11 de marzo de 2013

De lesa majestad


LA democracia española fue posible gracias a dos pactos, uno de ellos tácito y otro escrito en nuestra Constitución. El primero hacía referencia a nuestro pasado inmediato: la guerra civil y el franquismo. Los españoles y los partidos políticos mayoritarios acordaron sin necesidad de firmar un solo papel que para construir el futuro había que dejar de lado o atrás el pasado: nada de hablar de los crímenes de la guerra ni de la posguerra, fueran de un bando o de otro, nada de pedir responsabilidades políticas o penales por ellos. Este pacto tácito permitió el afianzamiento democrático, y sólo cuando el clima social se había pacificado, muchas de las víctimas empezaron a reclamar justicia, lo que exigía al mismo tiempo un ejercicio de memoria. Contra lo que pronosticaban los agoreros, en su mayor parte herederos del franquismo, tal ejercicio de memoria no trajo una nueva guerra civil a este país, en cuanto se vio que las víctimas querían algo razonable y  justo: encontrar las fosas donde estaban enterrados sus familiares, darles una sepultura digna y obtener de la sociedad el reconocimiento de las tropelías criminales que se habían cometido contra ellas.
¿Y el otro pacto, el escrito en nuestra Constitución? Era más o menos este: los españoles refrendaban la dinastía que en su día entronizó Franco, y el rey y su familia disfrutarían de derechos que no tendría el resto de los ciudadanos. En otras palabras: el rey y sus seres queridos serían intocables, no sólo desde un punto de vista jurídico o político, sino también en lo que se refiere a asuntos personales y de costumbres.
Si el primero de los pactos, el tácito, el del olvido, quedó más o menos superado al sustanciarse la Ley de Memoria Histórica, el segundo, el que hace referencia al rey, parece hoy más blindado que nunca por una ley no escrita, tácita. En otras palabras: lo que era silencio, se hizo explícito por una ley, y lo que era ley, se sacraliza en el oscurantismo y el silencio. Y si los españoles tuvieron que enterarse en su día por la prensa italiana de las cláusulas matrimoniales que se obligó a firmar a la princesa de Asturias, contrarias a los derechos de una persona emancipada y libre, cualquier información seria sobre el arborescente patrimonio del rey, que entró pobre en el trono, sería considerada en España poco menos que un delito de lesa majestad. Incluso para asuntos en el fondo banales como elegir entre “querida”, “amante” o “amiga”,  los periódicos españoles, implacables con todos, acaban haciendo piruetas de lo más cortesanas si esa palabra está relacionada con el rey. El temor a poner en peligro la democracia hizo que el primero de los pactos durara treinta años. No sabemos cuánto durará este rey en el trono ni la monarquía en España. Algunos sospechan que el rey y sus seres queridos se benefician de una superstición popular según la cual una república volvería a meter a este país en un atolladero, lo que acaso les ha permitido llevar sus privilegios y su impunidad mucho más lejos de lo justo y lo razonable. Cuando hemos visto al rey cazando elefantes o a algunos de sus seres queridos trapicheando se diría que se han perdido a sí mismos el respeto que todavía tienen por la institución y por el monarca muchos españoles, no sabemos, eso sí, durante cuánto tiempo, ya que es cosa sabida que en España la monarquía es más inestable e inflamable aún que el gas acetileno.
     [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el 10 de marzo de 2013]

13 comentarios:

  1. Creo que merece y debe matizarse, porque me parece muy importante, que el primer pacto a que te refieres en tu texto no fue firmado por los políticos de la Transición. Éstos sólo ratificaron.

    El pacto del olvido lo firman, en 1956, el Partido Comunista de España, hasta entonces uno de los principales valedores del no-olvido, con su famoso mensaje retransmitido a través de Radio Praga. Y lo ratifican, con bastantes dificultades pero lo ratifican, los asistentes a la reunión de Munich de 1962.

    El primero de los pactos a que te refieres no lo firman, pues, ni los hijos ni los nietos de la guerra civil, sino sus propios protagonistas.

    ResponderEliminar
  2. DE la entrada...

    "(...) Los españoles y los partidos políticos mayoritarios acordaron 'sin necesidad de firmar un sólo papel' que para construir el futuro había que dejar de lado o atrás el pasado (...) Ese pacto tácito..."

    Puede deducirse que no hubo firma alguna por parte de los políticos de la transición, sino, como usted indica, ratificación.

    ResponderEliminar
  3. La supuesta ejemplaridad de la monarquía parece que entró siempre en el terreno de las creencias, de la veneración por lo sagrado. La experiencia muestra que las conductas edificantes por parte de la realeza han sido, casi siempre, excepción.

    Pero ahora ese registro ético y estético sustentador tácito de la institución ha hecho aguas, y la monarquía se ha convertido en caricatura de sí misma, sin autoridad moral alguna.

    Y cuando esa pérdida ha llegado tan lejos ya puede estar en juego la dignidad de los ciudadanos.

