16 de abril de 2014

Ramón se escribe con Ó de bombo (y 2)


CON el artículo de ayer se publicaba en EL País esta selección personal de greguerías de Ramón Gómez de la Serna. 
Con ellas se da descanso hasta el próximo lunes a los lectores de este blog, a quienes deseo unas buenas vacaciones de Semana Santa.
La foto que acompaña esta entrada fue hecha el Domingo de Ramos a media tarde, en la procesión de la borriquilla por Conde de Xiquena. Supongo que habría que escribir borriquiya, para que la imitación sevillana fuese completa. Al paso que vamos no va a quedar un rincón de España que no quiera tener sus propias procesiones, a imitación de las famosas. Esta era la primera vez que pasaba por nuestra calle, y acaso la primera vez que pasaba por ninguna parte. Como suele decirse: "Esto no lo habíamos visto nunca por aquí". Tuvo de bonito que duró cinco minutos, que no se había enterado nadie y por tanto la calle seguía vacía, que la vimos desde el balcón y que se hacía acompañar de la banda del ejército, que toca muy bien y van vestidos como soldaditos de plomo.
* * *
Poesía es creer que va a llamarnos por teléfono la que vimos ayer en el cine de barrio. (Esta fue la que puso el autor al frente de su Total de greguerías).

Lo malo del niño es cuando llora por llorar, que es algo así como el arte por el arte.

Las patatas cierran el puño debajo de la tierra.

La creación de la botella es de las pocas cosas que le han hecho gracia a Dios.

Si ha caído el rayo, el aviso del trueno sobra.

Al pelar la gallina y al ver su pellejo se ve que lleva bragas de punto.

El amor es algo así como bordar juntos.

Era uno de esos días en que el viento quiere hablar.

¡Oh, aquellos tiempos en que aún levantaban la cabeza los árboles para ver los aeroplanos!

Hay unos niños dormidos que parecen degollados.

Las básculas marcan las doce en punto.

El queso Roquefort tiene gangrena.

Venecia es el sitio en que navegan los violones.

La timidez es como un traje mal hecho.

Siempre parece que al pavo real le han pisado la cola los burros.

Esponjas: calaveras de las olas.

Lo más sabroso de las galletas son sus hoyuelos.

Tocaba el piano él sólo a cuatro manos. Con eso está dicho todo.

En la noche helada cicatrizan todos los charcos.

Los negros tienen voz de túnel.

Eva fue la esposa de Adán, y además, su suegra y su cuñada.

–Paranoico.
–¿Para qué?

En el pico del ruiseñor canta la espina de la rosa.

Los alfileres de perla presumen mucho y no son nada.

Se ve claramente la hipocresía humana cuando el que estaba furibundo o la que estaba furibunda tiene que atender al teléfono y se llena de amabilidad.

El bebé se saluda a sí mismo dando la mano a su pie.

Al oír a un político que “nadie puede dudar de su gestión” me parece oír que “nadie puede dudar de su digestión”.

Nuestra verdadera y única propiedad son los huesos.

El genio es toda la paciencia y toda la impaciencia reunidas.

La morcilla es una transfusión de sangre con cebolla.

Se ve que el agua que hierve se ha vuelto loca y se le saltan los ojos.

AL caballo lo humanizan las venas de la cara

El rebuzno es el grito más sincero de la creación.

Si vais a la felicidad, llevad sombrilla.

Daba besos de segunda boca.

Las escaleras mecánicas llevan más deprisa hacia gastos más inútiles.

El pez está siempre de perfil.

Los grillos parecen que están serrando un cascabel.

La amnistía es la amnesia del delito.

–He escrito un opósculo.
–¡Tan joven!

El error es una broma sin gracia.

La vida se paga a plazos.

La vida vuelve a comprar lo que vende.

La flor vale la multa que pueda costar el arrancarla.

Cuando un gato bosteza parece un tigre.

Lo bueno sería que al final se descubriese que los molinos no son molinos, sino gigantes.



17 comentarios:

  1. Suerte que solo fueran cinco prudentes minutos, a diferencia del suplicio de muchas horas que no pocas veces ha reconocido sufrir Javier Marías desde su humilde pisito de la calle Mayor. Es lo que tiene si uno se va a vivir en el paseo marítimo sabiendo que no le gustan ni el olor a sal ni el ruido de las olas.

