni el maravilloso Campillo del Mundo Nuevo Hay muchas otras. Las de los oficios suelen ser todas bonitas (Coloreros, Cedaceros, Chisperos, Ribera de Curtidores). 
En lo de las calles, leyendo el libro de Pedro de Répide, Las calles de Madrid, se ve claramente que vamos a menos. Hasta el siglo XIX tenían todas ellas unos nombres preciosos. Luego entró la horda de generales, aristócratas, obispos y políticos y se apropiaron de todas las que pudieron, con una voracidad grotesca, de modo que bastaba que muriese un espadón para que sus secuaces despojaran de su nombre a una calle y le pusieran el de ese militar, con la esperanza de que los que viniesen detrás hicieran lo mismo con ellos. Hasta llegar a un punto en el que vamos caminando y mirando los rótulos de las calles, preguntándonos quién era ese pájaro y el de más allá. Todos nos son desconocidos, lo que da la medida de la insignificancia y lo pasajero de su obra, y si te informas, es peor, aunque viendo las cosas que suceden ahora casi lo agradecemos, porque no querríamos ponernos en el pellejo de quienes un día tengan que vivir en la calle de los políticos que tenemos, sobre todo porque sabemos que para ello tendrán que despojarles de su nombre al Pretil de los Consejos o a la calle de los Remedios o al Paseo de los Melancólicos o a la de los Invencibles o la de la Luna o la del Desengaño. En fin, que hagan lo que quieran. Pero les pediríamos que dejaran como muestra de nuestro pasado cervantino aquella  Costanilla y la que tanto le gustaba a Machado, tan machadiana, al lado de nuestra calle del Conde de Xiquena (otro de tantos): Calle de Válgame Dios.

Madrid desde la terraza de la Ser, 7 de enero de 2013

17 comentarios:

  1. Cómo no, también en Málaga hay una Calle de la Amargura, cerca del Seminario, tan grande y con tan pocos seminaristas que hubo que encomendarle otras funciones.

    Malagueña igualmente es otra calle cuyo nombre, entre los más bonitos del apartado "Líricos" de algún concurso inocente, tal vez superase al de la leonesa "Calle de la Tremolina". Ocho sílabas también:

    "Calle Rampa de la Aurora".

    Mucho aire, bulla. Calle para el lanzamiento de un nuevo día... ¿Alguien da más?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Junto al Cementerio Inglés,

      "Cañada de los Ingleses".

      Eliminar
    2. “Calle de las Dos Aceras” suena mejor que “Dos Aceras” a secas pero siempre saldrá perdiendo. Nombre transparente, o epíteto, de calle. Las habrá de una sola acera, seguro: “Calle de una Sola Acera”, pero una calle siempre tiende a las dos aceras. "Dos Aceras" calle epíteta, pues. Como la blanca nieve o las cóncavas naves, el epíteto griego tan admirado por Borges.

      Sin salir de Málaga. En la calle Alcazabilla, uno de los dos callejones de los cines Albéniz es “Calle Cilla”, epíteta también. Hacia 1980, en una comida numerosa con don Juan Goytisolo con motivo de la publicación de “Makbara” se hablaba precisamente de nombres curiosos de calles. El Sr. Goytisolo mencionó “Calle Jon”, seguramente por “John”, en Miami. Yo pensé en Alcazabilla y como ahora mismo pasa, aporté la Calle Cilla. Que puede que ya no exista o se haya convertido en calle de una sola acera, si era el callejón de la bien desaparecida Casa de la Cultura en favor del Teatro Romano. ¿Un paseíto y lo vemos?

      Eliminar
    3. No visto hasta hoy. La “Calle Cilla” se ha convertido en calle de una sola acera. Enfrente, el Teatro Romano ya sin Casa de Cultura que lo moleste. El incordio lo sufre ahora la propia “Calle Cilla” con el “contenedor de cultura” para turistas, casi idéntico a los de transporte marítimo, que le impide ser buena calle de una sola acera con vistas nada más que a Roma.

      Hace media hora tomaban el sol allí unos señores hablando de las amantes del rey (“Bárbara Rey… Nadiuska… la de los elefantes…”). Origen tal vez de la charla, el nombre del otro simétrico callejón de los cines Albéniz lo hemos descubierto hoy: “Calle Pozo del Rey”.

      ¿Mejor “Calle Rey del Pozo”, “Calle Rey al Pozo”, o más moderadamente, “Calle Por qué te callas Rey”, recordando la revolución que de 2013 espera Juan Carlos Mohr Marcos desde sus 50 años? Ver retrato nº 21 en http://dosmiltrece.tumblr.com/

      Eliminar
  2. Por si tenemos corta la memoria, tambien nos dejan cuadros y retratos de los proceres, a cuenta del erario publico.
    salud
    txema

    ResponderEliminar
  3. En Jaén, por la zona de la Alameda, está la calle Salsipuedes. Y se puede salir, pero por arriba (de todo laberinto se sale por arriba).