    ResponderEliminar
  4. Nunca debió permitirse que el franquismo político perviviera en la transición, su partido AP estaba liderado por exministros del dictador. El ansia de poder cegó a los partidos democráticos y entre todos pactaron tácitamente una constitución de coyuntura y un olvido taimado de vergüenza y de esos lodos... La monarquía española caerá con JC I porque es un régimen personalizado y el problema estará en si cuando esto suceda todavía la crisis se ceba con la sociedad, entonces será un proceso convulso y traumático. La llegada de la III República (Federal?) Española se hará de forma civilizada y democrática, con su proceso constituyente, si la crisis está inscrita en el pasado. Pasó en Portugal en 1910 y Francia necesitó tres intentonas para consolidar su república y pasará también en España. Es solo una opinión.

    ResponderEliminar
  5. «De las repúblicas salen más hombres excelentes que de los reinos, porque en aquéllas las más de las veces se honra la virtud, que en los reinos es temida; de donde se desprende que en aquéllas los hombres virtuosos hallan aliento, mientras que en éstos se consumen.»

    MAQUIAVELO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Maquiavelo, tan oportuno contemporáneo nuestro:

      "Entre las muchas cosas que muestran cómo es un hombre no es la menos baladí ver con qué facilidad cree lo que se le dice o con qué cautela finge aquello de lo que quiere convencer a otros: de modo que, cada vez que alguien cree lo que no debe o finge mal aquello de lo que quiere convencer, puede ser tachado de superficial e imprudente."

      (A los Diez, 15 de Octubre de 1502)

      Eliminar
  6. La realidad es tozuda y el rey debe cumplir la Constitución y jubilarse , se está hablando mucho de él , un rey debe ser honorable y no aferrarse al cargo . No creo que haya cogido nada pero quien iba a sospechar que Trillo o Rato suenen como imputables y que alguien como Oliver Stone diga que Aznar debe ser juzgado como criminal de guerra . Los pactos los rompió el Pp con su actitud en los atentados de Madrid y hacia los familiares del Yak , sin olvidar la corrupción galopante ( sin parangón en la historia de la democracia mundial ) . Los pactos se basan en promesas y honestidad , casi nada .
    Chao

    ResponderEliminar
  7. Pero la correlación de fuerzas- que diría un marxista- a la muerte de Franco ¿permitía otra alternativa a lo que acabó siendo un tibio proceso de reformas?
    Y qué decir de la deslealtad actual de los nacionalistas , entonces simples autonomistas.
    Javier

    ResponderEliminar
  8. Andrés, esta mañana me han confirmado desde Argentina el interés por ayudarme en la investigación que nos ocupa. Le mantendré informado, aunque cuando la búsqueda vaya dando sus frutos habrá que pensar en un procedimiento privado para hacerle llegar los resultados. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Y entrando en la materia del día: Si es verdad lo que este enlace detalla, este nuestro borbón supera con creces a su antepasado Fernando el Bala. No comparto sus gustos, aunque le guste la fruta fresca y la bollería variada.
    En cualquier caso, no creo que su majestad salgo ileso del fango. Zorrina parece muy dispuesta a pasar una factura muy cara.

    http://www.vanitatis.com/casas-reales/2013/03/10/andrew-morton-el-rey-ha-estado-con-1500-mujeres-a-lo-largo-de-su-vida-23296/

    ResponderEliminar
  10. Algunas coplas flamencas republicanas:

    Si se muere la guitarra,
    enterradla en el río
    para que la toque el agua.

    Al grito de ¡Viva España!
    después de escuchar el himno,
    al grito de ¡Viva España!,
    canto el fandango gitano
    que llevo dentro del alma
    como buen republicano. (De Manuel Vallejo)

    En abril se proclamó
    la República española.
    La bandera que enarbola,
    por la que el pueblo luchó,
    tres colores acrisola. (Del Niño de la Huerta)

    Qué bonita está Triana
    cuando le ponen al puente
    banderas republicanas. (Niña de los Peines)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Letra que oí esta tarde en una emisora de flamenco; algo la variará mi memoria:

      "Pregonando las mentiras
      hay quien junta un dinerá;
      el que dice la verdá
      lo que junta son fatigas".

      Eliminar
  11. España ya es inquilina de Europa , el separatismo es viable y España seria extinta sin una de sus comunidades , antes de una absurda guerra lo lógico es que cada comunidad sea un pais independiente y si acaso mantener al Rey como nexo ficticio o surrealista . Si a Europa le interesa así será , ojalá sea un paso para lograr un gran país llamado Europa , dejarnos de sueños y paradigmas caducos y acabar con un presidente europeo elegido al modo yankee .
    En el putiferio del hedor aparecen los empresarios , con sus cárteles , sus paraisos fiscales . El caso es que son los de peor calaña , han evacuado el dinero y defraudan a los bancos y a los injustamente despedidos . Recuperar la pasta de los empresarios corruptos es clave . Negocios que según empresarios españoles eran una ruina los estan levantando empresarios alemanes honrados .
    saludos

    ResponderEliminar