28 de julio de 2014

El derecho a la inocencia

SEGÚN mis cálculos, todos nosotros nos estropeamos antes de llegar a la mayoría de edad, de imprecisos contornos.  La edad de oro en la vida de un hombre, y claro, de una mujer, anda entre sus seis o siete años y los doce o trece, es decir, entre el uso de razón y lo que podríamos señalar como abuso de raciocinio, o sea, desde el momento en que un niño empieza a discernir aquellas cosas que pueden hacerle  o hacer daño (meter los dedos en los enchufes, beberse la lejía, tirar al hermanito por el balcón) y aquel otro en que, por una anomalía incomprensible, empieza a hacer únicamente las que le perjudican, creyendo además que son las únicas que le son beneficiosas. De ahí que cada vez que nos cruzamos con muchachos que no han alcanzado aún la mayoría de edad, la que acabará con ellos, sintamos una grandísima simpatía, tanta como nostalgia de nuestra propia juventud y un profundo respeto hacia ese sentimiento que les hace creerse invulnerables, aunque sepamos después que acaso por eso mismo nunca serán más vulnerables que entonces.
Así que cuando se nos hace testigos de un atropello o un abuso conducente a quebrar, someter,  humillar o acabar con la vida de esos jóvenes, quedemos anonadados, inermes, rotos. 
Acaba de suceder. Al asesinato de tres adolescentes judíos en Israel por razones de raza, ha seguido el talionesco asesinato por la misma sinrazón racista de un muchacho palestino de parecida edad, dieciséis años. La autopsia de este último ha revelado que fue quemado vivo. El hecho de que los primeros volvieran de una fiesta haciendo autoestop y el segundo paseara tranquilamente por una calle de su ciudad en el momento de sus secuestros, hace de estos crímenes algo aún más terrible. Como si se hubiese atentado no sólo contra su vida, sino contra la vida misma, contra la alegría de vivirla y la esperanza de cumplirla. Y por eso está justificado que alguien, incluso a miles de kilómetros y ajeno a esa sorda y sórdida guerra entre judíos y palestinos, haya llorado desconsolado al conocer la noticia. ¿Qué castigo habrá para unos crímenes como esos?, se pregunta. Y le embarga a uno una grandísima tristeza, porque piensa que los crímenes contra la inocencia y la alegría de los adolescentes podrá castigarse, pero ¿cómo perdonar, se dice, lo que atenta contra el derecho a la inocencia y la alegría de todos?
    [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el 27 de julio de 2014]

13 comentarios:

  1. Sólo hay una solución. Recabar de los archivos de Gran Bretaña, que entonces administraba el territorio palestino, la situación de aquel lugar antes de 1948. Traer todos los datos y títulos de posesión: De quién era cada tierra, cada casa, cada campo... Y devolverle a cada uno o a sus herederos lo que era suyo: la casa donde vivía, la tierra que cultivaba, el lugar donde tenía su granja o rebaño... Lo que les fue usurpado. No se puede robar a la gente el sitio donde vivía y trabajaba. Esos árabes no tenían culpa del holocausto judío ocurrido en Europa y no debían pagar las consecuencias. Las cosas se hicieron muy mal y hay que volver, en lo posible, a la situación anterior a 1948. Con toda esa documentación, un comité designado limpiamente por las partes en conflicto o, en su defecto, por Naciones Unidas, debe aprobar un dictamen de justicia, que ha de partir de devolver a los árabes lo que en su momento les fue usurpado. Y sólo a partir de ahí podrá hablarse y edificarse la paz. De lo contrario, me temo que no habrá paz nunca y todos vivirán en una situación de temor y violencia, pues sobre la injusticia no puede construirse nada sólido. Los ataques vendrán por el aire o por el suelo o por el subsuelo, pero vendrán. Y así por los siglos de los siglos. Todo lo demás son pamplinas. A grandes males, un gran remedio: volver a la situación anterior a 1948 y desfacer el terrible entuerto que entonces se cometió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El único enfoque posible, el suyo. La única solución, la que usted propone. Lo demás, pamplinas. Es estupendo, oiga.

