27 de diciembre de 2011

Timos de mayor cuantía

A los timos de mayor cuantía, para evitar a los timados el sofoco de parecer idiotas, los sacan a escena con el aparatoso nombre de estafa. Ha sucedido con esos cuadros falsos que ha puesto en circulación una galería de Nueva York. Se diría que diecisiete millones de dólares invertidos en  pollocks, motherwells, dekoonings falsos, son muchos para llamarlos timo, ¿pero no parece, al fin y al cabo, una versión del de la estampita? Uno, que se toma bastante a pitorreo la beatería contemporánea en lo que al arte se refiere, se sonríe de medio lado ahora, preguntándose qué diferencia un pollock auténtico de otro falso, y quién, sin mirar el bastidor, la tela, la composición química de los pigmentos o la documentación adjunta, pondría la mano en el fuego por su autentificación. Dicho de otro modo: en una cata ciega de pollocks no habría nadie en el mundo capaz de distintiguir uno falso de uno auténtico. Por ello cabe concluir que sólo los hace distintos una cosa: el precio, o sea, lo único que no tiene absolutamente nada que ver con el arte.

Hemeroflexia propone a sus curiosos y sagacísimos lectores, para solaz de estas entrañables fiestas, adivinar cuál de los tres pollocks que aparecen en la imagen es falso, cuáles están reproducidos al revés y cuál es sólo un fragmento del cuadro. Al ganador o ganadores del concurso, Hemeroflexia, integrante de la TICTAN (Tercera Internacional de Cuadros Torcidos ante Notario), les premiará con un pequeño pollock falso del tamaño de una estampita o, en su defecto, si Pollock no fuere artista de su agrado, diecisiete millones de dólares, en sendos billetes, y decimos sendos porque serán de ocho millones y medio cada uno, para poder ponerlos uno debajo y otro encima del famoso mazo.





20 comentarios:

  1. El 1 es fragmento verdadero, el 2 esta reproducido al revés, verdadero y el 3 es falso. Personalmente me gusta más Basquiat o Lichtenstein , pero Pollock es el top y para gustos y bolsillos se hicieron los colores .Manuel

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, ja, mira que no me gusta dejar las risas escritas en papel pero mi boca acaba de soltar una carcajada que casi se le salta la dentadura del brinco que ha dado.
    Las tres chafarrinadas son absolutamente verdaderas, solo hay que apreciar su magnífica textura, sus policromos, su gravedad exquisita, para darse cuenta de ello.
    En cuanto a si están o no puestas del revés, en horizontal o en vertical, ahí no he de entrar yo que no me incumbe. Pero sí les diré que cualquier combinación es admitida de muy buena gana, que esta es la gran ventaja que tienen sobre los excelentes lienzos de algunos hiperrealistas con sus reflexiones sobre el sentido de la existencia humana y sus cagarrutillas encima de la fruta madura.
    ¿Hay quién dé tanto por tan poco?

    ResponderEliminar
  3. Pues no comparto su opinión en este tema, señor Trapiello. Una obra de arte es una obra de arte y no hay nadie que pueda calificarla. Eso es lo bueno del arte que a unos puede gustar y a otros no, esa es la libertad. Además, son preciosos porque están hechos con un lenguaje actual...

    Andrés, cuántos años oyendo estos razonamientos, cuántos años que se suman a los que tuvo que oír Ramón y cuántos años que tendrán que sumar a todos estos nuestros hijos. El problema no es el tinglado; el problema es el daño que ha hecho el tinglado sobre el sentimiento de la pintura, que es el sentimiento humano original más aniquilado que existe. ¿podrá el hombre sobrevivir sin él? Por las señales que se van viendo, parece que si.

    Un abrazo para toda la familia. Juan Ballester

    ResponderEliminar
  4. Yo cuelgo mis polocs del revés; incluso tengo alguno con la pintura (la flor) contra la pared y el bastidor (la carne) a la vista de ahí que no sabría decir...Póngame, don Andrés unos "azuletes" kleinesianos verdaderos, falsos y del revés (incluso verdes)y verá que ahi si; con éste estoy más puesto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Jeje, no estoy de acuerdo pero reconozco que es una "ingeniosa verdad"

    Alberto

    ResponderEliminar
  6. El Nº 1 es un fragmento verdadero, el Nº 2 esta reproducido al revés (verdadero), el Nª 3 es falso.

    Luis

    ResponderEliminar
  7. no hay más que ver esos cuadros: Pollock era un Indignado avant la picture

    ResponderEliminar
  8. Pero vamos a ver (al comentarista que dice que "una obra de arte es una obra de arte y no hay nadie que pueda calificarla"): si esa tautología fuese cierta ¿le daría a usted igual tener en su casa un pollock "falso" que un pollock "auténtico"? Dicho de otro modo: ¿a cuento de qué andaría la gente debatiendo si son falsos o no los dichosos pollocks? Bastaría con dejarlo en que son "obras de arte" (signifique eso lo que signifique) y en que nadie puede calificarlos...

    De todos modos, uno, modestamente, sí se atreve. Los pollocks son moñigos.

    Sólo que, además, cuando son auténticos son como cheques firmados por el sr. Botín, mientras que cuando son falsos son como cheques firmados por alguien que ha imitado la firma del sr. Botín.

    David Fdez.

    ResponderEliminar
  9. El arte tiene mucho de fetichista. Un cuadro de Un cuadro de Pollock, hoy, vale lo que vale porque es de Pollock. Parte de su valor está en que es parte de la historia del arte. Y así es con Pollock y con todos los nombres. Un poema inédito de JRJ, por malo que fuese, se lo rifarían todos los suplementos culturales. Valga lo que valga la obra de arte, cuando el autor se ha hecho un nombre, la obra es el nombre.

