27 de septiembre de 2012

Lo uno por lo otro

HORAS después de que el presidente de la Generalidad Artur Mas pusiera la primera piedra para la soberanía de Cataluña, su socio el presidente de gobierno Mariano Rajoy, como en los buenos tiempos, reclamaba en el pleno de las Naciones Unidas la soberanía española de Gibraltar. Como si este dijera: "Menos es nada, o vaya lo uno por lo otro". Y aquel: "Que nos quiten lo bailao". Se ve que los nacionalistas se tocan por los extremos, como el oportunismo y la mediocridad.
* * *
NO hay "yo" grande a la distancia adecuada. Y a la distancia adecuada todos los "yos", si no son pequeños, son ridículos. 


El Rastro, 2012.

28 comentarios:

  1. Don Andrés, con todos los respetos, hace usted un ejercicio de simplificación que llama la atención en alguien que nos acostumbra a abrumar con tanta profundidad como sensibilidad.
    Parece que nos condenamos a nosotros mismos a sacar oportunamente del cajón la pinza de la retórica (recortes caprichosos, ayer brutalidad policial, rescate no aunque sí, Iraq horrible, pero la masacre en Siria es indiferente mientras no entren en liza los americanos)
    Diagnosticar un empate entre realidades de entidad escandalosamente asimétrica me resulta una reacción de puro funambulismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Ya está Cancio embriagándose en su discurso de Pope.

      Eliminar
    3. Querido anónimo:
      ¿Pope? En absoluto, mi cruzada particular es la lucha contra la retórica y la demagogia, sin discriminar opciones políticas.
      Está en su derecho a discrepar de mí, pero no me dedique un tono tan vulgar.

      Eliminar
  2. Si algo positivo cabía esperar de la globalización era que diluyera los fuertes sentimientos nacionalistas, que desgastan a la sociedad en detrimento de prioridades más relevantes, pero estamos viendo que esta cerrazón tiene unas bases sólidas y fuertemente asentadas. Parece que tuviéramos que resignarnos a aquello que dijera Ortega y Gasset de "conllevarse dolidamente los unos con los otros".

    ResponderEliminar
  3. TÚ O YO

    Miguel, de 2 años, usa "tú" en vez de "yo" cuando habla de sí mismo.

    Su hermana Ana, de 5, le explica:

    --Miguel, yo soy yo y te digo tú a ti pero tú eres yo, ¿entiendes?

    (Copiado de un blog).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “… pero tú eres yo”: algo así también en Lennon, Rimbaud...

      La imposible gramática del niño.

      Eliminar
  4. Don Andrés, permítame disentir. Gibraltar era español y fue arrebatado por los ingleses de un modo bien objetable, como sabe cualquier institucionista. El hecho de que Franco lo reivindicase Franco no significa que nadie lo pueda hacer después, y de hecho, pretender que un presidente del gobierno español esté conforme con ese estado de cosas me parece ir un poco lejos. En cuanto a la comparación con lo de Mas... lo siento pero, con todo el respeto, opino que hoy ha estado usted poco fino.

    David Fdez.

    ResponderEliminar
  5. "Ces grandes et éclatants actions qui éblouissent les yeux sont représentées par les politiques comme les effets des grands desseins, au lieu que ce sont d'ordinaire les effets de l'humeur et des passions. Ainsi la guerre d'Auguste et d'Antoine, qu'on rapporte à l'ambition qu'ils avaient de se rendre maîtres du monde, n'était peut-être qu'un effet de jalousie."

    La Rochefoucauld.

    ResponderEliminar
  6. No entiendo la autodeterminación. Con ese planteamiento, ¿no podría yo también declarar la independencia de mi casa (como en el anuncio de Ikea) o, incluso, de mi cuarto de estar?

    (Hoy en zUmO dE pOeSíA publicamos un poema de Marilyn Monroe.)

    ResponderEliminar
  7. ¡Dios santo, Trapiello, qué pirueta tan tremenda!
    Cuida un poco estos razonamientos tan pretendidamente equidistantes o acabarán haciendote "académico".

    ResponderEliminar
  8. Bueno como es habitual disiento de la mayoría de contertulios. Hoy Andrés ha metido el dedo en la llaga. Azuzar un nacionalismo para combatir el contrario es síntoma de mediocridad política, de falta de recursos, de impotencia. Y la cosa se nota mucho en este momento que el tema de Gibraltar es totalmente ajeno a las preocupaciones de la mayoría de las personas normales. No olvidemos que no siempre fomentar los más bajos instintos por intereses políticos riende los réditos buscados y casi siempre es peligroso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo(a) Felirosi, ¿qué dedo y en qué llaga? Hoy Andrés ha hecho un juego de distracción muy parecido al que quiso hacer Rajoy en las Naciones Unidas. Agitar el espantajo de Gibraltar "totalmente ajeno a las preocupaciones de la mayoría de las personas normales", por tanto dificilmente "azuzable", ¿puede ser puesto en la misma balanza que el redentorismo de Mas, y sus insinuadas intenciones de no respetar la ley?
      También para hacer estos equilibrios hace falta una buena dosis de oportunismo y mediocridad. Es a lo que nos tiene acostumbrados nuestra clase política.

      Eliminar
  9. hay comparaciones, don Andrés, que no es que sean odiosas, es que son imposibles. Y la propuesta separatista de Mas en estos críticos momentos es delirante y suicida para todos, creo.