    No deja de ser curioso que en época de incredulidad y placentera abjuración el pueblo reivindique (o invente) procesiones. A lo mejor la crisis sugiere mirar más hacia las luces de arriba que hacia este pantano de abajo donde la penumbra se instaló y permanecerá largo tiempo. Yo, que además de ser cristiano confeso me estoy haciendo muy viejo, encuentro satisfacción infantil en el regreso a los tiempos remotos de ilusiones y falacias, cuando decir amén y poder creer en los reyes tenía su aquel. Por eso cada vez paso menos y me importa más casi todo.

    Ya que el patrón toca retreta, a todo el pasaje de este barco le deseo unos felices días de descanso, aunque haya que escuchar alguna saeta por el transitor, empacharse con una empalagosa torrija y soportar ese fanatismo popular y grotesco que mañana no habrá en el partido de la final, mientras la vida esté detenida un par de horas para venerar a los dioses.

    ResponderEliminar
  2. Otra que me encanta:

    Los ojos del caballo de juguete revelan su espanto por ser de cartón.

    ResponderEliminar
  3. ¡Buenas vacaciones también para ti!
    Y gracias por ese "instante decisivo" procesional. Victoria

    ResponderEliminar
  4. De España se puede decir lo mismo que de Ramón con las gregerías, una cosa y la contraría y no habrá contradicción, simplemente armonía. No hay cosa mas española que el reclamo de independencia por parte de Cataluña. Que pasen todos unos días apacibles y agradables.

    ResponderEliminar
  5. No se me enfade, tocayo, pero es la segunda vez que le veo escribir greguería en lugar de gregería....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene ud razón, nada de enfado, agradecimiento y disculpas.

      Eliminar
    2. En todo caso disculpas yo por olvidar que una broma sin verse las caras puede sentar mal. Un saludo y felices vacaciones.

      Eliminar
  6. Antes de la primera guerra , antes de la proclama dada , de la Marinetti y de las primeras obras de Dali o Duchamp , con el seudónimo de Tristán , Ramón G. de la Serna escribió la " Proclama futurista a los españoles " ¡Futurismo ! ¡ Insurrección!
    ¡Algarabía ! ¡ Festejo con mùsica wagneriana ! ¡ Modernismo ! ¡ Violencia sideral ! ¡ Circulación en el aparato venoso de la vida !
    ¡ Tela de cipreses ! ¡ iconoclasta ! ¡ Pedrada en el ojo de la luna!

    ResponderEliminar
  7. Es un grande , un innovador que aún hoy causa sorpresa y admiración . Como escritor del siglo XX se encuentra con Juan Ramón Jimenez , la mayoría de los escritores del siglo XX nunca serán reconocidos en su justa medida ya que la sombra de Juan Ramón es infinita ( incluso como prosista JRJ es y ha sido el modelo a seguir ).
    Pásenlo bien estas mini vacaciones .

    ResponderEliminar
  8. O esta otra: la gaseosa sabe a pie dormido.
    Francisco.

    ResponderEliminar
  9. Tal vez en la próxima Semana Santa veamos a un Gabo yacente transportado por las espaldas de 100 costaleros colocados ahí abajo del paso, donde, según dicen los que han vivido la aventura, entre tanto sudor repugnante y claustrofobia vive uno el momento más mágico de su vida con inusitada soledad.

    ResponderEliminar
  10. En el Sur no todo es Sevilla o Seviya de los mil ramos: borriquiyas y borriquitas, mejor que en procesión, en barcos.

    ResponderEliminar
  11. D.E.P.GABO , excepcional literato

    ResponderEliminar
  12. “La vida es un charco de agua.” (Ana, 7 años). Transparente.

    ResponderEliminar
  13. Y Dios le dijo al unicornio: no te creo

    ResponderEliminar
  14. Cuando se llega al verdadero escepticismo es cuando por fin se sabe que escepticismo no se escribe con x.
    El perfume del alhelí está en esa hache aparentemente inútil.
    (El DRAE permite 'alelí'...)
    Los únicos paraguas que tapan son los de los niños. (De las de Ramón, esta era la que más le gustaba a Joyce.)

    ResponderEliminar
  15. Cuando una mujer pide ensalada de fruta para dos, perfecciona el pecado original.

    ResponderEliminar