18 de diciembre de 2013

Chau chau

UNO, como la mayoría, sólo se entera de lo que cuentan los periódicos. Incluso quienes se tienen por protagonistas de las noticias (los políticos, por ejemplo) los leen cada mañana  para saber qué han hecho y pensado ellos mismos la víspera y qué habrán de pensar, hacer y decir ese día, en consecuencia.
Y así, nos enfrentábamos ayer a estos titulares: "Mas se abre a cambiar la pregunta de la consulta si la pacta con Rajoy" (La Vanguardia) y (El País): "Mas pide una reunión con Rajoy en busca de una contraoferta atractiva". Ambos periódicos recuerdan que Mas votará "sí" a la independencia. 
Bueno, ¿entonces para qué pide Mas una reunión? ¿Rebajas, saldos? ¿Veinticuatro horas después y ya quiere cambiar una pregunta que le ha costado años pactar? ¿Ese es el respeto que les tiene a sus socios y secuaces? ¿Y qué le importa a él la reforma de una Constitución que ni respeta ni piensa mantener, tras el referéndum, si lo gana? ¿Y qué entiende por atractiva? ¿Oír decirle a Rajoy que le parece bien el referéndum y su sí? ¿Busca en él el cariño verdadero y su comprensión, como aquel marido buscaba uno y otra en la esposa a la que acaba de contar que lleva siéndole infiel treinta años con una amante con la que piensa casarse? "No lo podréis evitar", ha advertido también Mas de forma terminante, en la entrevista (y ese chalaneo del tuteo, ¿a qué vendrá?).
A menos que todo sea la fantasía de una noche tropical: que Mas no piense votar, que le dé igual el sí o el no y que todo esto se reduzca a lo que decía aquel moro viejo en un mercadillo marroquí, harto del regateo de un turista español: "Paisha, ¿comprar o chau chau?"...

El Rastro, 15 de diciembre de 2013



22 comentarios:

  1. Pues sí, chau-chau, más que nada. Aunque también pudiera ser que, tras la euforia de un acuerdo que parecía dificil, algunos le estén empezando a ver las orejas (y hasta os colmillos) al lobo de una pregunta doble endemoniada. De ahí que el propio Mas haya anunciado la invalidez de los votos que después de contestar "no" al primer interrogante, contesten igualmente "no" al segundo. ¿Pero no se trataba de conocer la opinión real de la ciudadanía catalana?

    ResponderEliminar
  2. Cuatro bragas, cinco euros: los héroes están en ese salto mortal del cartel y la furgoneta y no en las generalidades. Que Sara la Negra, muchísimo más que a Mas, a ellos los proteja.

    ResponderEliminar
  3. La política como la literatura está hecha de símbolos. Pla de dijo en una ocasión a Tarradellas que en Cataluña se fabricaban muchos calzoncillos pero no había suficientes culos para "ocuparlos". Desde el inicio de la transición los catalanes han dado suficientes muestras de "seny", sentido común, y razón de estado. La mala disposición del gobierno Rajoy ante el nuevo estatuto y la cuestión nacional, su impugnación, la imposibilidad de ejercer una fiscalidad por parte de la Generalidad y la crisis sobrevenida han sido los detonantes para la radicalización de las posturas soberanistas. Un símbolo: La nación catalana hubiera bastado para una convivencia pacífica y amigable en los siguientes 30 ó 40 años, pero se frustró con la recurso al Constitucional y ahora los símbolos se han convertido en simbología y por lo tanto han dejado de tener un carácter decorativo y han pasado a ser armas para el combate y por ese camino aunque España gobernada por Rajoy gane la batalla inexorablemente perderá la guerra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el inicio de la Transición (¿y antes?) los catalanes (nombres y apellidos, please) han dado suficientes (que están, ¿perdonándonos la vida?) muestras de seny, sentido común (¿esto es distinto del seny?) y razón de estado (ejemplos, please). Y responda antes de 30 o 40 años, please.

