3 de marzo de 2013

Con solo un juguete

"COMO el niño pobre es feliz con solo un juguete", leemos en el Diario de un poeta recién casado. Y sentimos también juguete solo la vida, nuestra felicidad de cristal, "un poco basto, como de botella, pero cristal al fin".




2 de marzo de 2013

14 comentarios:

  1. Dice Simone Weil en «La gravedad y la gracia»:

    «Estrellas y naranjos en flor. La permanencia completa y la fragilidad extrema dan igualmente el sentimiento de eternidad.»

    ¿Quizás esté tejida la vida por esos instantes de extrema fragilidad? Esos momentos en que el tiempo parece aquietarse y tomar una consistencia más firme, más real. Cuando sentimos que el "sueño" es lo que importa.

    ResponderEliminar
  2. Juguete solo la vida, felicidad de cristal que rompe cualquier parida.

    Para de ella redimirme, busqué “parida” en el DRAE, y con esto me encontré:

    “gata parida. 1. f. coloq. Mujer flaca y extenuada”.

    (“gata parida. Locución coloquial. Persona flaca y extenuada”, corrige la Enciclopedia Universal, 2012.)

    ***

    Trataré de consumar mi redención. Con un poema del mexicano Renato Leduc que hace recordar al dramaturgo Miguel Romero Esteo:

    http://books.google.es/books?id=jdp7LRHPhdoC&dq=%22gata+parida%22&hl=es&source=gbs_navlinks_s

    ROMANCE DE LA VIDA FUGAZ Y DE LA GATA PARIDA…

    LA GATA PARIDA iba
    maullando por la azotea.
    En el disco de la luna
    la gata quedaba inscrita.

    ¿Inscripta o más bien inscrita? Ah,
    en el disco de la luna
    quedaba la gata inscrita.

    No es falta de ortografía
    hablar de una gata inscripta.
    De todas maneras iba
    maullando por la azotea
    la pobre gata parida.

    Ay, cuán fugaz es la vida
    y aun transitoria…
    Ay, esta luna, esta luna
    rojiza y aun amarilla.

    (La luna, señora mía,
    la luna puede ser blanca,
    y amarilla, y aun rojiza…)

    Ay, esta luna, esta luna
    y esta pobre gata inscripta…

    Inscripta lleva otra gata
    o más bien otra gatita.
    Inscripta lleva otra gata
    entre espinazo y barriga.

    (Señora, su gata lleva
    una gata en la barriga
    o más bien una gatita
    pequeña y, no obstante, inscripta.)

    Ay cuán fugaz es la gata
    y aun transitoria…
    (La gata no es transitoria,
    señora, sino la Vida…)

    La gata no es transitoria
    sino inscripta:
    la gata madre, en la luna,
    la gatita en la barriga.

    Ay, cuán inscripta es la gata…
    ay, cuán fugaz es la vida…

    ***

    En

    http://www.youtube.com/watch?v=XCOwrSkH5Mc

    José José y Marco Antonio Muñíz cantan "Tiempo",
    con letra del homónimo y también muy juguetón poema de Leduc (1897-1986).

    Comentario de RUBEN BONILLA hace 2 años: “No solo las voces y el soneto: ¡También la música de Ruben Fuentes! Estos tres hacen de esta canción una de las mas bellas que se han escuchado en Español”.

    ajcardo06 hace 7 meses: “Ahora que me detectaron un problema en el corazón, cuanto sale a relucir la necesidad de aprovechar el tiempo sabiamente”.

    Germán Pablos Meza hace 6 meses: "Qué triste perder el tiempo!!! ES lo más bello que nos da Dios. Yo me propongo tratar de no perder el tiempo pues: el teiampo es el regalo más divino de Dios. Gracias Dios por tanto y tanto tiempo".

    José Lucio Santil Parra hace 1 mes: "quien diría que la voz de José José se apagaría primero que la de marco antonio muniz!".

    ResponderEliminar
  3. Escribe Cioran en su libro "Desgarradura":

    MIENTRAS le preparaban la cicuta, Sócrates intentaba aprender un aire de flauta."¿Para qué quieres aprenderlo?", le preguntaron. "Para saberlo antes de morir".

    Si me atrevo a recordar esta respuesta, trivializada en los manuales, es porque me parece la única justificación seria de la voluntad de conocimiento, tanto si se practica en el umbral de la muerte como en cualquier otro momento.

