15 de marzo de 2013

De donde venimos (sorpresa y susto)

LEYENDO un libro viejo, comprado en el Rastro, esta sorpresa, seguida de susto. Un recordatorio. Año, 1950. Difunto: Adolf Hitler. 
Que lo circule hoy no tiene nada que ver con la elección del nuevo papa, a quien deseamos el mejor de los pastoreos. En aquel 1950 imperaba en Roma y en el orbe católico Pío XII. Confiemos en que este Francisco no se parezca en nada a aquel Pío. En España imperaba, como se sabe, el nacionalcatolicismo que propiciaba preces como esta. Ayer como quien dice. Ayer no más.

En la letra más menuda (ilegible en esta reproducción), un fragmento del discurso de Hitler a las fuerzas armadas alemanas el día que principió su ataque  a Rusia: "... En nuestra guerra se ha demostrado que los capitalistas, con sus engaños y embustes, que niegan a sus pueblos el derecho a la vida y los sacrifican a sus intereses financieros, hacen una política tan criminal como la de los comunistas con su miseria social indescriptible".



15 comentarios:

  1. Perplejidad absoluta, no más.
    Resulta asombroso que alguienes pudieran tener tanta capacidad para convencer a sus cerebros y a los ajenos de que la crueldad inhumana es una posibilidad aceptable. Tanto como para añorar y encomendar a Dios al que la dispensó de forma inimitable.
    Muchas veces me he preguntado, con inquietud y miedo, la razón de que gentes de bien (padres amantísimos y ciudadanos de conducta intachable) puedan llegar a justificar el exterminio o la tortura o la persecución con saña como exigencias celestiales. Lo digo porque los de mi generación las hemos conocido y podemos recordar el modo en que, en grado menor por la ofuscación infantil que por el ambiente sofocante, los ojos nos mostraban sus cabezas rodeadas de un aura de bondad incuestionable.

    Andrés, poco a poco, y de forma tan grata como muy seria, van llegando noticias de Argentina (no del papa) que me hacen presentir buenos resultados. Se está a punto de localizar a la sobrina de doña Hilda que parece ser la receptora de su legado cultural.
    Y hace un par de horas me han enviado, como una curiosidad que entienden y entiendo llena de interés, este documento cuya autoría se debe en buena parte a doña Hilda.

    http://www.mundoarchivistico.com.ar/?menu=articulos&id=103

    Naturalmente, al agradecimiento inmediato he acompañado mi enhorabuena por Francisco.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de Leer "Ayer no más" y me gustó. En cuanto al Papa,los que lo critican, deberían ver la foto en la que da una hostia a Videla con dos...

    ResponderEliminar
  3. Cualquier tiempo pasado fue peor. Hoy no podría haber nazismo, ni fascismo, ni stalinismo. ¿Y por qué? Pues por Internet, que favorece que los pueblos tomen el control de sus vidas e impide que florezcan mesianismos, personalismos y totalitarismos. Con Internet la historia del siglo XX habría sido bien distinta. Hitler, Mussolini y Stalin podrían haber hecho carrera como payasos de circo o histriones (que lo eran), pero no más que eso.

    ResponderEliminar
  4. ¿Por qué tuvo eco y éxito el mensaje de Hitler en una sociedad alemana, cuna de la cultura europea, de grandes pensadores, artistas, referentes mundiales en lo que significa la civilización y la alta cultura?
    ¿Por qué calaron en concreto estas palabras: "En nuestra guerra se ha demostrado que los capitalistas, con sus engaños y embustes, que niegan a sus pueblos el derecho a la vida y los sacrifican a sus intereses financieros, hacen una política tan criminal como la de los comunistas con su miseria social indescriptible".?
    Porque Alemania, la Gran Alemania, tenía 6 millones de parados (¿resulta familiar la cifra?) y su pueblo vivía en condiciones penosas, agobiados por una deuda de guerra que impedía cualquier mejora y prosperidad (¿resulta familiar lo de tener que hacer frente a las exigencias inflexibles y brutales de una deuda contraída?)
    Así pues, este recordatorio es un aviso para navegantes. Tampoco nadie creyó en su momento que Hitler alcanzara el poder en Alemania, lo tachaban de payaso. Y siguieron sin creer lo que podría hacer cuando, alcanzado el poder, siguió adelante invadiendo lo que consideraba el espacio natural de la Gran Alemania. Un pueblo con hambre y desesperado es como un enfermo deshauciado, es proclive a creer al primer charlatán que le prometa la curación.
    La estupidez de la avaricia y el egoísmo humano han llevado a lo largo de la historia a los pueblos a situaciones desesperadas por no controlar lo suficiente los excesos de las élites ricas y poderosas. Es una constante histórica de la que nunca parecemos sacar la lección adecuada. El egoísmo y la avaricia ciega el sentido común y la razón de los que mandan.

