18 de septiembre de 2013

De vuelta.

VA a estar uno las próximas dos semanas más arriba que abajo y más lejos que cerca. Llevar al día este almanaque se presenta, pues, cosa harto difícil. Se hará como buenamente se pueda con entradas más cortas que largas y más extemporáneas que nunca, si acaso eso es posible. 
Tómatelas como verdaderas frases de almanaque, al menos como las que se leían en aquel del Sagrado Corazón, no siempre impertinentes. Veía uno ese almanaque de taco, año tras año, en casa de mis abuelos, y ante él sentía una rara excitación, pues le entraban a uno unos deseos desaforados de arrancar de golpe cinco, seis o más hojas por ver si el tiempo, eterno para un niño, pasaba de golpe. Convencido de que eso acabaría sucediendo (no bastaron las represalias que siguieron a la primera consecución de ese deseo), acechaba el momento de quedarme a solas para llevar a cabo mi escabechina almaquil.
Deseando estoy arrancar ya también las hojas que faltan para estar de nuevo aquí, en tierra firme, y no, como estaremos, en las nubes por dentro todo este tiempo.


Las Viñas, verano 2013





12 comentarios:

  1. Arriba, lejos, sin tiempo,
    nube ida o ida y vuelta,
    ¿adónde se va Trapiello?,
    ¿será quizá que lo llevan?

    ResponderEliminar
  2. Pues mucha suerte y ánimo con todo. Cada vez más valoro lo que podríamos llamar 'la felicidad del escritorio'.

    ResponderEliminar
  3. ¿Eso es una bota encima de un periódico? No nos dejes por mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  4. O sea, no en las nubes, sino dentro de las nubes. Un sitio estupendo para estar.

    ResponderEliminar
  5. No se irá usted a la Estación Espacial Internacional?

    ResponderEliminar
  6. La imagen del almanaque con Jesucristo apuntando al corazón todavía la puedo ver, y si que eran gordotes y comparto la curiosidad de ver lo que decían las otras hojas, aunque nunca me atreví arrancarlas.
    Y ya sabe Sr Trapiello que lo mejor de los viajes es volver a casa, aunque sea en una nube. Soy adicto a su almanaque desde su inicio, y lo leo en todos los puntos cardinales. Y ahora que vivimos e la aldea global puede subir el texto hasta desde la selva o el desierto de Gobi o la foto de turno.
    Buenos augurios.

    ResponderEliminar
  7. Entre la Isla de Pascua o quizás las Maldivas , buen viaje por el hemisferio Sur .

    ResponderEliminar
  8. Almanaque del Corazón de Jesús, nula die sine linea. Así sea. Boa viagem.

    ResponderEliminar
  9. Pues uno las sigue viendo y leyendo ese almanaque donde los abuelos de mis hijas... y, sí, no todas son impertinentes. Buen viaje y que al regreso nos queden como recuerdos los suyos aquí o en su diario, cuando le llegue el turno...

    ResponderEliminar
  10. Lamento que mi comentario se haya extraviado entre las hojas del almanaque.
    Recordaré entonces lo que el pasado fin de semana oí en Oviedo a un paisano guasón: "Ahora al almenaque chamanlle candelario"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guasones los paisanos y guasonas las lenguas. Alejándonos del calendario, ALMENAQUE nos sube a las almenas de San Juan de la Cruz. Y CANDELARIO quema los papeles de los CANDELORIOS que mi madre celebraba periódicamente en el corral para desembarazarse de cosas sobrantes. “Hay CANDILEJO”, decía ella cuando la tormenta llegaba al Sur y encendía en el cielo una luz color caramelo.

      Eliminar
    2. Muy ilustrativa la respuesta, se ve que entre el Norte y el Sur siempre existirá el diálogo (y el buen entendimiento), como decía Abril Martorell.

      Eliminar