22 de diciembre de 2011

Un tranvía

¿DE dónde procede el misterio de ese viejo tranvía? ¿De dónde su poesía, su salmodia? ¿Del monótono traqueteo que lo anuncia, que le sigue como un perro perdido? ¿Del óxido que habla en su lengua vernácula? ¿De esa luz herrumbrosa que alumbra hacia adentro, como candil de aceite? ¿De un eterno retorno sobre raíles? Juan Manuel Bonet nos lo acercó, con esta carta: "Justo unos minutos antes de leerte, le había enviado de regalo electrónico a Galano este cuadro de Jakub Schikaneder, un pintor praguense simbolista maravilloso, que ya menciono en La ronda de los días, pero del cual no conocía esta imagen, encontrada en una estupenda web, a la cual ya me había asomado alguna vez, y en la que hay no pocas maravillas, especialmente por el lado del realismo mágico y similares. Abrazos. JM". ¿Es del novecientos esa escena? Es de ahora mismo, y lo es su misterio, el negro y dorado tulipán que nace ahora de un bulbo comprado un siglo atrás.



7 comentarios:

  1. Me parece precioso el cuadro, tu texto y, sobre todo, el neologismo "tupilán", ave nocturna, mitad flor umbría, mitad tucán de cristal de Bohemia.

    JMJurado

    ResponderEliminar
  2. Gracias, José María. Lo extraño de las erratas es que cada uno ve las que estaban destinadas sólo a él. M. leyó la entrada ayer y no advirtió ninguna, siendo tan corto el escrito (por no hablar de mí, que lo di por limpio). El propio J.M.B. me corrigió sólo una, un envío por envió (que corregí por la palabra acercó), pero tampoco vio él ese tupilán, por tulipán, que nos señalas, como tú no viste la que él vio. Lo misterioso es que aún quedarán ahí otras erratas más, que por mucho que miremos no seremos capaces de descubrir. Las erratas sólo les son reveladas al elegido, el único que puede arrancarlas de un etxto como Arturo arrancó de la roca la espada Excalibur.

    ResponderEliminar
  3. Dibujo de la muerte no iba a ser Debajo de la muerte?

    ResponderEliminar
  4. Y una errata convirtió "si pierdo la memoria, qué pereza", en "si pierdo la memoria, qué pureza", acaso el único verso memorable de su autor.

    ResponderEliminar
  5. un Tranvía llamado Perseo
    un Expreso llamado Pavía


    un etarra llamado Errata
    qué mala pata
    la garrapata

    ResponderEliminar
  6. Cuando veo un tranvía siempre me acuerdo del trolebus, aquellos autobuses eléctricos en los que tanto viaje . Un tranvía llamado deseo , el inicio del insuperable M. Brando. Que ojo tuvo Tennessee Williams cuando lo eligió para protagonizar su obra. Muy bueno lo de Perseo, saludos, Manuel

    ResponderEliminar