2 de diciembre de 2014

Making off

MALOS tiempos estos en los que empieza a ser más importante el making of de una película que la propia película.
* * *
LO más bonito de las mariposas es la poca importancia que le dan ellas a su volar.
* * *
DARÍA igual que caminara sobre las aguas o resucitara a los muertos o sanase a los tullidos. En su caso la noticia la meterían en la sección de sucesos (¡o en la de pasatiempos!), página par, a una columna, en suelto. Porque los famosos hechos, como los perfumes, huelen de forma distinta según quien los lleva o protagoniza. Otro vende crecepelo, y es asunto de todas las portadas y materia del Consejo de ministros.

El Rastro, 21 de septiembre de 2014

14 comentarios:

  1. La curiosidad nos tienta, al igual que el morbo (que muchas veces se confunde con la primera). Vivimos tiempos en los que ya ni la obra de arte nos consuela, porque en realidad no interesa ella. Este segundo desmoronamiento del triángulo autoría-obra-espectador es lo que conlleva. Lo malo es que es siempre la obra la que sale perjudicada en su intrínseco valor. En algún momento de la historia el espectador (también el autor) debe comprender que se trata de un sistema tan delicadamente equilibrado que no soporta intromisiones modales.

    ResponderEliminar
  2. a) Hay demasiado cocinillas rabisalsero.
    b) Hoy por hoy, mantenerse en pie se ha convertido en todo un alarde para los bípedos implumes. Dejemos lo de volar para otros. O para más adelante.
    c) JC necesitaba más una jefa de prensa y una gestora de medios (con bolsa abundante para contratar propaganda) que cuatro evangelistas. Esa labor la podía haber desarrollado estupendamente María Magdalena. Lástima que no la promocionaran conforme a sus méritos. Maldito patriarcado…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lugar de Jesucristo, por unos minutos tomé JC por Juan Cruz y pensé acercarme a EL PAÍS en busca de Magda, una periodista buena tal vez volando en peligro. Qué torpe.

      Eliminar
  3. EL ÚNICO “making off”
    que nos interesaría
    sería el que hiciera Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado pormenorizado y engorroso, salvo que preparase un "remake" contratando a algún Trancas o a algún Barrancas. Bergman ya no le sirve.

      Eliminar
    2. Y a Dios quién le produjo la película.

      Eliminar
  4. Esas latas con bobinas de película y ese atrezzo marinero que pilló el día de San Mateo en el Rastro, ¿son de “Master and commander”?
    Hasta parece que se escucha, entre el fragor del tráfico, la música de Bocherinni.

    ResponderEliminar
  5. Y mientras llega la muerte nos entretenemos con estos afanes, nuestra forma de pasar el tiempo. Pensar que de todo esto no quedará ni una brizna en el futuro debería tranquilizarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En "Zibaldone de pensamientos", Leopardi sí guarda briznas de eternidad:

      LA luna iluminaba del patio todo
      un lado, y sobre el contiguo
      descendía oblicuo un rayo...
      Por (desde) el camino real se oía pasar
      un carro, mucho antes que su rumor
      de guijarros aplastados sonaba
      el tintineo de los inquietos cascabeles.

      Eliminar
    2. (Il carro) Mandava un suon, cui precedea da lungi
      Il tintinnìo de’ mobili sonagli.

      Y volvió la brizna de aquel sonido.

      Eliminar
  6. “LO más bonito de las mariposas es la poca importancia que le dan ellas a su volar.” Bien visto, amigo. Que a uno otro no se le ocurriera antes fastidia un poco. Mariposa en la próxima reencarnación, bonitamente purgará su envidia.

    ResponderEliminar
  7. ¿Quién teme a Anonymous Wolf?

    ResponderEliminar
  8. El poder del poder. Que viva la magia de lo escondido. Todo es hacerse un nombre, la fama huele a azufre

    ResponderEliminar