17 de mayo de 2013

El caballero encantado

EL caballero encantado es una de las últimas novelas de Galdós. Empezó a escribirla en julio de 1909 en Santander y la terminó en Madrid en diciembre de ese mismo año. La subtituló "Cuento real... inverosímil", y se publicó en diciembre de ese 1909, tal como consta en la cubierta. 
Hace unos días mi amigo Martín Carrasco quiso hacerme un regalo y no pudo encontrar nada mejor. Esta tarjeta postal en la que Galdós escribe en septiembre de 1909 de su puño y letra y en Santander un fragmento de esa novela, correspondiente al capítulo IV, acaso el mismo que estaba escribiendo en el momento de enviar el tarjetón. El fragmento parece elegido al azar, en todo caso está en medio de un párrafo, hacia la mitad de ese capítulo.
Leemos: "Llamó el caballero; le franqueó la puerta una persona que la obscuridad hizo invisible. Pisando baldosines rotos, que tecleaban con ruidillos que más parecían de risa que de llanto, llegó Carlos á la sala, toda libros, toda polvo, toda mugre, llena de cosas tuertas, cojitrancas y bizcas. Los estantes se caían de un lado, los rimeros de libros no tenían aplomo. Había desequilibrios inverosímiles, infolios que se balanceaban sobre arquetas vacías, papeles de mil formas acumulados sobre mesas perláticas, sostenidos para que no los arrebatara el viento, por una mano de bronce o una pezuña de mármol". 
En la versión publicada apenas ha corregido ese fragmento, únicamente ha sustituido "arquetas vacías" por "rollos de balduque" y la palabra "viento", por "aire". También ha sustituido el subtítulo que le da en un primer momento, como leemos en el rincón inferior izquierdo: "Novela incierta".
Dirige la postal a don José del Castillo y Soriano, gobernador civil de Albacete, solicitada acaso por este al escritor como un recuerdo o propósitos publicitarios; esa persona seguramente le facilitó también el tarjetón en el que figura el membrete de la Feria de Albacete de 1909. 
Leemos esos renglones, en la letra del autor, y sentimos que en estas pocas palabras está no sólo todo el sabor de la literatura de Galdós, de prosa tan cervantina, sino el pulso de su propia vida, como latido en un trozo de ámbar.

Autógrafo de Galdós y cubierta de la primera edición de El caballero encantado, 1909.

6 comentarios:

  1. Puede que Galdós no tuviera estilo (creo que por eso Valle Inclán lo llamaba “Don Benito el Garbancero”), pero también es posible que su estilo fuese no tener estilo, escribir un poco “a la pata la llana” para recoger la forma popular de expresarse, igual que en sus novelas recogía las vivencias y costumbres de su época.

    ResponderEliminar
  2. Es curiosa la sensación cuando se rescata algo del pasado y perdido en el tiempo. Del ‘ubi sunt’ pasamos directamente a la conversación con lo recuperado. Casi parece que la postal vaya dirigida a ti, y que entre tantas cosas te diga: ‘ey, Andrés, mira lo que me pasaba: allí donde me venía una idea, allí que necesitaba escribirla, ni que fuese en un tarjetón postal’. Me pregunto si ocurrirá lo mismo con este blog, y si alguien se acercará a tus entradas y nuestros comentarios dentro de ciento cuatro años. Desde aquí saludo a tus lectores del 2117.

    ResponderEliminar
  3. Poco sabríamos del siglo XIX español si no fuera por D. Benito Pérez Galdós. Por muy denostado que fuera por algunos que le llamaban "El garbancero", retrató la historia a través de sus personajes, los episodios, y a la sociedad a través de sus novelas. Ahí está todo. Bueno y Clarín con "La Regenta".

    ResponderEliminar
  4. Puede que entre los tres mejores escritores españoles de los siglos 19 y 20 estén V.I. , BPG y JRJ y la lucha por el podio da lugar a desavenencias . Plá decía que Azorín , Blasco , Delibes ..son malos escritores , colores . Los carteros de antaño eran artistas descifrando la letra ajena .

    ResponderEliminar
  5. Eso son amigos , ya no podemos reconocer a los demás por su letra .
    Sobre lo de garbancero , Benito Madariaga : Los prestamistas y las mujeres le obligaron a escribir mucho . El caso es que Benito era muy amigo de la gloria local Jose Maria de Pereda y tenia una novia en Monte por lo que se hizo una quinta estilo indiano en el centro de Santander .
    Galdos era un hombre agraciado y gustaba mucho a las mujeres . Emilia Pardo Bazan , su amante , le escribió : eres digno del amor de la misma santa Teresa que resucitaste.
    En Cantabria tenemos a Galdos como uno de los nuestros ya que aquí escribio muchas paginas y nos da lustre
    chao

    ResponderEliminar
  6. A mi me gustaría conseguir un libro firmado (además de por Trapiello) por Zweig. Casi nada.

    ResponderEliminar