    ResponderEliminar
  5. ¿Sorpresa y susto ante el recordatorio de Hitler? Bueno, todo parece bastante "normal" teniendo en cuenta el momento. Siempre a lo largo de la historia, Iglesia y Poder han formado un buen tándem; y siguen en ello. No nos fiemos demasiado de nuestro supuesto progreso. La condición humana parece renuente al cambio, y demasiada confianza en la virtud propia puede ser un lastre para una evolución más auténtica.

    La crueldad siempre ha sabido simular bien la verdad: Así como no es oxímoron decir ángel y demonio, sí es redundante bondad y compasión.

    Más triste y patético es el "In memoriam" castizo,
    que las palabras del genocida en su discurso, que obviando a su emisor, hasta se podrían suscribir.

    También castiza, pero de una década anterior, la crítica que Luis Carandell muestra en su CELTIBERIA SHOW; corresponde a un apéndice al libro "Novelistas Malos y Buenos", del Padre Ladrón de Guevara, publicado en Bilbao, en 1933:

    BAROJA, PIO

    (en el libro se llama a este autor "Don Impío Baroja")

    EL árbol de la ciencia: "inmoral, de malas ideas, desesperante y el remedio es el suicidio".

    Camino de perfección: "Inmoral, blasfema. Hay pasajes deshonestos. Da coces contra un colegio de monjas y, sobre todo, contra obispos, canónigos, curas. Está brutal. Contra los Ejercicios de San Ignacio también se dispara".

    Poca sospecha de maldad en Don Pío

    ResponderEliminar
  6. "los capitalistas, con sus engaños y embustes, que niegan a sus pueblos el derecho a la vida y los sacrifican a sus intereses financieros, hacen una política tan criminal como la de los comunistas con su miseria social indescriptible".

    Diagnóstico exacto y acertado.
    Tratamiento equivocado y brutal.

    Pero a esos riesgos estamos expuestos si dejamos que nuestras sociedades enfermen. Y esta, nuestra sociedad de hoy ¿alguien duda de que está enferma?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos bastante enfermos excepto Garçon y esa piba a la que le susurra en la intimidad. ¡Vaya con la bayadera!
      No sé si Felipe será tan buen rey como su padre, pero este otro príncipe que surgía de la niebla cual Moisés para dirigirnos a las feraces tierras de leche y miel se ha dejado tentar por muy poca cosita: unos labios mal operados y algo de plata, la justita tan solo.
      Los de la Tercera España me comentan a veces la disciplinada rapidez con que los de occidente han ocultado este clamoroso chasco. Colocarse en el púlpito de los predicadores que imponen penitencia para deslizarse después por el tobogán de los bajos instintos es casi casi tan sorprendente como la imposibildad de los orientales para salir de las arenas movedizas.

      Eliminar
    2. Sociedad enferma, todo indica que sí. Sociedad, del término latino “socius”, seguir, acompañar.

      Cuando los vínculos que unen a las personas han perdido consistencia y sentido ya no se puede hablar propiamente de sociedad. Puede tratarse tal vez de grupos o individuos que luchan por la supervivencia. "El sálvese quien pueda" sería el tristísimo acuerdo tácito.

      Se ha llegado a una situación en la cual la realidad parece haberse convertido en imagen virtual de sí misma. A semejanza de los desfiles de moda-ficción que la pasarela Cibeles nos muestra, a su semejanza, todas las manifestaciones de la "cultura" se nos revelan con una pérdida irremediable de verdad : Todos instalados en los medios, con una total desorientación con respecto a los fines y su posible sentido. Todos, como "sociedad". Y lo más duro es el esfuerzo que hay que hacer para distinguir lo genuino dentro de toda esta confusión.

      Una sociedad que merezca tal nombre quizás sólo exista en la utopía: la vinculación espiritual como nexo de unión. Así podríamos soñar en un gran estadio lleno hasta rebosar, en completo silencio, escuchando una sinfonía de Beethoven. Tal acontecimiento sucedió en Japón, como un milagro. Ya los griegos pensaron sobre estos asuntos, y muy seriamente.

      Aceptemos el fútbol, aceptemos la Plaza de San Pedro con los 5000 periodistas tan interesados, es de suponer, en los místicos asuntos, porque si no ¿Cuál es el motivo de tal expectación? Si Cristo levantara la cabeza ya se le ocurriría algo para enderezar todo esto, ¿se le dejaría?

      Eliminar
  7. ¿Hacer circular a Hitler? Y ¿de qué libro saldría recordatorio tan triste?

