8 de abril de 2014

Miguel, Miguel, sin don

ACABA de publicarse un libro en el que al parecer se prueban sobradamente las raíces judías y leonesas de Miguel de Cervantes.
Presentaron ese libro mi hermano Pedro y Antonio Gamoneda. Aquí vienen el vídeo de la presentación y transcritas las palabras de este último, en las que de modo reiterado le llueve a Miguel de Cervantes tantos "don Miguel" para arriba y "don Miguel" para abajo, que da gloria verlo. 
Cervantes nunca tuvo ni se puso el don, y no es esta una cuestión baladí, que diría el profesor Rico, ni mucho menos. Es incluso un asunto capital. 
En una sociedad tan estamentada como aquella de la que habló Cervantes, y al don se refiere él de forma explícita y varias veces en el Quijote (II, 2; II, 5; II, 6),  importaba mucho ese título, llevarlo o no, "conteniéndose en los límites de la hidalgía" o del linaje que le hubiese tocado a cada cual en suerte, sin "arremeterse" a caballeros, únicos que podían llevarlo. Sin dones ni donas, dirá Teresa Panza, que no quiere que "me le pongan un don encima que pese tanto". Que, en efecto, pesa mucho el don, y Cervantes fue un hombre que vivió y murió ligero de equipaje,
Miguel de Cervantes ni fue hidalgo ni fue caballero ni siquiera bachiller, únicamente un soldado viejo y un autor de comedias fracasado. Quiero decir que no sólo la vida o vidas de Miguel de Cervantes están vividas sin ese don, sino que toda su obra está escrita sin él, por eso quienes se lo ponen tan alegremente le están quitando todo aquello que acaso sólo porque nació lejos del tal don, sigue vivo entre nosotros.
En cuanto a lo demás de la intervención de Gamoneda, qué decir. ¿Qué decir de ese rotundo "Don Quijote es don Miguel (...) necesariamente él mismo"? Pues esto: no sólo, don Antonio, y no necesariamente. 
Cualquier lectura que se haga del Quijote, si de veras se piensa que en él pesa tanto la vida, pasa por no sacarse de la manga los dones, así como así, ni otras donosas suposiciones, aunque la verdad es que la vida y la obra de Cervantes son tan pródigas con todos los que nos acercamos a ellas que raro será no salir de su trato siendo un poco mejores, aun a riesgo de salir también un poco más locos, como don Quijote.
Y del libro en cuestión no dice uno nada aquí, porque, siendo tan reciente, no lo he leído, pero me alegraría que sus tesis, como otras muchas de otros mil libros, pudieran verificarse un día, y no tanto por dejar acreditado que Cervantes fue de León (lo que no tendría por qué llevarnos a recordar aquello que decía José Fernández de la Sota, recogido por Aitor Francos: "La desgracia de Kafka fue nacer en Bilbao"), sino por añadir algunas certezas a una vida tan falta de ellas.

El Rastro, 16 de marzo de 2014



16 comentarios:

  1. De acuerdo, don Sociólogo. Pero no en aquellos XVI-XVII de oro literario, desde los siglos XX-XXI el don de “don Quijote” nos lleva sin querer a que como un eco suene el don de “don Miguel”. Por respeto y de alguna manera con cariño.

    8 de abril de 2014, las siete y diez. “Cervantes, ¿le molesta que le digamos don Miguel?”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, nada, si es por guay y buen rollito, sólo faltaba: todo el mundo con don. Y por cierto, de lo que se habla en la entrada de hoy tiene que ver tanto con la sociología como yo con un anónimo.

      Eliminar
    2. La prevención contra el anonimato que en su comparación confiesa usted mismo: quizá sea esa la causa de su lectura, apresurada en esta ocasión, de mi comentario. Perdón por “don Sociólogo”, dón… don: como justo ahora mismo también, solo quería expresar la idea jugando a la vez con los sonidos que vendrían a continuación,“don de «don Quijote»… eco... don de «don Miguel»”. ¿Todo el mundo con don? Tras la muerte, y solo tras la muerte, ¿por qué no? ¿Juego “guay y buen rollito” este del din-don? Pues bueno. Pero hasta ahí no más, santo Tomás. En mi comentario aparece “don Sociólogo” pero igualmente “respeto” y “cariño” para don Miguel de Cervantes, don Miguel de Unamuno… y a través del don, aunque no se llame Miguel, lo mismo para don Andrés Trapiello.

      Anónimo o Jerónimo, según, en este almanaque, le replica un lector a favor del humor. Que, voto a bríos, sigue pensando que hay “sociología” en su entrada. En ella, por ejemplo “ni siquiera bachiller” [Cervantes], por unos momentos le ha devuelto a la sociedad de su pueblo; le ha recordado a su padre (nacido en 1896) en su tienda vendiendo telas a “las mariquitas”, las clientes suyas más populares; cómo a veces, contaba él, las oía presumir de aqueste modo: “¡Pues mi Santiago [o mi Bartolomé, o mi Fernando] ya tiene el bachillere del don!”; así, con –e paragógica. Lengua, literatura y sociedad españolas, que entre sí algo tendrán que ver, digo yo, perdón, dice él, dice "uno": como a usted le gusta, un poco anónimamente, reconózcalo. Mucha salud a todos.

