19 de noviembre de 2013

Tiburcio y Cogollo

NOS enteramos por el Diario de León que acaban de reeditarse las cinco entregas de Las aventuras de Tiburcio y Cogollo. Nos alegra que hayan visto la luz. Son a Hergé lo que la zampoña al violín, algo ásperos, quizá, pero música igualmente, sentimental y pegadiza. Ernesto Escapa, que trató a su autor, César Trapiello, traza de él un retrato cordial, que sin duda merece. Era un personaje del que se podría escribir una novela a lo Palacio Valdés, a lo Pereda. En esos tebeos aprendimos a leer mis hermanos y yo, lo mismo que en los libros que trajo consigo, propios y de un tío suyo poeta modernista, cuando, a la muerte de la abuela, con la que vivía en el viejo hospicio de León, se vino a vivir a nuestra casa. Lo ha contado uno en otras partes, como recuerda Escapa. Me fascinó entonces esa pareja tartarinesca, y me fascina hoy, y puedo asegurar que en los estrechos límites de sus viñetas podría meter todo el mar de Cartago con una concha, tan sin orillas es la memoria de aquellos años de la infancia.


César Trapiello, Aventuras de Tiburcio y Cogollo, León h.1950





6 comentarios:

  1. "Era un personaje del que se podría escribir una novela a lo Palacio Valdés, a lo Pereda". ¿Y por que no una novela a lo Trapiello?

    ResponderEliminar
  2. Se haya uno estos días leyendo Salón de pasos perdidos, inmerso en la vida de ese tal Trapiello. Entra y sale de la vida de uno, Andrés, confundiendose con la vida propia. Lo ve uno por la calle Conde de Xiquena , se lo topa por la cuesta de Moyano... dentro y fuera del libro. Y va el autor y en este almanaque habla de su tio. Cuando uno hace dos días que leyo la parte de Los Caballeros del punto fijo (ejemplar de biblioteca, lo siento)donde se habla de la muerte del autor de Las aventuras Tiburcio y Cogollo. Este autor le da a uno mal royo, le tiene uno manía pero le gusta mucho leerlo, no soporta sus manías pero se indentifica en ellas con él. El autor sabe que uno le lee y escucha porque, a menudo, le hace guiños como este.
    Otro día se contará el episodio en que uno de Albacete se hayaba con Iphone nuevo en una conferencia del autor y decidió grabar la disertación para probar una aplicación del aparato. Y va el jodio autor y dice que le da miedo hablar en público (haciendose el interesante ) por que siempre hay alguien de Albacete que está registrando el discurso y va luego y le hecha en cara "usted dijo esto y esto y ahora se contradice".
    Por cierto, que uno ha identificado que el autor tiene cierta fijación con Albacete, ciudad que cita a menudo en diarios, coloquios y novelas (Sic.).
    Buenos días

    ResponderEliminar
  3. Lo que parece claro es que ya sabemos de donde le viene al autor de este blog su afición a escribir aventuras variadas

    ResponderEliminar
  4. Pereda fue de los primeros que leí de niño ( peñas arribas ) pero a día de hoy me causa sorpresa que alguien haga referencia a él .
    Está mucho mejor escrito que Tintin y no parece tan golosinado , tendría que leerlo pero parece tiene un toque surrealista que le acerca al cómic más que a la historieta , aunque en España fruto de no se sabe que , se equivoca el cómic ( arte arte) con la historieta infantil o sin pretensiones fuera de entretener ( el colmo es llamarlo TBO ) que viene a ser como confundir el cine con la
    telenovela .

    ResponderEliminar
  5. De Carlos Gimenez , artista del cómic español , publicado en El Metropol n. 4 de 1983 .
    ¡¡ DESCUAGERINGUE DE DAMAS ¡!
    UN generoso acto de caridad pudo terminar en lúbrica ORGIA
    Llevada por su generosa personalidad , Mitita Pidriejo y Ojal ofreció a 50 marginados un almuerzo formal en los elegantes jardines de su Residencia de Otoño .
    En un momento del almuerzo , un número no determinado de invitados , presuntamente envilecidos por el desmedido abuso de bebidas espirituosas , atacó afrentosamente a Mitita y al resto de las damas allí presentes ( miembros todas de la Liga para la protección del Pobre ) desnudándolas por la fuerza y sometiéndolas seguidamente a la practica de sodomiticas y aberrantes posturas sexuales que el pudor me impide describir .
    Alertados por los desgarradores gritos de auxilio , los miembros del servicio alertaron a la policía que evitó que la vandálica acción degenerara en una orgía de proporciones incalculables.

    ResponderEliminar
  6. Yo no me voy tan lejos, Trapiello. Tuve la fortuna de conocer a García Iranzo y me resulta extraño -no he revisado todas sus entradas- la falta de aprecio que le tienen mis mayores (usted, por ejemplo).

    Pero no tome esto como un reproche sino como una sorpresa en mí. Si, por un casual, quisiera ir más allá de su Cachorro, El Capitán Coraje, Rayo Kit o Dick Relámpago... incluso un Kosman... la aproximación a Antonio Barbas o Pancho Colate...creo que tiene su "cosa".
    De cualquier manera, gracias por este apunte. Tomaré nota de un clásico al que eleva a categoría de comparación.

    :)

    ResponderEliminar