      Eliminar
  4. Lo que busca Mas lo explica muy bien el excelente Francesc de Carreras en su artículo "Objetivos cumplidos":

    http://politica.elpais.com/politica/2013/12/13/actualidad/1386965365_162356.html

    ResponderEliminar
  5. Mucha idiosincrasia y naciò y els Segadors, pero al final -todos lo sabemos- es "Todo por la pasta (gansa)".

    Sobre el origen de la expresión "pasta gansa", ver

    http://origendeexpresiones.blogspot.com.es/2010/06/pasta-gansa_13.html

    ResponderEliminar
  6. El Sr. Mas busca dar una pátina dialogante a su ya decidido plan. Plan, por otro lado, de largo recorrido. Dice apoyarse en una realidad objetiva, pero poco habla del papel de su partido (y sus respectivos gobiernos) en la creación de dicha realidad. De aquellos lodos, estos polvos, y no hace falta remontarse a 1714, vayamos a 1990. Espero que este enlace le parezca de interés D. Andrés. Un saludo.

    http://www.tolerancia.org/updocs/ElPeriodico_Programa2000_CiU_1990.pdf

    ResponderEliminar
  7. Ayer me preguntó un marroquí; ¿Cuchillos, relojes?. A mi lado tenía sentado un polaco. El polaco contestó, 'Hoy no hay dinero'. Y mientras yo le decía al vendedor ambulante que no, me rebajaba los cuchillos de treinta a veinte y los relojes de 40 a 30. Se quedaba la cosa en 50.
    Visto que no estábamos los dos posibles compradores para compras, con empatía, nos decía; 'está mal la cosa'.

    Al irse el marroquí, al polaco -yo, español- le inquirí, 'cincuenta euros así es mucho', a lo que me contestó: la semana pasada le compré yo esos cuchillos.

    La cosa fue bastante resuelta. Sólo acusó su acento cuando estuvo con los dos porque, anteriormente, a mí me habló con un acento menos marcado.
    La capacidad que tuvo para ponerse en situación dio una medida de la dificultad financiera que nos aborda a unos cuantos.
    No hubo chau chau, ni otras salutaciones...

    Pero si la cosa es considerar a Mas...yo no lo considero ni en mis conversaciones de bar. Para eso tenemos a Rajoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ha advertido el autor anónimo de esta historia de cuchillos relojes, moros y polacos, suponemos que periféricos, el qué no se entiende absolutamente nada de nada?

      Eliminar
    2. Haría falta, Andrés, muchos como Vd. y que dijeran las cosas claras, por su nombre, ante tanto embaucador y encantador de serpientes. Los que llevamos a España en el corazón y sabemos que ser hijos de ella es una de las cosas más importantes que se puede ser en el mundo, no podemos dejar que se atropellen de esta forma los valores más firmes: el amor y la lealtad a nuestra Patria.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    3. La verdad: parece un chiste.
      Estaban un marroquí, un polaco y un español...

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Rajoy: haber qué Mas da, y, si no da; qué más da.

    ResponderEliminar
  10. Bien está que se traiga a colación a Tarradellas o a uno de los mejores escritores españoles en lengua catalana del pasado siglo como es Plá. Pero también conviene recordar que el uno calificó a Pujol de ambicioso dictadorcillo que acabaría imponiendo una dictadura blanca que ríete tú de la pasada y el otro recibió al mismo señor bajito en zapatillas sentado a la lumbre y con un festivo: "hombre Jordi no has crecido", que le costaría el premio de las letras catalanas. Eso y recordar lo del "seny", mientras se habla tan alegramente de nación (inventada) de rendición (soñada como las truitas) y de guerra, es como poco temerario. Porque si de lo se trataba era, con un estatuto, de convertir al resto de España en súbditos y que los susodichos nada pudieran decir; lo primero, es que parece excesiva la pretensión, y lo segundo, que aquí ya no se trata de que alguien quiera más o menos porque lo que pretende, a las claras, es que una nación estado de las más antiguas del mundo se disuelva como un azucarillo para dar paso a otra inventada, insisto, que pretende convertirse en metrópoli de los restos de la primera (paisos catalans etc.) A ver si va a suceder lo que decía Maquiavelo en los discursos, que los hay como esas aves que volando tan alto se extasían ante el panorama que se les abre y no ven al halcón que volando más alto está presto a arrojarse sobre ellas. Cuando se habla de combates, de batallas y de guerras, conviene antes tentarse la ropa ¡muy cuidadosamente!

