10 de diciembre de 2011

Aire con marca de agua (impromptus sensitivos,1)

DEBERÍAMOS poder arrancar de cada cosa o persona con la que nos rozamos sin querer la música que atesoran las copas de cristal. Compensarnos unos a otros de ese modo.
* * *
SAQUÉ del pozo la luna que se reflejaba en él. La tuve en el pozal unos minutos y al rato hubimos de devolver su altura a su profundidad, porque se nos ahogaba fuera, como un pez.
* * *
VINO flotando por el aire caliente del verano el perfume de las rosas, y  el aire tuvo con ese perfume su impronta propia, su marca de agua como si dijéramos.

Henri Martin, Les rêveurs ou les promeneurs. Capìtolio de Toulouse, 29 de noviembre de 2011



5 comentarios:

  1. luna creciente, alevín que colea
    luna menguante, luz que claudica

    ResponderEliminar
  2. Yo nací a orillas del Atlántico y no lo noto, pero hace poco me comentó un rumano " que salado sabe el aire que se respira en esta ciudad ". Saludos, Manuel E.

    ResponderEliminar
  3. Unos versos inmensos.
    Gracias por el tintineo del cristal.

    ResponderEliminar
  4. La luna en el pozal, ahogándose como un pez. Preciosa imagen. Es como un haiku largo. Dan ganas de dejarlo en 17 sílabas, pero no sé... Saludos

    ResponderEliminar
  5. A propósito de la música de las copas de cristal: 'Si mi alma fuera de oro, Calicles, ¿no crees que me sentiría contento al encontar alguna de esas piedras con las que prueban el oro, la mejor posible, a la que aproximando mi alma, si la piedra confirmara que está bien cultivada, yo sabría con certeza que me hallo en buen estado y que no necesito otra comprobación?'
    (Platón Gorgias, 486d)
    Atentos saludos

    ResponderEliminar