    ResponderEliminar
  8. No es un recordatorio especialmente triste pero sí necesario . Adolfo murió en 1960 en Argentina a donde llego procedente del puerto de Laredo ( España ) después de huir de Alemania y esperar dos dias el embarque en ei desaparacido " hostal Las Quebrantas " de Somo . Dicen que los rusos quemaron los cadáveres de Adolfo y Eva pero ¿ Quien puede creerlo a estas alturas de la pelìcula ? . La inmensa mayoría de los nazis huyeron y los israelíes manipulaban los rangos de los asesinos que capturaron ( pocos ) , se mentía olímpicamente . Los nazis eran mentes asesinas y manipuladores que no se entregarón ni se arrepintieron , como se puede ver en " la duda " ( Helen Mirren ) o El extraño de O.W.
    Chao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un día tenemos que hablar usted y yo de ese poeta cántabro llamado Jesús Cancio, a quien citó una vez en estos pastos. Era familia relativamente cercana a mí(primo carnal de mi abuela Julia), y me ha sorprendido el localismo un poco montaraz y monopolizador que la preciosa Comillas ha ejercido sobre su estela, haciendo prevalecer en el sentimiento local su segundo apellido sobre el primero. Cualquier día le ponen por delante el Corona, a él que fue concejal republicano y encarcelado en posguerra.

      Eliminar
  9. Calamaro:
    Maradona no es una persona cualquieraes
    es un hombre pegado a una pelota de cuero
    tiene un don celestial
    de tratar muy bien al balón
    es un guerrero
    es un angel y se le ven las alas heridas
    es la biblia junto al calefón
    Muchos han dado la vienvenida a Paco pero el visto bueno más importante para Francisco I es el recibido por Diego Armando "el pibe " Maradona , el artista vivo más deslumbrante .
    saludos

    ResponderEliminar
  10. No es localismo José , fuimos los últimos en caer ante los romanos y resistimos a los moros . Teníamos nuestro propio idioma como todas las comunidades de la cornisa , eso murió con Jesus Cancio que hizo poemas para poder ser cantados y divertir a la vez que dejó una impronta de héroe , lo leo reciente y me gusta mucho .
    De " Entre Comillas " de Juan Cagigas ( un amigo ) , una excelente historia sobre el Marques de Comillas y los aconteceres del siglo IXX :
    Comillas es un lugar verde , azul , ocre , blanco . Está en primera linea de costa , cerca de Santander y sólo una loma chaparra lo separa del mar , como protegiendo al paisanaje de las frecuentes bravuconadas del Cantábrico .
    Posee Comillas un inexplicable tufillo iniciático, una magia sutil que sale que sale al paso en cualquier rincón del dédalo de callejas que, retorcidas a capricho por un trazado irracional , sugieren un vacío de tiempo , una música olvidada .
    Chao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez no me supe explicar. Nada, por supuesto contra la maravillosa y hospitalaria Comillas.
      Mi comentario se refiere exclusivamente a la paradoja que me supone la intención "institucional y privada" de acaparar la figura de Jesús Cancio, como si a la vez no fuera Cancio. O sea, admiramos o somos familia santanderina de Jesús Cancio pero ignoramos deliberadamente a su rama paterna, que es precisamente la que le ha dado su apellido. Verdaderamente "curioso".
      Por cierto, he leído su semblanza biográfica y está llena de "involuntarias" inexactitudes por parte del entrañable Jose Ramón Saiz Viadero. Le informaré, querido Costello, que el nombre real de Jesús Cancio es Jesús Rodríguez-Cancio, siendo su padre, no Alejandro Cancio Méndez, sino Alejandro Rodríguez-Cancio Méndez.
      En segundo lugar, el lugar de nacimiento de Alejandro no es Ortigueira (de Sta. Marta de Origueira, localidad coruñesa), sino la aturiana Ortiguera, que tampoco es Ortiguera de Navia, sino Ortiguera (Coaña). Quiero decir con esto que la vinculación de Jesús Cancio con la familia que le dio el apellido y con la tierra de sus antepasados ha sido soslayada por el historiador, para mayor satisfacción, tal vez, de quien le pagó la investigación.
      Por último, Jesús Rodríguez-Cancio Corona es, como ya dije, primo carnal de mi abuela paterna Julia Rodríguez-Cancio Fernández-Jardón.
      Si se pone usted en mi lugar reconocerá que resulta un poco irritante tanto acaparamiento local. Ni en homenajes ni en bautismos de calles o conmemoraciones ha tenido nadie la menor deferencia de considerar, de imprescindible cortesía, invitar a quienes, con igual derecho, deberían participar de ceremonias y faustos. Otra cosa es que autoridades y familia local hubieran optado por establecer una alambrada electrificada por Unquera.
      En cierto modo estas actitudes inelegantes me recuerdan a las muy frecuentes en Francia,como el hecho de que no muchos gabachos sabrán que monsieur Picasso es realmente español y de Málaga. En fin.
      Si es usted de Comillas me gustaría continuar esta charla e incluso solicitarle una entrevista telefónica con el excmo. regidor.
      Mi dirección privada, en cualquier caso, y para lo que se le ofrezca por Madrid es jcan1950@gmail.com.
      Un afectuoso saludo.

      Eliminar
  11. Las preces, lo que se dice preces, no parecen estar presentes en el recordatorio: eso ya sería un detalle delicado y espiritual. Lo se muestra es más bien grandilocuente y patriotera "loa".

    ResponderEliminar