    ResponderEliminar
  10. Sin duda, uno de los grandes méritos del nacionalismo es haber sido capaz de banalizarse (M. Billig) en las "naciones establecidas", haciendo pasar por naturales Nuestros sentimientos identitarios y por claramente artificiales los Suyos.
    Menos mal que todos se reconocen por el insoportable hedor a establo, como decía Nietzsche.
    Juanma

    ResponderEliminar
  11. Don Andrés, coincido totalmente con Vd. Efectivamente los "nacionalismos" se tocan por sus extremos, lo que ningún nacionalista aceptará es que se le tache de tal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me considero incapaz de delimitar las fronteras del nacionalismo catalán. Me refiero a que, una vez segregadas las cuatro provincias, en segundo término se debería "caer" Tarragona, después Lérida. Y tras ese nacionalismo selectivo le aseguro que surgiría una nueva pugna cantonalista.
      No nos engañemos, echemos un vistazo a la historia y sabremos que es la historia del despropósito constante, de la rebelión enfermiza contra todo, de la ausencia total de ideología.

      Eliminar
    2. Le aseguro que lo mas cuerdo que he oído hasta la fecha con relación a este tema es la sencilla viñeta de EL ROTO de hoy: El texto que en este caso es más significativo que el dibujo,reza así: "TODOS LAS IDENTIDADES SON TOXICAS"

      Eliminar
    3. Yo no he respirado el aire de Cataluña en los últimos tiempos, la identidad por aquí fuera no la percibo muy cargada. He escuchado decir a Rajoy "en este momento" nos viene muy mal que se separen. Y al mismo rey borbón diciendo algo parecido "este es un mal momento". Y si es Rubalcaba, ha salido cacareando federalidades.
      Podrían haber sido mucho más tóxicos.
      En cambio en Cataluña,mientras los discursos independentistas son arriscados y profusos, entre los no nacionalistas parece que no acaban de atreverse a hablar claro. Ahí está el buen Arcadi Espada, en su blog "el mundo por dentro", pretendiendo averiguar entre la gente representativa y presumiblemente no adicta de aquella tierra, quién diría "no" a la independencia y no encuentra ningún valiente. No sé si esto será un síntoma de toxicidad.

      Eliminar
    4. Totalmente de acuerdo, todas son tóxicas; pero unas más excluyentes que otras.
      Por cierto, acabo de llegar y veo que una respuesta suya debería ir dirigida "muy contra mí", si ha sido eliminada.

      Eliminar
  12. Coincido plenamente con sus dos consideraciones de hoy, separadas por asteriscos pero con mayor relación de la aparente. Vanidad de vanidades, todo es vanidad, que dijo el Eclesiastés.

    ResponderEliminar
  13. Claro: para estar finos todos con todos tendríamos que pensar todos lo mismo.
    Esta mañana se me ha ofendido una sindicalista porque le he dicho que razonaba como la patronal del ramo (la Junta de Andalucía). Por lo menos se ha ofendido. Menos da una piedra. No he estado fino porque yo le argumentaba que a igual salario igual trabajo y ella alegaba la excepcionalidad. Total, que no he estado fino.

    ResponderEliminar
  14. Menos (es Más) da una piedra.

    ResponderEliminar
  15. No dan más de si , el caso es perpetuarse . Cataluña sin España tiene identidad , España sin Cataluña no. Podría haber acontecimientos o desmembramientos . Espero no suceda.
    Hay imágenes de Rajoy fumando un puro ( de la Cuba de Fidel , dicen ) en NY.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. De acuerdo, el nacionalismo es dañino, pero somos ciudadanos de una país que lleva muchos años sometido al discurso único de que el estado de las autonomías ha sido un éxito, que se puede ser catalán, vasco, andaluz , asturiano pero no ciudadano español- se es facha- y hasta el punto se ha instalado esta idea en el lenguaje que se uliza el término españolista como insulto y, por contra, el de catalanista cargado de significado positivo.
    Por tanto, cuando ganen el plebiscito a favor de la independencia- otra hipótesis es imposible, porque
    han adoctrinado muy bien a las jóvenes generaciones con los tópicos de siempre: nos roban, son unos vagos, somos superiores,etc- pues bien, en ese momento habrá que iniciar un nuevo proceso constituyente para racionalizar las estructuras administrativas y pasádle factura a los partidos actuales que están instalados en la corrupción moral y económica y nos han llevado a la ruina.
    Por ciero, cada vez siento más simpatía por la minoría que resiste al totalitarismo en Cataluña . Noticia de Hoy : La Vanguardia viene siendo financiada con importantes aportaciones por la Generalitat.
    Javier

    ResponderEliminar
  17. Una clase política mediocre y decadente. Tiene razón. Y para tener una idea vayan al sitio de Artur Mas y lean su bio y la explicación que da sobre el origen del apellido "extranjero" de su esposa, catalana de "toda la vida".
    En Francia fue elegido presidente Sarkozy que es hijo de padre extranjero -húngaro- y nieto de judío griego, de Thesalónica.

    ResponderEliminar
  18. Haciendo uso del sano ejercicio de la empatía - con toda la humildad que se requiere ante una figura como la suya, a la que decididamente admiro - , creo poder entender su razonamiento. Pero volviendo a mi habitual naturaleza, disiento, necesariamente, por agravios comparativos : Gibraltar no es Catalunya.

    Pero en fin, que con los "yos" tiene usted razón, por supuesto que sí. Todos los tenemos.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  19. Sobre la acera los relojes, de qué bolsillos habrán parado de decir lo suyo. ¿Baldosa como con algo de ying-yang encima?, ¿una gorra sobre la otra? Y sola con tanto forzudo, la pobre Barbie. El niño llora.

    Como siempre. Que bajo tortura todo diga más de lo que dice. Que todo cante.

    Amigo, la tortura es tuya.

    ResponderEliminar