25 de diciembre de 2011

Il miglior fabbro

TODOS los 24 de diciembre mi padre recordaba durante la cena de Nochebuena la suya de 1937, en la trinchera, frente a Teruel. Todo ello quedó contado en este escrito que se publicó en El País precisamente otro 24 de diciembre de 1998. Desde entonces he sido yo quien cada Nochebuena, en algún momento de la noche, he recordado a mis hijos, por recordarle a él, aquella otra, mítica en la Historia de la Guerra Civil. Un recuerdo que parece nacer solo, como agua de pozo artesiano. ¿Durante cuánto tiempo brotará, de quién, de quiénes apagará la sed, que es lengua natural de la memoria? 
Hace dos o tres años nuestra amiga Ana Alonso Martínez encontró entre los álbumes familiares, al deshacer la casa donde habían vivido sus padres, este en el que hay un centenar de fotografías originales del Marqués de Santa María del Villar, inéditas, supongo. Son vistas del frente de Aragón y de la entrada de las tropas nacionales en Teruel, a cada cual más extraordinaria y sobrecogedora. ¿Pero es legítimo hablar de belleza entre las ruinas? En realidad lo extraordinario, aquello que nos admira tanto o más que la belleza, es haber sobrevivido, recordarlo, saber que nosotros, hijos de un vivac, nacimos de entre aquellos escombros, y que un año se eslabona a otro en la fragua del tiempo, ese herrero, il miglior fabbro, que trabaja solo.





Marqués de Santa María del Villar: 1. Huesca, camino para circular en la ciudad; 2. Teruel, Seminario; 3. Páginas del álbum. 1937-1938.








10 comentarios:

  1. Preciosa entrada, magnífico artículo que dice verdad.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa entrada, de recuerdos que se comparten en muchas casas, en cada una los suyos.
    Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  3. Aunque la vida sea del todo inverosímil en las fotos, en las que guardo de mi padre (nació en 1905) hay esta misma mezcla de dignidad, tristeza y belleza resistiendo en ellas, y a pesar de ellas. El tiempo que pasa (mientras uno a veces las mira) se iguala al de aquellas imágenes, y se vuelve cálido, frío, lento, relativo y mientras las sigas mirando, de tarde en tarde, bueno.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Andrés por este hermoso y cálido regalo de navidad. En él coinciden otras batallas de ese mismo 1937, donde otros padres y abuelos fueron igualmente marcados, y con ellos muchos de sus descendientes que hoy, gracias a ti, de nuevo les recordamos.
    Carlos

    ResponderEliminar
  5. For unto us a child is born.
    Feliz navidad.

    ResponderEliminar
  6. La fotografia es un arte que no siempre tiene por que mostrar belleza, muestra la historia y denuncia las tropelías contra los derechos humanos, además las cámaras antiguas no permitían manipulaciones de imágenes como las que se pueden dar ahora, creo que los reporteros de guerra deberían usar cámaras antiguas para que sus fotos no puedan ser manipuladas por intereses editoriales o de otro signo, saludos Manuel

    ResponderEliminar
  7. Feliz Navidad para usted y su familia, salud y muchas cosas buenas, entrañable el artículo sobre las memorias de la guerra de su padre. Esas generaciones contaban para que no olvidaramos.

    ResponderEliminar
  8. Del Villar. El fotógrafo es el marqués de Santa María del Villar.
    Excelente post. Felicidades.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, respondiendo a un señor anónimo llamado Manuel. El primer reportero gráfico archiconocido de nuestra historia podría decirse que fue Goya. Todos lo sabemos. ¿No hay belleza en el 2 de Mayo por atroz que sea? A mí me parece que sí. ¿Cree una frivolidad decirlo? A mí me parece que no. ¿Es por la distancia del tiempo que nos separa de ese acontecimiento que hace posible decir que hay belleza en el 2 de Mayo? Tal vez. Recuerde usted también las Pinturas Negras, bellísimas todas y atroces a la vez. Sencillamente, no está reñida la belleza con lo triste (pasado o presente)de un acontecimiento histórico. Cuando alguien se pone frente a un paisaje, o persona, con una cámara, sea ésta del siglo pasado, o actual, hay una predisposición a captar "algo" bajo un subjetivismo ineludible, (sea artista, o no lo sea, quién realice la fotografía) y ese momento, además, ocurre bajo una "estética" concreta (que escapa del propio autor de la foto)y que está al otro lado, en el paisaje mismo, en la persona en sí fotografiada. Si somos capaces de transmitir lo que queremos expresar al disparar la cámara... et voilà la BELLEZA!! Eso creo yo ;D Saludos ¡Feliz Año Nuevo a todas y todos!

    ResponderEliminar