      Eliminar
    3. No me aclaro mucho con el estilo del primer párrafo, pero le creo lo mismo, a bulto. Y me parece bien el cariño y el respeto para Cervantes, pero no parece que lo hubiera en "don Sociólogo". En el segundo párrafo me he perdido, pero lo doy por bien intencionado también. Y le pregunto: ¿Tanto cuesta poner al final de un comentario el nombre propio? Supongo que a mí me lee sabiendo que soy yo el que escribe, y no otro. Haga cuenta de que a mí me sucede lo mismo con todos los que se ponen a hablar conmigo, y no tengo por costumbre hacerlo con los que van tapados o antifaceños. Saludos

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel de Cervantes, el Santo Grial, la cuna del parlamentarismo...Y a uno, que ha crecido y vivido en León hasta ayer no más, le sorprende como en este lugar se inventa tan buen pasado mientras se engendra tan mal futuro.

      Eliminar
  3. Si Cervantes no tenía don, para qué poner donde no había, no hay falta de respeto, tampoco falta de cariño, solo se puede querer a quién se conoce, me refiero al afecto.

    ResponderEliminar
  4. Recientemente se ha demostrado que "Cide Hamete Benengeli" es la traducción del nombre de Cervantes al árabe hecha por el propio Cervantes, quien conocía la lengua árabe por haber permanecido varios años preso en Argel (*). O sea, el personaje de "Cide Hamete Benengeli" (que aparece en el Quijote) es, en realidad, el trasunto o "alter ego" de Cervantes. Pues bien, en esta translación "Cide" (señor) equivale a "Don" (del latín "dominus-i"). Así que, en cierto modo, sí se anteponía el Don. Al menos es lo que yo deduzco.

    (*) Puede leerse esta información en el siguiente enlace:

    http://elpais.com/diario/2005/12/31/babelia/1135990219_850215.html

    ResponderEliminar
  5. Hay muchas formas de usar el don , Cervantes fue un héroe y se merece el don , un don sin ambages . No se le puede conocer como don Miguel , pero sí referirse a él como don Miguel ( sin abusar ) si escribes o hablas de él , para no redundar con Cervantes , cada cual lo pone como guste . Don Miguel hay muchos ( Unamuno , Primo de R. ) , es un nombre común , pero el mítico es Cervantes y es lógico se le a

    ResponderEliminar
  6. El don por antonomasia es don Vito Corleone , sin olvidar que el don más grande es el rio Don ( los cosacos del Don ) .
    En la serie Deadwood sale el señor Hearts , uno de los padres del capitalismo y creo abuelo del conocido William Randolph , y al referirse a él uno de los personajes dijo " tiene el don de la corrupción " , me quedo con esta definición .
    La gran mansión de Beverly Hills donde se rodaron escenas del Padrino curiosamente era la casa de la familia Hearts , mucha casualidad .
    Seguro que Cervantes pensaba que el don estaba sujeto a la corrupción ( nobles , curas , .. ) .
    Me encantó leer a Gamoneda en prosa , he leído algún poema suyo , es un escritor admirable .

    ResponderEliminar
  7. Los buenos autores de libros me parecen ya grandes con su nombre solo: Miguel de Cervantes, Miguel de Unamuno, Andres Trapiello, por ejem.

    ResponderEliminar
  8. Mirando quien era José Jimenez Lozano , al que citó Andrés el otro día en un comentario , encontré unos artículos excelentes que escribió hará 30 años en el País , concretamente el articulo " la aventura de los conversos " puede esclarecer e informar a los interesados en el tema . Es un gran escritor , con visión de futuro , impactante .

    ResponderEliminar
  9. Que Cervantes fuera de los Ancares y, concretamente, de los montes de Cervantes, ya lo dijera fray Martín Sarmiento hace muchos años. Y da la casualidad de que de allí es oriunda la familia Saavedra, como facilmente se puede demostrar.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo, hay que saber quién es Jiménez Lozano. Y si no se sabe, mejor ocultar la ignorancia, que queda un poco feo que un "anónimo" pretenda descubrir a estas alturas a un escritor tan amplio y tan fecundo.

    David Fdez

    ResponderEliminar
  11. Silvio Salvático, no es por nada, pero nos podía usted hacer gracia de sus chorradas de redacción de COU

    David Fdez.

    ResponderEliminar
  12. Roberto Garcia Lopez10 de abril de 2014, 17:48

    Silvio es el que más me gusta , para serios ya hay otros , no obstante tiene razón que hay muchos ignorantes , no conocer a Jimenez Lozano me parece una herejía literaria . Claro que más vale reconocer ser un ignorante que presumir de intelectual , y el anónimo al menos puso su nombre . Criticar es libre y yo he criticado a premios Nobel y a estupendos escritores , es lo que mejor se me da , cuando no se que decir y me quiero desahogar , pero los leo y compro sus libros .

    ResponderEliminar