3 de noviembre de 2013

A vosotros, vecinos

INSENSIBLE a la música con batería, por lo que tiene de hojalatesca, no suele serlo al "dolorido sentir".
Esta es la carta que la mujer de Lou Reed ha escrito a sus vecinos. En ella oímos el eco de John Keats, cuando mirando fijamente a la muerte que lo había perseguido desde Inglaterra hasta Italia, era incapaz de pasar por alto los cielos azules de Roma. Y aunque para entonces ya estaba triste, no había dejado de ser feliz, tal y como vemos a la señora Anderson, tal y como ésta dice que estaba esos últimos momentos su marido.

"A nuestros vecinos:
¡Qué otoño tan maravilloso! Todo reluciente y dorado y toda esa increíble luz suave. El agua nos rodea.
Durante los últimos años Lou y yo pasamos tiempo aquí, y aunque somos gente de ciudad este es nuestro hogar espiritual.
La semana pasada le prometí a Lou que lo sacaría del hospital y volveríamos a casa a Springs. ¡Y lo conseguimos!
Lou era un maestro de tai chi y pasó sus últimos días aquí feliz y deslumbrado por la belleza y el poder y dulzura de la naturaleza. Murió el domingo por la mañana mirando a los árboles y haciendo la famosa posición 21 del tai chi con tan solo sus manos de músico moviéndose en el aire.
Lou era un príncipe y un guerrero y sé que sus canciones sobre el dolor y la belleza en el mundo llenarán a muchas personas con la extraordinaria alegría de vivir que él tenía. Larga vida a la belleza que desciende y perdura y que se adentra en todos nosotros.
Laurie Anderson
Su amante esposa y eterna amiga."


El Rastro, 9 de septiembre de 2012

6 comentarios:

  1. Precioso obituario , eterno Lou

    ResponderEliminar
  2. Nunca pensé leer algo en este Almanaque sobre Lou Reed, pues sé bien que, para AT, el rock viene a ser como el Pollock o el Rothko de la música... Curiosa conexión, en fin, la que han abierto las bonitas palabras de Laurie Anderson entre dos de los creadores a los que más he admirado en la vida.

    David Fdez.

    ResponderEliminar
  3. Pasa el tiempo y al caballo salvaje alguien ha de acariciarle el cuello, ahora ya con música china, hasta que alcance las nubes al paso, muerda la cola de la grulla blanca y se deje llevar. Tan feliz como un pájaro en la rama.

    ResponderEliminar
  4. “El encuentro de un reloj de pared, un violín y una romana…” Sobre los adoquines del Rastro también surgen definiciones. Por cierto, dónde era lo del paraguas, ¿en un quirófano o “chez le couturier”?

    ResponderEliminar
  5. La frase de Lautréamont es como sigue: "[Beau] comme la rencontre fortuite sur une table de dissection d'une machine à coudre et d'un parapluie", es decir, "[Bello] como el encuentro fortuito, sobre una mesa de disección, de una máquina de coser y un paraguas". No se trata pues de un quirófano, aunque sí de algo parecido. Pertenece al canto VI, parágrafo I, de "Los cantos de Maldoror".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Frivolizaba con la memoria, las palabras y las cosas. No quise mirar la cita y jugué a falsearla como el encuentro fortuito, en el quirófano, de un paraguas y un maniquí de sastre. Qui- de quirófano a mani-quí o"machine": fonético y semántico, el inconsciente llevaría ambos objetos a casa de un modisto parisino en lugar de al quirófano que sobre la marcha apareció de sustituto. O sea, que del todo, solo se salva el paraguas; yo, desde luego que no.

      Eliminar