      Jorge Martín

      Eliminar
  2. Y los 80 niños que asesinaron los terroristas rusos ?, separatistas corruptos que solo les importa lo suyo , Putin durará poco .
    Palestina no detuvo a los asesinos de los tres jóvenes y provocó una respuesta esperada , los terroristas de forma sutil usan la población civil como escudo humano , víctimas propiciatorias que forman parte de la estrategia . Israel detuvo y condenará a los que quemaron al joven palestino , también rescataron un secuestrado estadounidense de etnia palestina . El gran problema de Asia es el enfrentamiento entre sunníes y chiíes , ahora el bueno es El Assad , Iran y los Kurdos ; Israel está en medio de la guerra mundial contra una Al Kaida cada vez más potente y ya no tiene la amenaza de Iran ni respuesta por los países capitalistas del Golfo Pérsico . No obstante la respuesta de Israel ha sido desacertada y es condenable ; tengo dudas se puedan considerar técnicamente terrorismo de Estado , ahora el derribo de un avión es un crimen contra la humanidad y los autores acabaran en los tribunales .
    No olvidemos las bombas que nos pusieron en Madrid y Londres , al fin y a cabo Estados Unidos ( como siempre ) e Israel están dando la cara por los europeos . Estoy con Israel , muchos israelitas son sefarditas , no creo que vivir en Israel sea un chollo , nadie en principio está preparado para entrar en combate y los jóvenes israelitas hacen 4 años de servicio militar con estres bélico , en una guerra ambos son víctimas , si hay garantías Israel aceptará un Estado en Palestina Cisjordania . La táctica es buscar la rendición de las facciones palestinas y quedarse con Gaza como botín , el conflicto actual será muy largo , he leído que se combate cuerpo a cuerpo . Hay mucho odio y vemos los toros desde la barrera , pero está guerra va para 50 años y cierto es la historia de una catástrofe y una ignominia , pero que el 87 por ciento de israelíes estén a favor de los bombardeos son muy a tener en cuenta .



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que Putin durará poco? Es usted un lince.

      Eliminar
  3. Lleva usted razón. De seis o siete / a doce o trece años, / la edad de oro. Entre la plata inconsciente y el definitivo bronce con aleaciones cada vez menos justificables.

    ResponderEliminar
  4. "Todas las fronteras que ha habido en la Tierra desde que hay hombres y una comisión que vigile si son o no reales: la academia de las Fronteras. Un diccionario de fronteras, corregido a cada nueva edición. Una evaluación de los gastos que comportan estas fronteras. Los héroes que han muerto por ellas y sus descendientes que les quitan la frontera debajo de sus tumbas. Muros en sitios donde no deben estar, y sitios donde habría que levantarlos en realidad, si no fuera que desde tiempo están ya en otro sitio. Los uniformes de guardias de frontera que han muerto y los desaguisados que tienen lugar en los pasos difíciles, las eternas infracciones, corrimientos y terrenos movedizos. El presuntuoso mar; los incontrolables gusanos; pájaros que van de un país a otro, propuesta de exterminio de estos pájaros".

    "La provincia del hombre", E.Canetti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Planeta Tierra: Sufridor colateral de la gran locura programada.

      Eliminar
  5. Yo no lloro por un judío asesinado, lloro por él y los cien más palestinos cada día. Cientouno. Los que sobreviven lo hacen con odio. Shalom? pamplinas!. Fascistas!

    ResponderEliminar
  6. Bebés y niños asesinados cada día en Gaza. Por bombas impersonales, apolíneas, desde lejos.

    ResponderEliminar
  7. NO a la guerra de Irak, NO a los recortes, NO al Gurtel

    Sí a la guerra de Siria, Sí al aborto libre, SÏ a los Eres andaluces

    NO al inhumano Israel, Sí a la pacífica Palestina.

    Anónimo 123

    ResponderEliminar
  8. ¡Cuánta anónima bobada! Cuando un adulto tiene maneras de párvulo solo se dicen bobadas, malvadas además.

    Jorge Martín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son maneras de párvulo, sino una carcajada dedicada a las primeras estrofas de ese decálogo ridículo y ramplón llamado "lo políticamente correcto" con el que desayunan tantos cerebros vacíos para tener algo de criterio antes de salir a la calle. Maniqueísmo simplón que genera, eso sí, muchas bobadas malvadas. De una biblia repulsiva se ha pasado a otra para tontos. Y lo patético, adulto amigo mío, es no darse cuenta de que practicando el amén y la genuflexión ante altares mucho más hipócritas se integra uno en la muchedumbre gregaria.

      Eliminar
  9. Si me preguntan : crees que las nuevas generaciones serán mejor que las anteriores , la respuesta inmediata sería No . Podría pensar de que forma podríamos ser mejores persones y tal , pero es imposible dar con la tecla , ni siquiera el arte ha servido para parar las barbaries . En la condición de la razón humana siempre prevalece la táctica del avestruz .
    Hace poco vi la Gran Ilusión de Renoir , una obra maestra sobre la primera guerra que corrobora lo que digo , hace 100 años la gente era mucho más humana .
    Hay un texto hasta hace días de Miguel Hernandez que dice :
    Porque el gato más valiente
    si sale escaldado un día
    huye del agua caliente
    pero también de la fría .
    Detrás de la guerra hay mucha cobardía del poder , no todos somos iguales ante ella .

    ResponderEliminar