    ***

    ¿Será esa voluntad de conocimiento, desinteresada, la clave de cualquier disfrute posible?

    Parece que lo que nos pierde en la vida es la sumisión a lo "práctico" y "necesario", cuando a la postre lo esencial, más aéreo, toma otros vuelos.

    ResponderEliminar
  4. Los que fuimos felices con más imaginación que con juguetes sufrimos ahora menos los arañazos de la crisis. Rebobinamos, nos ponemos una tirita y ya está.
    Quién nos iba a decir que los beneficios de la educación espartana aparecerían tan tarde, como sorprenden los vinos gran reserva.

    ResponderEliminar
  5. Leí el PDF y es muy bueno , tiene una espiritualidad que llega con mucha hondura y hace casi 100 años surtía de ideas que muchos creen que son de hace 4 días ,
    Hay una parte que tiene mucho que ver con la educación , JR defiende según mi lectura una educación para el mundo y no una educación escolástica y capitalista, de mirar atrás y el presente como medio de vendernos sueños imposibles para un futuro sin recursos .
    Juan Ramón :
    El día de ayer no es sino un sueño y el día de mañana una visión . Pero el hoy bien empleado hace de cada ayer un sueño de felicidad y de cada mañana una visión de esperanza .
    Como filosofo es un genio , mensajes claros y verdaderos , sin adornos y generando asombro a los que nos vamos acercando a él . Nunca voy a dejar de leer a Juan Ramón .
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. ―Como vaya en avión, mucho sufrirá su Obra. En barco, don Juan Ramón.

    ResponderEliminar
  7. El más rico es aquél cuyos placeres son los más baratos.

    ResponderEliminar
  8. CANCIÓN DE CUNA
    para adormecer niños muy despiertos

    El pescado grande se come al chiquito
    mas banquero grande pare banquerito.

    EL PESCADO GRANDE cómese al chiquito
    y el marrano grande pare al marranito.

    El peral da peras y el nopal da tunas
    y por las ventanas de los rascacielos
    absorben fortunas
    banquerillos magros y gordos banqueros.

    El pescado grande se come al pez chico
    y al pobre pendejo le devora el rico.

    El banquero tiene las nalgas enjutas
    de tanto mecerlas en muelle sillón.
    Duérmete mi niño… Ahí vienen las putas
    a darte la teta o el biberón…

    El pescado grande se come al chiquito
    mas banquero grande pare banquerito.

    Rascacielos negros, rascacielos rojos
    por arriba calvos, por abajo cojos…
    Duérmete criatura, duérmete y no gruñas
    que viene el banquero con sus largas uñas.

    Duérmete pequeño y ya no hagas gestos.
    Duérmete y reposa cual si fueras sordo
    que pronto… un día de estos
    los peces chiquitos comerán pez gordo.

    [“… como la gringa / así es la vida: viene y se va”. También de Renato Leduc, a los señores Botines de su tiempo; con sus rascacielos rojos y sus rascacielos negros. Los vio Federico García y los imaginó Miguel Hernández "Rascaleches".]

    ResponderEliminar
  9. La felicidad como advenimiento: Así el azahar en primavera.

    "No hay que buscar". M. Zambrano.

    ResponderEliminar
  10. Pero en la quinta acepción de "bollo" en el DRAE digital define a bollo,en el primer grupo de herederas del latín 'bulla'como: m. coloq. Cuba. Vulva.

    Quizá habría que investigar más por ahí porque entonces se entiende lo de bollera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera vez que entré en una panadería en Madrid y leí: Bollos a 25 pesetas, pensé en una imagen surrealista, algo así como la taza peluda con su plato de Meret Oppenheim, creo era el precio, si mi memoria es exacta, rompimos a reír mi amigo y yo. Como con la ternura cándida casi monjil de: Bollitos calientes...Baratos, sí señor, sobre todo, viniendo de La Habana. Aviso a navegantes, la anécdota tiene copyright en mis memorias.

      Eliminar
    2. Gracias por que mis palabras hayan sido leídas por el anónimo lector culto - salta a la vista - que se ha ocupado en dialogar conmigo en esta tertulia.

      ... alguien que como tú con copyright en sus memorias insinúa que están escritas. En ese caso me gustaría alguna discreta referencia para disfrutarlas.

      Saludos

      Eliminar
    3. Era una broma, saludos.

      Eliminar