1 de septiembre de 2013

El principio de todo

MUCHAS son las cosas, sensaciones y visiones que recogen lo esencial del verano: el canto nocturno de los grillos tomándole el relevo a la chicharras, los azúcares de algunas frutas maduras, el fulgor de las estrellas, el perfume del jazmín, el olor de las algas y el yodo marino, el sol implacable y cegador, las conversaciones amistosas, tranquilas y prolongadas... 
Para mí lo representan más que ninguna otra criatura las libélulas. Simbolizan como pocas la fragilidad del tiempo y la levedad de las cosas, el silencio en el que labran no se sabe qué y la belleza que llevan de unas partes a otras, sin alterar aquella que encuentran a su paso.
Empieza hoy un nuevo curso. El verano quedó atrás. Ah, nos decimos, si pudiera uno vagar en adelante de ese modo, aquí, y que se vieran mis pequeños afanes a través de esta pantalla como vemos a través de las alas de la libélula las flores y el azul del cielo.

Foto: Guillermo Trapiello, agosto de 2013



11 comentarios:

  1. No sabe usted cuánto alegra su regreso, Andrés Trapiello.
    Pablo A Sande

    ResponderEliminar
  2. “LIBÉLULAS

    Un día estábamos en la finca que nuestros amigos Marimar y Jesús tienen cerca del final de la Sierra de Gredos en Extremadura cuando una libélula grande y azul empezó a revolotear cerca del riachuelo que bordea la casa.

    A Diego le llamó la atención y puso su mano a ver si había suerte y se paraba en ella. Y allí que se posó a la vez que yo, que tenía la cámara preparada, me acerqué y pude hacer la foto que aquí veis.

    [Pie de la foto] Libélula azul posada en el dedo pulgar de la mano derecha de Diego. La uña está un poquito sucia, pero eso es normal cuando se vive en el campo como nosotros hicimos esos días.(…)”

    Simpáticas explicaciones y más fotos y dibujos (citando a sus autores) en

    http://www.animalesnormales.com/libelulas/libelulas.html

    ResponderEliminar
  3. Recordando la “libellula” que contempló el último verano fue como en su lecho de muerte a Adriano se le ocurrió aquello de “Animula, vagula, blandula…”

    ResponderEliminar
  4. Campanilla , pedazo foto . Se agradece de corazón empezar con usted una nueva campaña , espero se vayan incorporando los comentaristas de siempre y se sumen más personas , podemos hacerlo mejor , es díficil superar el nivel de la pasada temporada pero lo conseguiremos .

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Sí, es verdad, tenemos los humanos bastante en común con las libélulas: También para nosotros es una necesidad imperiosa la búsqueda de transparencia, aunque se quede, casi siempre, en una aspiración y un afán.

    Elfo azul, de tan blanco, posado en el dedo pulgar de Diego. Gracias por tan interesante enlace.

    Elfo místico, posado en lo más alto... que puede, en la foto de la entrada.

    Como los elfos, la libélula de Buson busca mantenerse en su ser; le va la vida:

    Tomboo ia
    Mura natsukashiki
    Kabe no iro

    LA libélula
    Añorando el color
    De la pared del pueblo

    (LA LIBÉLULA agarrada a la pared blanca de una casa en un atardecer le hace recordar su pueblo. Kigo: libélula).

    ResponderEliminar
  6. EJE DE COORDENADAS

    Humano alambre de espino, la abscisa
    cortaba el mundo. Tuvo la libélula
    que aparecer para ordenar la vida.

    ResponderEliminar
  7. Libélula en inglés es "dragon fly": mosca-dragón.

    También aquí, en algunos sitios, se la llama "caballito del diablo". Vete a saber por qué.

    Sandra Suárez

    ResponderEliminar
  8. Una noche en un camping de Ericeira, cerca de Mafra, las libélulas inundaron con su luz la cena, los niños no daban crédito a aquellas luces voladoras y las perseguían como a insectos mágicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso serían luciérnagas, imagino...

      Eliminar
  9. Cruz y raya... aerotransportada. Todo nada.

    ResponderEliminar
  10. Respecto a lo que cuenta José M. Sánchez, desconocía hasta ahora que las libélulas tuviesen propiedades luminosas. ¿No las confundirá con las luciérnagas?

    ResponderEliminar