    ResponderEliminar
  11. No deja de sorprenderme los que dicen que el nacionalismo catalán les repugna pero sin denunciar nunca el fortísimo nacionalismo español imperante, del que las Faes, Rajoy, Wert y Bauzá hacen bandera, es lo entiendan o no-el abc del sentimiento independentista.
    (Sin acritud)

    ResponderEliminar
  12. El problema que tenemos con el gobierno de la nación es que ha perdido autoridad para hacer pedagogía o una dialéctica del consenso frente a la demagogia de estos catalanistas, para hacer visible la importancia de la unidad frente a la crisis y las coerciones de los mercados internacionales, los intereses bancarios europeos, etc... La credibilidad ha de ganarse no presuponerse o ampararse en dogmas prestablecidos; a estas alturas acudir a un proceso reformador de la Constitución, sobre el modelo de Estado, como parece pretender en su envite Mas y secundar Rubalcaba, pues el Estado Federal es lo que hay detrás, es una inoportuna cuestión a estas alturas de la crisis, oportunista y desestabilizadora; si Rajoy no es capaz de neutralizar con dialéctica y consenso este disparate del momento nos van a torturar para rato cuando lo que apremia es el paro y otras cosas. No quieren que nos demos cuenta de que lo que hay que regenerar son los individuos al frente del país, sus partidos y sus estilos, no las instituciones, que no hay que multiplicar. Por ejemplo, por qué no se propone democracia directa para determinadas cuestiones y sí la supuesta creación de más administraciones (un nuevo Estado Federal). Si al fin y al cabo se trata de democratizar más aún la vida política que sea con más elecciones o referéndums con materias concretas, en los que el voto directamente legisla, no designando nuevos cargos a engrosar la odiosa casta.

    ResponderEliminar
  13. El problema es que Cataluña tendría que soportar un conflicto civil , un nuevo Líbano ; la Union Europea seria el enemigo ( no sea se propague el virus ) que abocaría a Cataluña a ser un país fallido . Un presidente de España se verá obligado a suspender la autonomía y a una ocupación militar que declare un Estado de excepción . Pienso que se les puede dar el Concierto Vasco pero somos la misma etnia y no podemos enfrentarnos y caer todos en la miseria . El caso es que tienen más que nadie pero se miran al ombligo y piensan se van a comer el mundo a toda costa. Solo oyen cantos de sirena .

    ResponderEliminar
  14. El problema no es la buena o mala disposición del gobierno de turno , sino la falta de presencia en la sociedad catalana de las opciones unionistas. El independentismo- que por su propia naturaleza no ceja nunca en su objetivo- lleva desde hace treinta años adoctrinando y exacerbando el racismo¿ es necesario volver a recordad lo que escribía en los 70 el gran estadista Pujol sobre el carácter de los andaluces? y el colofón es el España nos roba.
    Para ellos todo son excusas- todo menos respetar las leyes y el principio de que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español-para sentirse agraviados. Difícil solucionar el problema pero preferible la independencia antes que ceder a la concesión de un sistema como el del cupo vasco.
    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imposible aceptar el que haya personas que no reparen en que siendo español ya nada más se puede pedir y que la patria es la cosa que más respeto merece. Para ello, en su momento, juramos defender la bandera hasta la muerte.

      Eliminar
  15. Aquí hay muchos trolls. Polacos, por más señas.

    ResponderEliminar
  16. Pues ya ve, Sr. Trapiello; a mí sus fatigas me han llevado a las piedras bezares o bezoares y a un soneto del conceptista Gongora :"A la marquesa de Ayamonte dándole unas piedras bezares que a él le había dado un enfermo".De sus fatigas aprendo y disfruto desde hace tiempo.Y transito gratamente por su salón.
    Salud y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  17. ¿Podría señor Trapiello publicar algo de esto en La Vanguardia de los domingos? Estaría muy bien que sus lectores catalanes supiesen de su opinión, tan valiosa y equidistante. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar