28 de septiembre de 2013

Norit


NO es infrecuente encontrar, sobre todo entre cierta clase de escritores terribles, a quienes justifican en  la crudeza con la que se tratan a sí mismos aquella otra con la que tratan a todo el mundo. Ni que decir tiene que se queda uno con aquellos que prefieren tratarse con algo más de indulgencia a ellos y a los demás, aunque la verdad no salga favorecida. Porque al final el resultado suele ser igual de engañoso y mendaz en ambos supuestos, y siendo así, mejor será pasar por el corderito de Norit que por el lobo feroz.

El Rastro, 21 de abril de 2013

8 comentarios:

  1. Los escritores terribles, como genuinos representantes de la elitista clase de enfants, suelen defenderse de sus muchas carencias intelectuales adoptando una postura iconoclasta aliñada con acidez rebuscada, por no decir mala baba simplona. Debe ser que la mezcla de afán de notoriedad y un mal oculto complejo de inferioridad los impulsan al chapoteo circense. Debe ser que la categoría y cierta admiración popular que buscan rabiosamente solo la encuentran disfrazándose de pequeños quevedos. Lo triste es que a veces logran un cierto reconocimiento y hasta se alzan al podio de los referentes sociales. Pero, pensándolo bien, nada tiene de extraño deslumbrar a tanto aspirante a chusma.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo , podríamos distinguir " terribles " de " malditos " y el tema cambia .
    Yo tenia recelos con Mario pero vi un video suyo , recordé " pantalón y las visitadoras " , leí algún articulo suyo en El Pais ( es muy sabio ) , me dije que si no leía " el héroe discreto" hacia el primo y estoy encantado aunque obliga a mirar mucho el diccionario ( mejor ) , los aficionados tenemos que confiar y comprar libros ya que cualquier escritor da lo mejor de si mismo . Es de agradecer que escritores mayores pongan a tu alcance una obra de arte por 20 € , es casi imposible que un joven escriba un gran libro , hay que saber mucho y tener muchas tablas .

    ResponderEliminar
  3. "Ni uno sólo de los principios morales que custodian el corazón de los hombres, me era accesible". A. Camus, "El extranjero"

    ResponderEliminar
  4. A veces, la indulgencia hacia sí mismo no se traduce en condescendencia hacia los demás: Estaríamos hablando del hombre- lobo con piel de cordero, en este caso.

    De cualquier manera, de lo que se trata, es de tener una piel que ponerse, y de procurar no quitársela por nada del mundo.

    ResponderEliminar
  5. Del periódico de hoy. Manuel Ruiz Zamora, “SANTAYANA Y LA SABIDURÍA DE LA DISTANCIA”. Tres citas de don George al almanaque. Que aprovechen.

    “El nacionalismo es la indignidad de tener un alma controlada por la geografía”.

    “Todo en la naturaleza es lírico en su esencial ideal, trágico en su destino y cómico en su existencia”.

    "El joven que no ha llorado es un salvaje, pero el viejo que no ríe es un necio”.

    ResponderEliminar
  6. Celine podría ser un escritor terrible, odiaba al mundo tanto como a sí mismo. Cioran le salió al paso pero nunca llego a tanto.

    ResponderEliminar
  7. Si admitimos que en realidad Norit es "el borreguito" parece que la teoría expuesta por AT adquiere consistencia plena.
    Época, esta que nos ha tocado en suerte, de tantos trileros como Norits, de tantos chorizos como irresponsables. Unos han cruzado durante años los semáforos en rojo y otros han frenado prudentemente. El problema es que la tragedia nos ha devorado a todos indiscriminadamente: a Norits, a Cantimpalos, a honrados y a prudentes. ¿Habrá que recurrir ante la autoridad competente sanción tan atroz?

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué casualidad! Ese guarda cartas está ahora en mi casa. Debí de adquirirlo por esas fechas.

    ResponderEliminar