4 de septiembre de 2014

Gentilicios

HA dado uno este verano por ultimado (es un decir, esto no puede decirse sino el día en que salen de nuestras manos las últimas pruebas de imprenta, y aun así tampoco) El final de Sancho Panza y otras suertes, que estará en las librerías el próximo mes de noviembre. 
Como si fuese un opositor, le siguió a uno hasta aquí un cerro de libros que tenían que ver con Cervantes, la carrera de Indias, una ciclópea Enciclopedia cervantina y muchos estudios específicos. En uno de estos, de Ricardo García Cárcel, "Las Españas del Quijote y de Cervantes", esto: "La verdad es que Cervantes usó pocos gentilicios: castellanos, leoneses, gallegos (yangüeses), andaluces (tartesios) y aragoneses. Nunca catalanes. Sí, una vez, vicaíno". Lo que no daría de sí esta información en manos de la ANC, que podría añadir a su "España nos roba", "Cervantes nos ningunea". Claro que dura poco la alegría en la casa del pobre Pujol, que allá era como la casa del padre: "El gentilicio español tampoco lo usó nunca Cervantes".
Lo ha dicho uno alguna otra vez: ningún remolino más hipnótico que el que se forma en nuestro ombligo.

El Rastro, 16 de marzo de 2014


9 comentarios:

  1. Pelillos a la mar: bosques y campos "catalanes"; bandolerismo "catalán", y sociedad "catalana". Fue nada menos que Martín de Riquer quien reconcilió (es un decir) a Cervantes con Cataluña (es también un decir). Ahí va el comienzo de su lectura gentilicia del Capítulo LXI de la segunda parte de Don Quijote:


    "El capítulo anterior concluye cuando Roque Guinart facilita a DQ y a Sancho un salvoconducto en forma de carta personal que les servirá para que, entre recomendaciones que incitan a nuevas burlas, gocen de la protección de partidarios de su bando; el inusual bandolero tendrá asimismo la gentileza de acompañarlos hasta las playas de la Ciudad Condal «por caminos desusados, por atajos y sendas encubiertas». El hecho en sí es significativo, pues C. vuelve a recordarnos que los bosques y campos catalanes estaban infestados de cuadrillas de salteadores y la particular naturaleza del bandolerismo catalán, dividido en dos bandos. Todo ello, además, comportó una particular escisión de la sociedad catalana e incidió en la estructura del poder, que se resintió de la influencia de las facciones, que colocaban valedores entre la burocracia e incluso intentaban influir en el propio virrey. En este contexto se explica la actitud política de don Antonio Moreno y sus relaciones con personajes influyentes de la corte. En otras palabras, el caballero barcelonés es un logrado reflejo de la protección que algunos nobles (aristócratas arruinados, segundones, caballeros ricos, intrigantes...) dispensaban a los delincuentes (II, 61, 1131, n. 15). DQ y Sancho vivirán brevemente en compañía de Roque Guinart, y el lector podrá constatar la paradoja de que aquel DQ, un personaje de ficción, admire e incluso envidie el tipo de vida y aventuras del bandolero, un personaje real, histórico".

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que es mucho más hipnótico el remolino de nuestro cerebro enfermo. Los españoles necesitamos de tempestades y huracanes para estrellarnos continuamente con escolleras inexistentes. O, para adecuarme más a esta entrada, con las aspas de los molinos quijotescos. Entre especímenes singulares como Pujol y P. Iglesias la fauna con la que convivimos es tan variada y peligrosa como la amazónica. Pero nos adecuamos enseguida a la discordia, tenemos esa suerte. Así es si así os parece, decía Pirandello, también latino.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡ Qué ganas de que llegue noviembre para devorar el libro !!

    En noviembre también será, o no, el referéndum fragmentador. Es claro que la cleptocracia catalana va a apoyarlo, y las investigaciones sobre Pujol "et alii" favorecen tal designio, pues la esperanza de éstos para librarse del viacrucis penal es que, declarada la independencia, el Govern catalá apruebe una amnistía global para las causas instruidas por tribunales españoles (de la "potencia opresora"). La nueva Justicia de Catalunya partirá de cero, haciendo borrón y cuenta nueva, por lo que en la práctica los desmanes cleptocráticos de CiU serán indultados. Es ingeniería jurídica para irse de rositas (de ahí la deriva del expresident en los últimos tiempos), y es muy posible que muchos catalanes, cegados por el bluf nacionalista, apoyen tamaño desafuero. Que también será bendecido por algunos jueces progresistas/progresantes y por la pseudoizquierda de ERC. Ya nada nos sorprende.

