5 de marzo de 2013

Ombligos practicantes

EL ombligo del cosmopolita es el mundo.

* * *

EL ombligo del solipsista es una pequeña oreja insaciable de confidencias.

* * *

CUALQUIER ombligo pasado fue mejor, se lamenta el egotista.


* * *

QUIEN no tenga ombligo, que tire la primera piedra.


* * *

EL ombligo es tuerto.


El Rastro, 3 de marzo de 2013







17 comentarios:

  1. el ombligo de los nacionalistas, la patria o la bandera dependiendo del dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ombligo de la Patria, los nacionalistas.

      Eliminar
  2. Mi practicante no se llamaba Narciso sino Miguel. Llegaba a casa y yo, con cinco años, me escondía debajo de la cama. Pero me sacaban de allí.

    Don Miguel hervía delante de todos la jeringa, haciendo un pequeño incendio en una bandeja llena de alcohol. Debía quedar claro que desinfectaba la jeringa y la aguja. A mí me impresionaban las llamas (azules, amarillas, rojas), preludio del pinchazo en el culo que luego vendría.

    Terramicinas, penicilinas, tetraciclinas...

    Yo lloraba, pero en eso don Miguel contaba chistes, historias graciosas que los niños entendíamos. Y entonces yo reía, y mi risa se mezclaba con mis lágrimas de antes, igual que cuando llueve y hace sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrés Pérez llega a casa.
      Cómo odiábamos aquel
      “Dame una poca de agua”.

      Eliminar
  3. Nada fácil el trabajo de pasar del propio ombligo y de lo que está debajo.


    [“No se ha encontrado ningún resultado para «pasar del propio ombligo»”.

    No así para «de lo que está debajo». Resultado nº 9 por ejemplo:

    “(…) Agustín {parece referirse al santo} callaba púdicamente los hartazgos «de lo que está debajo del vientre», que decía San Dionisio.

    Por lo demás, los mil años eran puramente simbólicos y podían ser interpretados de dos maneras. O bien el Apocalipsis se refería al sexto millar, «al sexto día de la historia del mundo, cuyos últimos años corren ahora para ser seguidos del sábado que no tiene tarde, o sea, el reposo de los santos, que no tendrá fin», o bien, entrando de lleno en el pitagorismo: (…)”.

    (FUEGOS BAJO EL AGUA: LA INVENCIÓN DE UTOPÍA. Escrito por el intelectual venezolano Isaac José Pardo Soublette: Caracas, 14 de octubre de 1905 - 3 de marzo de 2000).

    Muriéndose Chávez, no hace falta entrar de lleno en el pitagorismo; baste con ese “sábado que no tiene tarde”.]

    ResponderEliminar
  4. ¿Solipsismo?

    El bien centrado ombligo de la josemotil "Vieja del visillo".

    ResponderEliminar
  5. Extraña "Arcadia", con su piramidal "Taigeto" como brazo ejecutor de los niños que nacen sin ombligo.

    ResponderEliminar
  6. Buscando ombligos.
    Tablas de salvación.
    ¡Socorro, auxilio!

    ResponderEliminar
  7. Para un epitafio:

    Descanso al fin
    de tanto ser "Yo mismo".
    ¡Qué ligereza!

    ResponderEliminar
  8. Narcisismo, Ombliguismo, Ostracismo, Silopsismo.
    Me quedo con las primeras letras y me salen las siglas del bendito Instituto del Gran Yerno dedicado a elaborar chorizo,salchichón,mortadela y toda clase de embutidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué es "Silopsismo"?,
      ¿encerrado en un silo?:
      ¿buen silogismo?

      Eliminar
    2. Tan hentretenido andava yo en las abenturas de Hurdangaranga que puse mal solipsismo.
      Que Dios se lo pague con una buena infanta, piadoso compañero.

      Eliminar
  9. Tirando del hilo se llega al ombligo. Para que quiero ombligo sino tengo hilo. En el país de los ciegos el ombligo es el rey.

    ResponderEliminar
  10. Ombligo no más, Narciso.

    ResponderEliminar
  11. Ahorrándose el "diván"...

    --¡Multiplícate por cero! -- le espeta Bart Simpson a su ombligo.

    ResponderEliminar
  12. . Entre humanos el ombligo del mundo es Maradona con permiso de C. Ronaldo . Ambos se creen Dios pero hay millones de aspirantes .

    ResponderEliminar