31 de octubre de 2013

¿Pocos?

"LA lectura de un verdadero poema (hay tan pocos) es una experiencia tremenda, de una plenitud sin igual...", etc. leemos en la página 513 de este nuevo cuaderno de notas, El tiempo en los brazos, de Tomás Segovia, del que se hablaba aquí ayer.
¿Pocos? No parece que los verdaderos poemas sean pocos, ni muchos. Podríamos decir incluso que son más de los que cada uno va a poder leer a lo largo de su vida, por lo mismo que a lo largo de la vida, y ay si no es así, vamos a ir descubriendo verdaderos poemas nuevos, o desconocidos hasta ese momento para nosotros. Homero escribió lo suyo sin conocer a Virgilio u Horacio. Con ser contemporáneos es poco probable que Cervantes leyera a Shakespeare, y estos escribieron sin haber podido leer a Dickens, a Tolstoi o a Leopardi, que a su vez... etcétera.
Así que los verdaderos poemas no son algo que puedan ser contabilizados; más bien tendría que ver con cada cual. Cada lector verdadero encuentra su verdadero poema cuando lo necesita, si está atento. Sería mejor decir que poemas verdaderos hay los justos, ni pocos ni muchos, ni más ni menos, los que ese lector atento busca, unas veces en las eminencias de la Historia de la Poesía y otras en sus arrabales, ignotos y apartados de la mirada de las gentes, tan verdaderos aquellos como estos. (Por no referirnos al hecho en absoluto infrecuente de creer "verdadero poema" algo que a la vuelta de la esquina se reveló como un fruto pasajero de la época, tal y como vemos que ocurrió con la obra de Rafael, estimada en el siglo XIX por encima de la de ningún otro pintor conocido hasta entonces). Y por eso podemos asegurar es la verdad que buscamos en nosotros la que nos irá señalando la verdad de los otros, y la de estos la nuestra. 

El Rastro, 28 de julio de 2013



8 comentarios:

  1. "Hay los justos", qué idea tan bonita. Me la apropio. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. ¿Poemas verdaderos? Este, hermosísimo, de Lope:

    Hay en el obscuro ocaso,
    Por unos bosques sombríos,
    Una cueva entre dos ríos,
    Donde nunca humano paso
    Tocó sus umbrales fríos.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Magia negra o magia blanca, los pinchos mil ya están dispuestos; por cada aguja, una mirada preparada para obrar el milagro.

      Y ya tocado, así mira Bashoo a través del ojo del haiku:

      EL cuervo, tan horrible
      de ordinario, ¡también
      sobre la nieve, esta mañana!

      Eliminar
  4. -- ¿Mas el arte?...
    -- Es puro juego,
    que es igual a pura vida,
    que es igual a puro fuego.
    Veréis el ascua encendida.

    A. Machado

    ResponderEliminar
  5. Siempre encuentras un poema reconfortante , leer poesía eleva el nivel intelectual de una persona más que cualquier otro arte , y produce cierto placer y entusiasmo . Gracias a los poetas de alguna manera sabemos por donde por donde andar .

    ResponderEliminar
  6. Dice una de sus mejores verdades que le he leído. Y la foto con tantos trozos de ¿alambres? es preciosa. Todos nuestros poemas entrelazados, enredados unos con otros. Es preciosa.

    ResponderEliminar
  7. Todos los poemas, hasta los malos, pueden ser buenos. Están hechos con palabras.

    ResponderEliminar