    ResponderEliminar
  4. Al señor Cancio, que tiene una memoria selectiva, se le olvidan algunos especímenes como Bárcenas, Matas, Fabra...todos en la cárcel o a las puertas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, digo entre Pujol y P. Iglesias como referentes que ocupan en este momento posiciones descollantes en el circo, lo cual no significa de ningún modo excluir el resto de fauna variopinta, en general repulsivos depredadores. Y tampoco es selectiva mi memoria: me parece recordar que usted y yo hemos nacido en la única región no reivindicada por el Estado islamista, según acabo de ver hoy en el mapa de sus aspiraciones andalusíes.

      Eliminar
  5. « CATALUÑA. Provincia de la España Tarraconense, dicha primero Saletania, y después Gotholonia; y corruptamente la llamamos oy Catalunia. Algunos interpretan el nombre de Gotholonia estar compuesto de los godos y alanos, que mezclados unos con otros la poblaron. Otros dizen aver tomado nombre de los pueblos catalaunos puestos en la Gallia Narbonense, cerca de la ciudad de Tolosa; los quales hizieron entrada y assiento contra los moros en aquella parte de España. Un curioso quiso derivar este nombre del verbo griego καταλευω, “lapido”; y valdrá tanto como tierra pedregosa; no tiene fundamento. Verás a Abraham Ortelio, “verbo Ialetani”, y al padre Pineda, lib. 14, cap. 16, § 3. » (COBARRUVIAS, “Tesoro de la Lengua Castellana o Española”).

    Con subrayados de una vieja guerra, en la misma página (319) de mi "Tesoro" aparece la palabra

    « CATARRO. La distilación que cae de la cabeça a la garganta y el pecho; es nombre griego (…). Lo mesmo sinifica romadizo (…). Proverbio: “No huelo nada, que estoy romadizada”; quando alguno da a entender inora lo que no ha de dar gusto a quien se lo pregunta. Nació del apólogo del león y los animales, quando los llamó para que le dixessen si le olía mal la boca, y a todos los que le dixeron la verdad, los despedaçó y se los comió; llamando a la zorra para que le dixesse lo que sentía, respondió: “No huelo nada, que estoy romadizada”. Puse esto aquí, “verbo” catarro, sinónimo de romadizo, por si no pudiere sacar en limpio la letra R, que la obra es muy larga y la vida corta; proseguiré hasta donde Dios fuere servido. (…) »

    Cataluña, España, tierras pedregosas, corruptamente, gobernante león, gobernante zorra… Contra el no poder sacar en limpio todas las letras de España, ¿un curioso que se anime y nos anime con un artículo que pudiere titularse “No huelo nada, que estoy romadizada”?

    ResponderEliminar
  6. Buena noticia la publicación de esa novela "El final de Sancho Panza y otras suertes". Este verano leí "Ayer y hoy" me pareció muy hermosa, dramática y orientativa de lo que pasó en el último tiempo de la Guerra Civil Española y ahora estoy con "La noche de los cuatro caminos" una reconstrucción de un hecho de la posguerra, increíble lo que aporta.

    ResponderEliminar
  7. Independiente ni siquiera es España , dependemos de Europa y de Estados Unidos , están las cosas como para un conflicto por cosas banales y trasnochadas .
    Da la impresión que ha escrito algo muy importante , no me
    hago una idea de que podrá ir , el titulo es muy bonito pero resulta un tanto enigmático , no obstante la expectación es un plus . La mejor de las suertes para el Escritor.

    ResponderEliminar
  8. Andres, por una vez he comentado en mi blog de cine 444GB.BLOGSPOT.COM , no una pelicula sino un libro que no podia ser otro que tus Armas...
    Abrazos PP Berdoy

    ResponderEliminar