7 de diciembre de 2014

Y todo bueno

UNO de los primeros días de la guerra civil se llegaron unos anarquistas a la Biblioteca Nacional. Aunque llevaban consigo unas latas de gasolina, su propósito en aquella ocasión no era tanto el de pegarle fuego a la cultura burguesa, como tomar posesión de ella. Al entrar en su sala principal y ver la venerable serenidad de aquellos miles de libros perfectamente dispuestos en sus anaqueles, se apoderó del que mandaba a los milicianos, un viejo zapatero, el espíritu de la sabiduría, y exclamó admirado: "¡Cuánto se ha escrito, y todo bueno". Lo dijo con verdadero convencimiento y conmovido, y acto seguido ordenó suprimir la sala de "libros raros, curiosos y olvidados": "Ahora somos todos iguales", dijo compadecido.
Se da uno un paseo por los museos y galerías de arte y no puede por menos que recordar a aquel gran hombre (qué habrá sido de él, y qué será de nosotros): cuánto se ha pintado, y todo bueno.







11 comentarios:

  1. ¿Noto cierto cachondeíto? ¿Qué le ha hecho el más grande pintor de entre los más grandes?

    ResponderEliminar
  2. Uf. Hace poco visité e Reina Sofia y, sin darme cuenta, acabé en una sala donde están ciertas obras de A.L. Me gustó mucho una vista que tiene desde algún lugar de Vallecas, que ya conocía. Me atrae esa su visión de Madrid, como aquella otra 'desde las Torres Blancas' o la Gran Vía. Y, curiosamente, en ninguna aparecen personas, ni personajes, vaya. Con todo, hay unos retratos, un hombre y una mujer en bulto redondo, que también conocía pero no recordaba. Qué horror, esas representaciones me resultan inquietantes y fúnebres: polvorientas y desalentadoras. No he visto este cuadro, y me gustaría, pero me da la impresión que pertenece a esa estirpe fallida. Lo de A.L., sin duda, no es el retrato y este grupo de familia, por lo que se ve, que le ha salido especialmente funesto. lo confirma.

    ResponderEliminar
  3. De siempre el artista ha ofrecido al mecenas genio a cambio de publicidad. En este caso, además, ofrece fondo tan luminoso como el futuro de la monarquía, tamaño de Felipe VI fuera de escala y deficiente apoyo de los pies de Elena. Un genio, AL, cuyo aspecto es bastante más humilde que sus facturas.

    ResponderEliminar
  4. Y otra cosa: el titular indiscutible en el puesto de cancerbero de la selección intelectual que se empezó a generar en el antiguo blog de F. de Azúa y que desde hace algún lustro se estabilizó completa en el blog de A. Espada habla de arquitectura del exilio en una mesa redonda en La Residencia de Estudiantes a las 19:30 h este martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que Sambricio consiga ser ameno...

      Eliminar
  5. Previsiblemente, lo importante no lo dirá el especialista, sino el cancerbero.

    ResponderEliminar
  6. Y dados los movientos de masas que me reclaman con fervor enfebrecido que rememore la alineación completa, aquí va con numeración y posicion (1, 5 y 9 dibujan el eje del equipo) en el campo antiguas.
    DELANTERA:
    11- A. García Calvo +
    10- R. Sánchez Ferlosio
    9- F. Savater
    8- F. Azúa
    7- J. Juaristi
    MEDIA:
    6- A. Escohotado
    4- M. Vargas Llosa.
    DEFENSA
    2- J. Marías
    5- A. Espada
    3- G. Bueno
    PORTERÍA:
    1- A. Trapiello

    ResponderEliminar
  7. Dicen que el cuadro gana de cerca.

    ResponderEliminar
  8. Haber reducido la pintura a una vil copia de una fotografía dice muy poco del pintor, como de la pintura. Pero después de lo que hemos visto como genialidades en los últimos tiempos, esto parece la Sixtina. Pobre hombre y lástima de tiempo perdido.

    Juan Ballester

    ResponderEliminar
  9. Ni en pintura esa familia.
    Un “real” viene de “res”;
    el otro, de "regalía".

    ResponderEliminar
  10. Escribir es decir también lo que se ha visto -si se sabe ver bien entre lo enmarañado, y ello es difícil- hacer buen periodismo; aunque se escriba mal. Pintar ha sido muchas veces complacer al vencedor, por ello retratar a las mujeres bellas era recurso paradójico -por la cortedad del escenario relatado, aunque la belleza tenga rango de universalidad- de los que amaban la verdad. Fotografiar es pintar cuando no se tiene técnica; dar testimonio sin que ello cueste mucho. Todo fotógrafo aspira a ser un buen pintor; no hay que desdeñar nunca, no obstante, a los pintores que aspiran a ser buenos fotógrafos. Yo soy de los convencidos que una de las infantas en el cuadro es inocente, al igual que Urdangarín; que creer que se puede utilizar la influencia que uno tiene, para los negocios, es una falta pero no un delito grave; que no vamos a erradicar la falta de escrúpulos de esa manera, pero que sí puede ocurrir, que paralicemos al país con represiones injustas a la vez que desmedidas; lo contrario exactamente de lo que se pretende al castigar al chivo expiatorio. Paremos los populismos destructivos que se están asomando ya por la ventana y son obviamente peores que lo que ya teníamos. El escenario de la Italia de Mussolini y de la Alemania de Hitler eran históricamente idénticos. También Hitler y Mussolini iban a arreglarlo todo, porque ellos -según ellos- podían, no eran corruptos. Es de esparar que no vaya a haber una guerra Europea en el horizonte próximo, pero los candidatos a nuevos redentores políticos dan miedo y dan pena. Mucho más miedo que pena de que terminen arruinando totalmente a España y/o nos aboquen además a una guerra.

    ResponderEliminar