22 de marzo de 2013

De un viaje (2)

Y las novelas, como las ventanas, acotan la realidad, cierto, pero los personajes que cruzan por ellas nos hablan del antes y del después que queda fuera de su marco. Quiero decir que aunque los personajes de una novela parecen permanecer en ellas siempre, también están de paso... Lo están en nosotros, con nosotros, corriendo nuestra misma suerte, si están vivos.

Una ventana. Campello, Paseo marítimo, 16 de marzo de 2013

6 comentarios:

  1. Salvo Iván Illich de L.Tolstoy , aunque si parece que uno esté en el velatorio . Muy guapa la edición ilustrada que acaban de editar .

    ResponderEliminar
  2. "Sólo a los seres humanos le está pareciendo mal que ser sea estar de paso". [DIOS PARA SU CALETRE]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante el no-ser del ser de los humanos, poca tolerancia a la resignación: Siempre buscando una entidad, esperando un milagroso advenimiento.

      Eliminar
  3. La luz del ámbito propio de los personajes, por contraste con el del interior del marco de la estancia desde la que el observador los captura, y como desde la caverna platónica parecen irrumpir, no sólo por un nivel de obturación desproporcionado e inarmónico, es más clara y nítida; pero está dentro del marco sin el cual no tendrían sentido la ventana, el observador, el paisaje, el transcurrir de los personajes. Yo por razones geográficas con la imagen soy uno de esos personajes que podrían, y de hecho discurren a menudo, sin sentido para el observador ajeno, por el lugar que le dio principio.

    ResponderEliminar
  4. Hoy Trapiello me ha hecho recordar “Niebla” de Unamuno…pero a estos pensamientos del escritor me gustaría acercar dos reflexiones que me parecen irrenunciables para comprender la condición ontológica del escritor:

    “Por qué se escribe”. María Zambrano
    “Escribir es defender la soledad en que se está; es una acción que sólo brota desde un aislamiento efectivo, pero desde un aislamiento comunicable, en que, precisamente, por la lejanía de toda cosa concreta se hace posible un descubrimiento de relaciones entre ellas.”
    “Más las palabras dicen algo. ¿Qué es lo que quiere decir el escritor y para qué? ¿Para qué y para quién?

    Quiere decir el secreto; lo que no puede decirse con la voz por ser demasiado verdad; y las grandes verdades no suelen decirse hablando. La verdad de lo que pasa en el secreto seno del tiempo, en el silencio de las vidas, y que no puede decirse. “Hay cosas que no pueden decirse”, y es cierto. Pero esto que no puede decirse, es lo que se tiene que escribir.”

    “Lo que se publica es para que algo, para que alguien, uno o muchos, al saberlo, vivan sabiéndolo, para que vivan de otro modo después de haberlo sabido, para librar a alguien de la cárcel de la mentira, o de las nieblas del tedio, que es la mentira vital.“

    “Cartas a un joven poeta”. Rainer María Rilke
    “No hay más que un solo remedio: adéntrese en sí mismo. Escudriñe hasta descubrir el móvil que le impele a escribir. Averigüe si ese móvil extiende sus raíces en lo más hondo de su alma. Y, procediendo a su propia confesión, inquiera y reconozca si tendría que morirse en cuanto ya no le fuere permitido escribir. Ante todo, esto: pregúntese en la hora más callada de su noche: "¿Debo yo escribir?" Vaya cavando y ahondando, en busca de una respuesta profunda. Y si es afirmativa, si usted puede ir al encuentro de tan seria pregunta con un "Si debo" firme y sencillo, entonces, conforme a esta necesidad, erija el edificio de su vida. Que hasta en su hora de menor interés y de menor importancia, debe llegar a ser signo y testimonio de ese apremiante impulso. Acérquese a la naturaleza e intente decir, cual si fuese el primer hombre, lo que ve y siente y ama y pierde/…/
    Una obra de arte es buena si ha nacido al impulso de una íntima necesidad. Precisamente en este su modo de engendrarse radica y estriba el único criterio válido para su enjuiciamiento: no hay ningún otro. Por eso, muy estimado señor, no he sabido darle otro consejo que éste: adentrarse en sí mismo y explorar las profundidades de donde mana su vida. En su venero hallará la respuesta cuando se pregunte si debe crear. Acéptela tal como suene. Sin tratar de buscarle varias y sutiles interpretaciones. Acaso resulte cierto que está llamado a ser poeta. Entonces cargue con este su destino; llévelo con su peso y su grandeza, sin preguntar nunca por el premio que pueda venir de fuera. Pues el hombre creador debe ser un mundo aparte, independiente, y hallarlo todo dentro de sí y en la naturaleza, a la que va unido.”

    ResponderEliminar
  5. Ayer vi un documental - coloquio en YT con Borges , el mejicano Arriola y el poeta ( creo modernista ) German Bligeber entre otros y Borges explico que el no había hecho novelas porque era literatura inflada y con los relatos explica los hechos en sustancia . Borges también estaba en desacuerdo con muchas cosas que él mismo escribió , pero nadie acertó a decirle que la importancia de la novela está en el personaje ( celebres en el caso de los grandes novelistas ) lo que hubiera puesto en un brete al genio argentino . En el mismo coloquio los escritores ahondaban en la necesidad de una Academia de la lengua prestigiosa y Borges ( que gustaba de llevar la contraria ) dijo que no , que era un gran error y que no se acabaría con las terminaciones en ente ni se crearían palabras compuestas como el ingles , me llamó mucho la atención que Rafael Cansinos hablara 17 idiomas según dijo JLB , en fin .
    Saludos

    ResponderEliminar