30 de diciembre de 2011

De Nacional II, el Emocionante, a ¡Torrontegui! (aguafuertes ibéricas, y 2)

ES uno de los escritores más conocidos, sus libros se traducen a más de trescientos idiomas en más de siete mil países, en algunos de los cuales vende miles de millones de ejemplares a toda clase de civilizaciones, incluso a las tribus sin civilizar, es académico, su salud le permite caminar a la pata coja y apretar las nalgas al mismo tiempo, es “serio candidato” (así lo dicen "los medios") al premio Nobel de Física, de la Paz y de Literatura y publica en los más importantes e influyentes periódicos del mundo un artículo semanal en el que invariablemente se muestra disgustado, irritado, decepcionado, indignado, asqueado, cabreado por la marcha del mundo y en especial de España y de los españoles, que le producen gran disgusto, irritación, asco, cabreo y muchas náuseas.
Hemos de agradecer, no obstante, que la vida haya sido tan generosa con él (y de paso con nosotros) y hacemos votos para que siga siendo igual de generosa, porque asusta pensar lo que ese hombre sería capaz de escribir a poco mal que empezaran a irle las cosas.
* * *
"SE frota suavemente el remate del glande con su mano derecha y repite: "¡Torrontero! ¡Torrontegui!". "Aforismo" leído en Escaramuzas (2011). De su autor, tan simpático como  desmesurado por lo general, podríamos decir aquí lo que dice él de otros en su libro: "inefable", no porque falten palabras para contarlo, sino porque sobran, como también solemos decir de alguien que es "ínclito" cuando no debería serlo.

El Rastro, 18 de diciembre de 2011.

5 comentarios:

  1. Admiro a los dos, aunque por mi carácter y forma de ser me identifico más con Andrés Trapiello que con Javier Marías. Me produce mucha tristeza, admirado Andrés, vuestras desavenencias.
    Y a pesar de los pesares, el hecho de que Javier Marías sea un buen escritor no empece para que Andrés Trapiello también lo sea y viceversa.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Piezarza: créame que no he pensado en ningún escritor concreto. Ese escrito mío es sólo un retrato robot del intelectual melancólico tal y como lo describe Jordi Gracia en su estupendo panfleto. Y como en toda caricatura, los rasgos están un poco exagerados. También le agradezco contarle como lector, pero no se amohíne por esto, que no hay razón. Un saludo. AT.

    ResponderEliminar
  3. Pues para que la caricatura sea completa solo faltaría decir que hacía volantines, jeje. Bueno en serio, suscribo el comentario de Piezarza, admiro y leo (y compro) a ambos escritores pero no me preocupan las desavenencias, son gajes del oficio, no llegará la sangre al río y han dado lugar a escritos interesantes y divertidos. Ambos son incisivos aunque la mordacidad de Andres es mucho más hilarante.

    ResponderEliminar
  4. Podría ser JM, como podría ser APR. Dios los cría y el artículo semanal los disemina, prietas las nalgas, eso siempre. Feliz año, don Andrés.

    ResponderEliminar
  5. Las desavenencias entre escritores son buenas e incluso necesarias, no tenemos que dar la razón por darla y quien pretende le den la razón es un tonto o un loco, según el refranero, que por cierto es de lo poco en que podemos creer. Hay gente que genera polémicas para vender más, personalmente nuca leeré un libro de un escritor que no tenga blog de internet donde dejar comentarios, saludos Manuel

    ResponderEliminar