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno el comentario anónimo, diría que lo que usted dice es la mediocridad del arte; el ser apático y la voluntad de otros por hacer bello un nombre "con prestigio" aunque sea en un sólo poema que no gusta a nadie.
    Habría mucho que decir de este tema, pero ya sabemos lo que hay.

    No puedo opinar de lo que no entiendo, de casi nada. Si usted me dice que esos cuadros son cables para reciclar o neuronas en fase terminal, quizás me lo creería.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. No tenéis ninguno ni zorra idea de lo que habláis. Yo no digo que Velázquez sea malo, pero que alguien me demuestre que es pejor que el Pollo ese. La gente no es tonta y si Pollo se vende bien, por algo será. No hay que estar anclados en el pasado en esto del arte. Hay que estar al día y respirar con tu tiempo. Sois unos catetos.

    ResponderEliminar
  12. Señor anónimo, es usted la prueba hecha carne de que la gente, efectivamente, no es tonta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Yo debo de ser muy mala, pero me he reído mucho al leer que ese señor belga (ex gerente de Goldman Sachs) pagó 17 millones por un Pollock de 1950 falso, pintado con pigmentos futuristas.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, después del comentario sublime del sr. "ni zorra idea", creo que los demás ya podemos callarnos puesto que difícilmente admite réplica (salvo que sea un "agente provocador", que todo podría ocurrir).

    Pero igual se me permite una acotación a lo que ha dicho otro anónimo ("Un cuadro de Pollock, hoy, vale lo que vale porque es de Pollock...")

    La cuestión, evidentemente, no es ésa. Primero, porque valga lo que valga, como cuadro no deja de ser -insisto- un moñigo: el dinero que se pague por él (ya sea 0´01, ya sean 100.000 millones) es irrelevante, salvo que hablemos en términos estrictos de inversiones y mercados. Y segundo, porque a diferencia de ese supuesto inédito de JRJ que "aunque fuese malo se lo rifarían los suplementos", el problema con Pollock es que nada de lo que hizo vale absolutamente nada (insisto: como obra. Como producto de inversión, es posible que supere a muchos fondos existentes en el mercado, pero claro, eso nos lleva de nuevo al problemita de la autenticidad). David Fdez.

    ResponderEliminar
  15. Insisto: no tenéis ni idea, vosotros os quedasteis en Velázquez y ya está. ¿Entoces la pintura se terminó allí? Venga, hombre. Y antonio López, y Sorolla, y tantos otros, y también Pollock, ¿no son grandes pintores? Venga hombre, dejaros de historias.

    ResponderEliminar
  16. Hay miles de grandes pintores, destaco a OSCAR DOMINGUEZ, Duchamp, Picasso, Klee, Kandinsky, Dali. Lopez y Sorolla no están en el Top 100 a no ser que lo español nos marque los gustos. Ya nombre a Basquiat y Roy y el post nombra a Motherwells y de K., es muy dificil engañar a alguien de Goldman - Sachs , los tontos estaban en Lehman B. De hecho Paul Sachs creo el museo Fogg y fundó el MOMA , esta firma dono cientos de obras de grandes artistas al museo de Harvard ( que posee 25000 obras ) . Si por los Pollocks se paga ese dinero ( no es el récord por un Pollocks ) será que lo valen. Manuel

    ResponderEliminar
  17. Vaya un Pollock que se ha montado. Yo personalmente no me he quedado en Velázquez (aunque no me importaría nada: es mi pintor preferido), e incluso he visto las recientes exposiciones de Antonio López y Sorolla (curiosamente, los únicos que cita el Anónimo además de Pollock -si no es suya también la nota siguiente; no lo atribuyamos a ignorancia, sino a mera casualidad). No deja de ser cierto, sin embargo, que distinguir un Pollock falso de uno auténtico, salvo que sea por la fecha de los materiales, no debe ser cosa nada fácil. (Aunque, hablando de materiales, el afamado Rey del Pollock Frito no debe tener problemas con el suyo; pero no vamos a freír todos los demás para salir de dudas, digo yo).

    ResponderEliminar
  18. Hay que distinguir entre el valor de mercado de un bien y su valor intrínseco. La bolsa es un buen ejemplo: a veces, como ahora, las acciones de compañías sólidas tienen un valor bajo debido al momento que vivimos, o a rumores... Se dice que a largo plazo el mercado pone a todos en su sitio; esto es cierto para mercancías, pero para intangibles como el arte la cosa se complica, pues, en efecto, se han convertido en objetos de inversión, y ahí es donde se disocia su valor de mercado con el "real", el ligado a su calidad. Si se pujara por la facturas de las obras no tendríamos ese "ruido"; el problema, si lo es, consiste en que el arte se convierte en un valor refugio, algo que no es nuevo ni mucho menos. Pienso que en el origen debe haber calidad, y eso lanzaría la obra de un autor al mercado, pero en casos como el de Pollock esa calidad parece discutible en cuanto efímera y patrimonio de una minoría. Por el contrario, en obras como la de Velázquez, o Van Gogh, o muchos otros, hay consenso. A mí me parece que un bluff, una vez que se genera, puede ascender a cifras astronómicas, y a ver quién lo desbanca luego, pero eso no impide que muchos lo sigan viendo como un bluff.

    Siento la extensión, el tema es muy interesante.

    ResponderEliminar
  19. Los tres son falso, ya que son "reproducciones"... ;-)

    ResponderEliminar
  20. el primero es un fragmento, el segundo al revés y el tercero es un falso. Con Pollo_ck las respuestas, en todo caso, son intercambiables. J.

    ResponderEliminar