11 de septiembre de 2014

Fiestas nacionales

DESPUÉS de 1975 y durante algunos años, al llegar el 18 de Julio, que naturalmente había dejado de ser fiesta nacional, uno se preguntaba: ¿Durante cuánto más recordaremos en España lo que fue el 18 de Julio estos años pasados? No sé cuándo sucedió, pero un año nadie habló de aquella fecha, y el 18 pasó a ser como el 17 o el 19. La felicidad. Esta, como todas las grandes efemérides, no tiene fecha cierta. Volvió a suceder algo parecido con el 20 de noviembre. Los primeros años, en todos los periódicos y televisiones, se recordaba el de 1975 por lo que había sucedido en él, claro que en las calles quedaban quienes aún se empeñaban en recordarlo y recordárnoslo a todos con violencia, banderas y un sinfín de himnos patrióticos. Pero también las manifestaciones del 20N fueron disminuyendo de año en año, y aquellos 20 de noviembre acabaron pareciéndose mucho al 19 y al 21. No se está diciendo aquí que se borraran solos de nuestra memoria suavemente ni que se diluyeran en el curso del tiempo, pues lo cierto es que muchas gentes trabajaban entonces con tenacidad para que aquellas fechas no se recordaran ya más, sin olvidarlas, haciendo bueno aquello que decía Nietzsche de que un exceso de memoria daña la vida.
Ha vivido uno tranquilo sin fiestas nacionales, himnos, banderas, manifestaciones patrióticas ni representaciones sindicales muchos años. Podría convivir con ellas, desde luego, y aun participar, si no fueran molestas para una parte, si fueran fiestas de todos para todos. Ahora, si van a ser para recordar que nuestra parte es mejor que las otras, preferible quedarse en casa trabajando con tenacidad para que ese día señalado llegue a ser igual a cualquier otro.


Pájaro solitario en la cocina

6 comentarios:

  1. "Podría convivir con ellas, desde luego, y aun participar, si no fueran molestas para una parte, si fueran fiestas de todos para todos"

    Quizá debería preocuparnos desconocer el motivo de que no sepamos celebrar fiestas para todos. Y lo curioso es que hasta casi nos vanagloriamos de la patología. Pobres guiris.

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente de acuerdo. Lo que sucede hoy en Catalunya no es una fiesta nacional, es un carnaval de la burguesía con la complacencia del populacho indocumentado. Yo me voy a la playa.

    ResponderEliminar
  3. Me gustaría inventar un país contigo
    para que las palabras como patria, porvenir,
    bandera, nación, frontera, raza o destino
    tuvieran algún sentido para mí.

    (de una canción de La Oreja de Van Gogh)

    ResponderEliminar
  4. Con el rápido olvido del 18 de julio tuvo que ver el cambio de la fecha de cobro de la paga extraordinaria de verano, en favor de la onomástica del jerarca más caracterizado de la nueva situación. Ahora, con las extraordinarias en vías de extinción, esto es un sindios, y no hay forma de hacer país. A ver qué hacen Felipe, Artur, Susana y demás para atajar la desafección del personal. Las pagas extraordinarias son, tras la crisis en la selección española, nuestro único proyecto ilusionante de vida en común. Aunque se cobre el 11 de septiembre.

    ResponderEliminar
  5. ¿Naciones, fiestas? Antes repasa el mapa de Laniakea.

    ResponderEliminar
  6. " noches de bohemia " una canción de Navajita Platea que recreo :
    Días de fascismo y de ilusión
    yo no encuentro la razón
    de como olvidamos eso
    Busco y no encuentro una solución
    Solo veo la desilusión
    de que falsos
    fueron los pactos .

    Un aire traicionero
    Trae tu aroma de recuerdo
    no me digas que yo miento
    ni tampoco lo que siento
    me has hecho una herida
    en el sentimiento .
    En un Pais multicolor, se celebra hoy un acto de exaltación y enaltecimiento del fascismo , apoyados por inmigrantes musulmanes , ¿ Volverán las oscuras guripinas ?

    ResponderEliminar