    Por otro lado ya se sabe que, en cuestión de promesas, la calle de Después hace esquina con la plaza de Nunca. ¿Existirán en algún sitio, de verdad, esa calle y esa plaza?

    ¿Y el barrio de la Alegría? Ya sabéis: Vivo en el número 7, calle Melancolía, y quiero mudarme hace años al... Pero ¿dónde está ese barrio?

    ResponderEliminar
  4. La calle de Mira el río baja en el rastro madrileño, que a mi se me antoja leerla como un susurro: Mira, el río baja. O de forma imperativa ¡Mira el río! ¡Baja!

    ResponderEliminar
  5. Vamos a menos de una forma tan acelerada que dentro de muy poco la única calle será la de Desengaño. De momento ya podemos decir a gritos que "Cualquier tiempo pasado fue mejor" sin incurrir en un tópico.

    ResponderEliminar
  6. Para los que éramos niños en los años 50, los anuncios, a veces musicados, de la radio, eran todo un estímulo para la imaginación. Así como la canción del Cola--Cao nos trasladaba a un paraíso cálido y alegre, había otros con un carácter más práctico y comercial:

    "Quien compra en la Calle del Pez, bien sabe lo que se pesca".

    "La Calle del Pez". Como es muy general, parece tener también su leyenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Más verdaderos que los de condes o generales, más sustantivos, estos otros nombres. Pez, Limón o Desengaño suenan bastante mejor que por ejemplo Serrano.

      Octubre de 1962. Conde-Duque cuartel con un soldadito de guardia en la puerta. Casi en la misma Plaza de los Guardias de Corps, una carnecería (así, carne...). "Expedenduría de carne de caballo", pregona el dintel. Y a bien pocos metros, en un primer piso de la Calle del Limón, la pensión de Ana Márquez. Pegada siempre a su sonrisa, Lorenza, la criada, llega de la cocina con la sopera. En el comedor tras la sintonía, la radio, con bien timbrada voz masculina: "Aquí Radio Intercontinental. Madrid". Válgame Dios, ¿Intercontinental o sólo Continental?

      http://www.youtube.com/watch?v=b-YizEIUf9Q

      Intercontinental. Y bien grabada aquella sintonía. Gracias.

      Eliminar
  7. De Jesús Cancio ,El poeta del mar y de la naturaleza , hay un dialogo de rios del que pongo una parte .
    El Nansa le dijo al Deva :
    Ten hermano, tu soberbia
    y no blasones de estirpe
    asturiana y montañesa
    que soy más noble que tú
    con doble cuna o sin ella ,
    que, porqué así lo ha querido
    de Dios la bondad suprema,
    vengo de "Peñas Arriba"
    y voy hacia " Sotileza",
    y he hecho un alto en la Casona
    solar del arte y las letras,
    ya ves si soy castizo,
    ya ves si tengo solera,
    ya ves si soy montañes
    de los pies a la cabeza
    Y el deva respondió al Nansa de esta manera :
    Si tú Nansa eres más noble
    yoén cambio soy más poeta
    que vengo de lo mas hondo
    de los peñascos Liebana
    glosando unas Serranillas
    que el Marques dejo incompletas
    para seguir ensalzando
    a las hermosas vaqueras
    que sean gala y orgullo
    de los campos de mi tierra .
    Jesus Cancio es el poeta de Cantabria , salió ciego
    de la cárcel franquista y con él murió el idioma cantabro , hoy es invisible pero existe y es un orgullo para nuestra identidad historica .
    chao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Familia lejana mía que discurre por todo el norte hasta S. Sebastián. El sr. Trapiello no lo tiene por demasiado buen poeta, pero me agrada que alguien de este blog lo elogie. Reconozco el detalle y lo agradezco.

      Eliminar
  8. La calle AC/ DC de Getafe , su inauguración fue un show , la presencia de Angus y Malcom contrastaba mucho con la de los ediles ..

    ResponderEliminar
  9. No todos tenemos el privilegio de concer a un poeta. Me felicito por ello.

    ResponderEliminar
  10. En mi pueblo las primeras elecciones municipales de la democracia las ganó el partido comunista. En una de aquellas reuniones de la nueva corporación que debían ser largas, pesadas e irrepetibles se decidía el cambio de nombre de la hasta entonces Plaza del Generalísimo. La propuesta era hacer el cambio por la más pragmática Plaza del Cabildo pero, aprovechando un momento de silencio; el Payo, gitano, comunista histórico, conocido y recordado en el pueblo por lo bruto y lo noble a partes iguales, dijo: “Compañeros, propongo que lo que decidamos lo pensemos muy bien porque ¿Quién nos dice que el Cabildo este no nos va a resultar tan hijoputa como el que había antes?”

    Fdo. Belmontista, trapiellista y bético

    ResponderEliminar
  11. Y esas que dan un poco de risa, como Sombrerete y Tribulete...

    ResponderEliminar