3 de diciembre de 2014

Un punto

CUANDO pasen los años y los historiadores busquen precisar el paso de una era a otra (1492, 1789), probablemente no elegirán la fecha de 1969, primera conexión de internet, o 2001, atentado de las Torres Gemelas, sino la de 2014, cuando el Abc publicó esta cubierta, para edificación de sus lectoras (y lectores) y admiración de quienes, como Rafael Sánchez Ferlosio, primero en sintetizar la abeceína, pensamos que esta tiene su punto, administrado de forma homeopática como aquí.
Y bien mirado, los varones de la escena, no sé yo.





18 comentarios:

  1. Ese Abc (cultural) tiene por dentro un recuerdo para J. Perucho, aquel escritor "con cierta fatal propensión a ser feliz" al que hace algún tiempo me llevó Andrés Trapiello. Le habría gustado leer la humorada con la que hoy viene Hemeroflexia.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que escándalo! Diría D. José María Pemán y Pemartín, si levantara la cabeza.

    ResponderEliminar
  3. Y tras la caza decidieron volver en tren.
    “En rigor, todo pornógrafo es un teólogo” (Gabriel AlBiaC).
    Qué raro es todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquel que luego triunfara llegando a alcalde socialista de un gran pueblo sevillano, rubio jovencito en el mediano pueblo cordobés donde había nacido acostumbraba a embromar a su tía abuela, acogida en la casa familiar, haciendo que los varones del pueblo desfilaran periódicamente por su muy deteriorada mente senil para acusarlos de maricas.

      ―Dicen, abuela, que XX también es un mariconazo...
      ―Ya, ya lo sabía, Enriquito, alguien me lo contó. Que en el Club Cañero a él también lo habían visto haciendo el tren con otros seis o siete más...

      Eliminar
  4. Si el ABC se lanza a públicar esta escena es que el sexo está libre de casi todos los tabues, jajajaja.

    ResponderEliminar
  5. Lo que decía Plinio (o decía Borges que decía Plinio), a saber, que no hay libro malo que no esconda algo bueno, rige también para los periódicos. O mejor dicho: rige sobre todo para los periódicos, que no dejan de ser misceláneas en las que puede uno horonear a discreción. Ya somos mayorcitos, y las anteojeras, ideológicas o de las otras, para los animales de tiro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HO - HU - HA

      « HARONEAR. (De “harón”).
      1. intr. Emperezarse, andar lerdo, flojo o tardo.

      HARÓN, NA.
      (Del ár. hisp. “ḥarún”, y este del ár. clás. “ḥarūn”).
      1. adj. Lerdo, perezoso, holgazán.
      2. adj. Que se resiste a trabajar.

      SACAR A ALGUIEN DE HARÓN.
      1. loc. verb. Sacarlo de su paso, avivarlo. »

      ―Gracias, errata ―que decía Borges.

      Eliminar
    2. Las errotas nos derrotan...

      Eliminar
  6. Ya lo dijo el sabio: "Hay que joderse".
    Nos ha invadido la sicalipsis.
    ¡Por fin!

    ResponderEliminar
  7. Cada vez es más entretenido salir al bosque a coger setas.

    ResponderEliminar
  8. Se nota que al editor le llegó al alma la frase del Marat-Sade: "No habrá revolución sin una universal copulación". Y los del ABC, como buenos liberales que son, se afanan con la cosa.
    Lo que hemos de ver, si no morimos ciegos.

    ResponderEliminar
  9. Al chucho se le ve celoso, sufre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escena inversa, de maltrato, en los pueblos de posguerra: correazos moralizantes a la pareja de perros largo rato trabada en la calle. Eso sí, siempre había un defensor que gritaba: ¡déjalos que disfruten…!

      Eliminar
  10. La portada de Abc dentro de lo que puede verse en la exposición de Orsay, entre los cuadros caníbales de Goya, sus caprichos violentos, -se supone que tuvo una edición de Sade-, o el espacio dedicado a los objetos pornográficos, pues este grabado bucólico francés con sus conejitos y sus zanahorias y tanto miriñaque, cintas y lazos hoy no escandaliza. Es una escena libertina, quizás, todos de acuerdo en la bacanal. La curadora hablaba del porno chic de la prensa actual y de las redes sociales como una derivación de Sade.

    ResponderEliminar
  11. Desde que Blanca Berasategui lo dejó por otro, nada ha sido igual. Todavía guardo algunos ejemplares de aquella época...
    Ayer, lo pasamos muy bien en la presentación del libro y su frase de "país de cojos, pero no de mancos" fue genial.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  12. Y sin embargo... "¡Ay, 'sin embargo'".

    ResponderEliminar
  13. Ya se nota la llegada de Alfonso Alonso a Sanidad: nada cura tanto, tan bien y tan barato como un buen polvo. La mejor manera de compensar los recortes. Y ABC, como siempre, en la brecha, en la punta del servicio púbico.

    ResponderEliminar