27 de mayo de 2013

Las previsiones

LAS  hace todo el mundo y a todas horas. En cierto modo no se habla de otra cosa y en  todas partes, los que las cuajan y los que las circulan, desde  el Banco Central Europeo, pongamos por caso, al último de los periódicos. Da igual del signo que sean, y pronostiquen mejoras o peoras, nunca se cumplen. Un ejemplo: alguien sale asegurando que el crecimiento de la economía será del 1,5. A los doce meses se confirma que fue del -0,5, y así con otras muchas sobre el déficit, la inflación...

Hace cuatro o cinco años (parece que fue ayer) compareció en público la entonces ministra de economía, señora Salgado: se había llegado a la cifra de cuatro millones de parados. Se mostraba enfadadísima con aquellos que vaticinaban que se alcanzarían los cinco millones. Acusó a los agoreros de saboteadores y antipatriotas, partidarios del “cuanto peor, mejor”. Algunos de estos llegaron al poder, en efecto, en parte porque prometieron devolver la cifra de parados a los tres millones, sin sospechar que año y medio después, con seis millones doscientos mil parados, se habrían dado con un canto en los dientes, como suele decirse, por haber podido plantarse en los cinco (en los cinco “registrados” en el Inem sin contar otro de los no “apuntados”).

Queremos preguntarnos entonces cómo es que si las previsiones no sirven absolutamente para nada, siguen haciéndose y publicitándose a todas horas. No es una pregunta retórica, porque esas previsiones, negadas más tarde por la realidad, van acompañadas de los consiguientes efectos negativos: a diferencia de las predicciones inocuas de un particular, las de un político tienen consecuencias muy graves, pues tales previsiones se hacen precisamente para justificar las políticas que se siguen, es decir, no son tanto previsiones como ficciones que tratan de forzar la realidad.

Los arúspices antiguos que erraban en sus vaticinios un par de veces, no lo pasaban bien, quiero decir que acababan ellos mismos con las vísceras al aire. Ahora, a los modernos, cuanto más se equivocan, más se les premia. ¿Alguien ha visto que a Fulano, que hace dos años fracasó estrepitosamente en sus previsiones, se le haya despedido y venda ahora chufas a la entrada de un cine? Sí, en cambio, que ha sido nombrado ministro de tal o presidente del banco cual. Incluso con “inri”: “No tenemos previsto subir los impuestos, incluso los bajaremos” y “la subida de impuestos ha evitado otro millón de parados” son dos frases de Rajoy, o sea, que gracias a que no se han cumplido sus previsiones estamos mejor. En fin. Supongo que es una fatalidad no poder tener mejores gobernantes, pero agradecería uno que gobernaran sin  circular sus previsiones, porque cualquier día de estos la gente saldrá a la calle no tanto porque vayan mal las cosas, que también, sino para silenciar a los que dicen que van a ir mejor sin tener de ello la menor prueba, a bulto, sólo por esa pulsión que aqueja a los tramposos y a los pícaros: apurar el corto plazo e ir saliendo del paso. Ellos dirán que sin esperanzas, o sea sin sus previsiones, no se puede vivir. Y en su caso es verdad: son los únicos que viven bien a costa de los que ya no tienen esperanzas precisamente porque sus previsiones han contribuido a quitárselas a toda mecha, confirmando con ello la famosa primera ley de Murphy: siempre se puede ir a peor, como ya preveíamos.
    [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el 26 de mayo de 2013]

10 comentarios:

  1. Ya no hay visionarios . Lo cierto es que no solo somos víctimas de las estadísticas sino del Algoritmo , la robótica acabará decidiendo por nosotros . La previsión de Kubrick creo es la más acertada .

    ResponderEliminar
  2. "Está el mundo en quexa e en tribulaçión,
    los nuestros regidores son d´ello ocasión,
    e así cresçen los males, muchos además son,
    ca cobdiçia les ciega todo su corazón".

    (Rimado de palacio, copla 191)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “Auariçia es pecado, rraíz e fundamiento
      de todos los males, éste es muy grant çimiento:
      esquiuar lo deue omne de buen entendimiento;
      ca deste nasçe al alma muy gran destruymiento.

      E a este pecado se cuenta la usuría
      e las fuerças e furtos e toda rrobería,
      echar los grandes pechos, falsa mercaduría,
      aquí son abogados en esta cofradía.”

      Hilación periodística no de don Pero López de Ayala: «Y es que»

      “Si quisieres parar mientes cómmo pasan los dotores;
      maguer han mucha sçiencia, mucho caen en errores;
      ca en el dinero tienen todos sus finos amores,
      el alma han oluidada, della han pocos dolores”.

      Y no sirva de consuelo esto último:

      "[REGIMIENTO DE PRÍNÇIPES]

      Los rreyes e los prínçipes, maguer sean señores,
      asaz pasan en el mundo de cuitas e dolores;
      sufren de cada día, de todos sus seruidores,
      que los ponen en enojo, fasta que vienen sudores. (…)"

      Eliminar
  3. "(...) ca cobdiçia les ciega todo su corazón".

    Apenas un siglo más tarde Maquiavelo reflexiona,
    con parecido "mantra", sobre el poder y sus miserias:

    HAY tanta diferencia entre como se vive y cómo se debería vivir, que quien deja lo que se hace por lo que se debería hacer encuentra antes su ruina que su preservación: porque un hombre que quiera hacer en todo profesión de bueno labrará inmediatamente su ruina entre tantos que no lo son. Por esto, un príncipe que quiera mantenerse en el poder, es necesario que sea capaz de no ser bueno, y que aprenda a actuar de un modo o de otro según le convenga.

    ResponderEliminar
  4. El corrupto por serlo no tiene porqué ser peor persona que un parado . la codicia , la competitividad , endeudarse , pasa en todos los sitios . El sistema tiene una base psicológica que emana del pueblo , los presidentes de bancos y empresas hacen lo que haríamos cualquiera en su lugar , no busquemos chivos expiatorios . No creo en buenos y malos y sí que los políticos son necesarios y mayoritariamente honrados . No estamos aún preparados para vivir en una Utopia y España tiene mucho recorrido y una Justicia eficaz , sin olvidar que nunca se han conculcado los derechos humanos en ninguna comunidad autónoma y seguiremos unidos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, cualquiera podemos ser un criminal y un sinvegüenza, viene usted a decir. ¿No es eso?

      Eliminar
  5. Decían que Agustín García Calvo en su poema "Libre te quiero" se refería a España. Y no me disgusta que así hubiera sido aunque el poema es tan abierto que puede referirse también al amor por un ser contemporáneo y a otras tantas cosas...

    Hoy, sintiendo que abuso un poco de la hospitalidad de este blog, enlazo este bonito poema y su mejor interpretación cantada.

    Creo que tiene algo que ver con la última entrada del blog. Al menos un poco de aire en este sótano de la historia.

    Canción: http://www.youtube.com/watch?v=pRYmkGwCkK0

    ResponderEliminar
  6. Por alusión : Criminal no violento ? Sí , es algo instintivo y quien no haya perdido la vergüenza por dinero que tire la primera piedra , cuanto más dinero tienes más bueno puedes ser . Eso sí condeno la corrupción abusiva y el crimen organizado ( la palabra crimen está mutando de significado )
    Acabo de escuchar la canción de G. Calvo y apuesto se refiere a Cataluña , " grande te quiero , pero no mía " y como dice el poeta " tampoco es tuya " , la patria es un patrimonio y no se elige , comemos todos de ella.
    Me recuerda " El mapa y el territorio " , una novela en la que ocurre un hecho que jamás se ha dado en la Historia de la Literatura , ficción por supuesto .


    ResponderEliminar
  7. Eso de eviscerar a los augures que suelen equivocarse o que mienten con descaro y menosprecio a la verdad, es una idea mas que acertada, a ser posible públicamente y con campanas al vuelo anunciando que en justa correspondencia a su ineptitud sus entrañas en el suelo servirán de metáfora del engaño y la malversación social.

    ResponderEliminar
  8. La dificultad para ver a Fulano, por ser un vaticinador fallido, vendiendo chufas a la entrada de un cine es que ya, ay, no van quedando cines. Y no sé si chufas.

    ResponderEliminar