12 de septiembre de 2013

Todo va unido (1)


EN el vaivén de las lecturas de verano (acaso una de las cosas más gratas del verano, sea pasar de un libro a otro, a veces entre sacudimientos inesperados y regocijantes, tal y como a veces vemos que sucede en los coches de choque que proliferan también en las ferias estivales de pueblo), en ese vaivén, como digo, acabó uno en las Semblanzas ideales de Julio Caro Baroja (Taurus, 1972). Brotó ese libro no sé cómo, como un puñado de hierbas verdes, de las dunas de libros que avanzan y retroceden sin control en esta casa del campo.
Estaba entonces escribiendo uno cierto relato, de pie forzado, a propósito del Greco. Se cumplen de su muerte este año los cuatro siglos, y una editorial nos ha pedido a unos cuantos escritores un relato, a propósito de diferentes cuadros, repartidos o sorteados entre nosotros. Y descubrir en el libro de Caro Baroja una semblanza de don Manuel B. Cossío (con otras de Giner y de Jiménez Fraud, a quien Caro Baroja recuerda en la imprenta de su padre, donde imprimía sus libros el editor Jiménez Fraud), descubrir ese retrato de Cossío, decía, y dejar la lectura que tenía entre manos fue todo uno.
Es posible que don Julio Caro Baroja no tenga escribiendo el brío de su tío Pío ni la gracia de su tío Ricardo, pero tiene de ambos un don raro en un erudito: naturalidad. Jamás es pedante y siempre entretiene.
Cuenta en una de sus amenísimas Semblanzas ideales (bendito el día en que pospuso uno su lectura, porque serlo de nuevas la ha hecho aún más placentera), la dedicada a su tío Ricardo, cómo este, "ajeno a lo que movía y mueve a la España de entonces y de ahora" (...) "poco antes de morir satisfizo el deseo de oír leer, por última vez, unos trozos del canto quinto del poema de Lucrecio De natura rerum".
Y esa es la razón por la cual me hallo ahora con un ejemplar del libro de Lucrecio en las manos, tratando de adivinar cuáles serían esas palabras, ya conocidas por el moribundo y sin duda por la persona que se las leyó, sabedor que iban a serle de tantísimo consuelo al moribundo en aquel trago. (Continuará)


Escarabajo. Las Viñas, 2013

8 comentarios:

  1. Si se trata de la reciente edición de Acantilado también ha llegado este agosto a mis manos, regalada por una amiga poeta que pretende hacer conmigo proselitismo hacia su causa, sabiendo que lo mío es lealtad enfermiza a la narrativa.
    Son muchas páginas, además, muchos poemas. Pero ella se acordó de mi cumpleaños.

    ResponderEliminar
  2. Hay que rescatar la obra de Julio Caro, como la de tantos otros. El año pasado pude leer y gozar, por fin, con Los Baroja, tras encontrar una primera edición de este libro (Taurus, 1972)entre la morralla de un mercadillo. Gracias por apuntarme una próxima lectura de C.B. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estar en manos del hombre al escarabajo “se le da mu poco”. Cientos de millones de años fieles a su molde dan mucha tranquilidad. Siempre en boceto y temblando, en cambio, la mano. ¿“Tout se tient”? A ver si es verdad.

    ResponderEliminar
  4. DE RERUM NATURA. Con la tabla “muerte”, surfeo por el Canto V (traductor, don José Marchena, para Hernando y Compañía, Madrid 1918). Una de las 12 “coincidencias”:

    “No es piedad el dar vueltas a menudo,
    tapada la cabeza ante una piedra,
    ni el visitar los templos con frecuencia,
    ni el andar en humildes postraciones,
    ni el levantar las manos a los dioses,
    ni el inundar sus aras con la sangre
    de animales, ni el cúmulo de votos:
    que la piedad consiste en que miremos
    todas las cosas con tranquilos ojos;
    porque cuando hacia arriba los alzamos
    a contemplar las bóvedas inmensas
    y todo el estrellado firmamento;
    cuando reflexionamos la carrera
    del Sol y de la Luna, se despierta
    entonces en el pecho de repente
    una inquietud, que al parecer habían
    los otros males de la vida ahogado,
    y el hombre se pregunta si por dicha
    hay alguna deidad omnipotente
    que estos resplandecientes globos mueve;
    pues la misma ignorancia de las causas
    hace que ande el espíritu dudoso:
    se indaga qué principio tuvo el mundo,
    y cuál será su fin y hasta qué tiempo
    él podrá resistir este trabajo
    de estar en un continuo movimiento;
    o si, inmortalizado por los dioses,
    podrá desafiar por muchos siglos
    de eterna duración las grandes fuerzas.”

    http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/de-la-naturaleza-de-las-cosas-poema-en-seis-cantos--0/html/ff0be64e-82b1-11df-acc7-002185ce6064_7.htm#I_13_

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O también...

      CADA vez que considero
      que me tengo que morir
      tiendo una manta en el suelo
      y me "jarto" de dormir.

      Eliminar
    2. Saludos, Concha y Manuel. Es una alegría volver a leeros.

      Eliminar
    3. Tras el buen anonimato en lo que podamos, u obviando insistencias, también van a veces palabras sin nombre; ni huellas digitales. Nuestra, amigo Cancio, la alegría de leerte a ti y demás almanaquistas (almanaqueros suena mejor). ALMANAQ… Erudición a la interneta:

      «ALMANAQUE. (Del ár. hisp. “almanáẖ”, 'calendario', y este del ár. clás. “munāẖ”, 'alto de caravana', porque los pueblos semíticos comparaban los astros y sus posiciones con camellos en ruta)”, según la Rae.

      «El árabe المناخ al-munākh significa primero "parada en un viaje", del verbo antiguo أناخ anākh, "arrodillarse el camello". De ahí surgió el sentido de "morada", "albergue". Luego ese sentido se le aplicó a los signos del Zodíaco, a los que se denominaba como "mansiones". Con este significado se pronunciaba en el árabe de al-Andalus al-manākh. La evolución semántica hizo que en árabe acabara significando "clima" y en las lenguas de Europa "calendario", porque en los primeros se hacían constar las mansiones de la luna y los signos del Zodíaco que correspondían a cada día y mes del año. (Gracias: Joaquín)».

      http://etimologias.dechile.net/?almanaque

      Eliminar
  5. La verdad que no conozco a esta gente . Pero está muy bien rescatar , de hecho llevo unos días con un tal Walt Whitman ( le conocí en el blog de Zumo ) y me encandiló con solo leer un poema , es lo que tiene la poesía que conoces al escritor mucho más rápido que leyendo una novela . En el docu-film sobre Walt se ve era un crack , voy a poner un par de estrofas sueltas al hilo del post .

    Aprende de quienes nos precedieron,
    de nuestros " poetas muertos ".
    Te ayudan a caminar por la vida.

    No dejes nunca de soñar,
    porque en sueños es libre el hombre.
    No caigas en el peor de los errores:
    el silencio .

    Usted permite que los lectores no estemos en silencio , enhorabuena por su cercanía a los aficionados .

    ResponderEliminar