5 de diciembre de 2013

Jondo

EN algún lugar de sus diarios (o de sus cartas) lo recuerda Zenobia. Vivían ya en Puerto Rico. Estaba puesta la radio en la cocina y sonó de pronto un cante flamenco. Al mismo tiempo salió del cuarto donde trabajaba Juan Ramón un sollozo desgarrador: "¡España!", y el poeta que se había levantado precipitadamente de su mesa corrió hacia donde salía aquella música de su tierra, como si fuese a encontrar allí a la misma España, como si su tierra-madre le estuviese llamando.
Algo y aun mucho del sentimiento que nace de esa música "jonda" podemos encontrarlo en este libro, Flamencos (Ed. Rey Lear, 2013), tablao en el que comparece un centenar de cantaor*s y bailaor*s con lo más racial de la lengua (El Tiriri, Capullo de Jerez, El Kejío, Bobote, Paquete, Fosforito, El Torta, El Güito, Rancapino, este con una frase tan memorable como atávica: "El cante flamenco tiene que ser con faltas de ortografía").
Por gusto pondría aquí unos cuantos de los excelentes retratos fotográficos de Jerónimo Navarrete, y no pocos de los que escribieron sus autores, José Manuel Gómez, alias Gufi, y José María Goicoechea, quien con el nombre de Manuel Molina popularizó este cante que viene a darle la razón a Rancapino:

De noche me salgo al campo
para hablar con las estrellas
y aprendo más en un rato
que en dos mil años de escuela.

José María Goicoechea disfrazado de Manuel Molina, tal y como aparece retratado en el libro,  y José María Goicoechea disfrazado de sí mismo, tal y como aparece en la solapa. Abajo, en la cubierta, Farruco y Lola Flores, señora del Pescaílla.
Jo

14 comentarios:

  1. Que un onubense se estremezca con lo jondo en su triste exilio no me extraña, lo que no veo es a un leonés interesado por lo flamenco. Aunque también es verdad que hace más de dos años que no me gradúo la vista.
    Muy bonito que uno de los más puros y valientes defensores de la República gritara ese ¡España! que hoy enseguida sería una exclamación legionaria y facha. Camarero, una copita de fino, que se nos ha atragantao la empaná de tanto discutir.

    ResponderEliminar
  2. No sé qué escuchan en León, pero más al norte, en Asturias, he escuchado y se cantan y escuchan tonadas, también las escuché en La Habana, deben ser primas carnales de las jonduras flamencas.
    Jose Manuel Collado - L'aire me apagó la vela
    http://www.youtube.com/watch?v=5QFEYsRUxAs

    Recuerdo el disco Pasaje del Agua de Lole y Manuel, decía un poema precioso a la Giralda.

    ResponderEliminar
  3. Menudas dotes detectivescas ha demostrado, don Andrés, descubriendo esa doble personalidad del guitarrista y cantaor sevillano...

    Muchas gracias por la mención al libro en el que, por cierto, aparece usted citado y utilizado en el perfil de Pilar López

    ResponderEliminar
  4. Por si a alguien le interesa, la cantaora Carmen Linares, junto al guitarrista Juan Carlos Romero, grabó un disco titulado Raíces y Alas musicando poemas de Juan Ramón y pasándolos claro, a distintos palos flamencos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Por si a alguien le interesa, la cantaora Carmen Linares, junto al guitarrista Juan Carlos Romero, grabó un disco musicando poemas de Juan Ramón y adaptándolos a distintos palos flamencos. El disco se llama Raíces y alas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Magna Antología del Cante Flamenco (20 LPs Hispavox S/C 66.201; 1978). En ella la mayor parte de las letras que siguen; caóticamente, pero pueden aprovechar. Tras otra de maestros, unas cuantas de quereres (con o sin piedra, yerba o arbolito), cárcel, vieja guerra, muertes, humor…

    (Soleares de El Arenero. Canta Antonio El Arenero)

    Corre y dile a tu maestro,
    el que te enseñó a querer,
    que te devuelva el dinero,
    que no te ha enseñao bien.

    ***

    De noche me salgo al campo
    Y en una piedra me siento:
    Hasta la yerba que nace
    Se seca de sentimiento.

    De noche me salgo al campo
    Y al árbol lo bamboleo,
    Al toro negro lo amanso
    Y a ti, serrana, no puedo
    Que acarrearte a mi lado.

    De noche me salgo al campo
    y me jarto de llorar
    de ver que te quiero tanto
    y tú no me quieres ná.

    Al pie de un arbol sin fruto
    Me puse a considerar
    Qué pocos amigos tiene
    El que no tiene qué dar
    [ O “El que no tiene un reá”]

    Yo me arrimé a un arbolito
    A contarle mi sentir,
    Y al árbol que me escuchaba
    Se le secó la raíz.

    Tan imposible lo jayo
    De tu querer apartarme
    Como escribir en el agua,
    De una piedra sacar sangre.

    En algún tiempo era yo
    La piedra de tu cimiento,
    Y ahora soy un esconchao.
    Mira lo que hace el tiempo.

    Tu querer es como el toro
    Que donde lo llaman va;
    El mío es como la piedra:
    Donde la ponen se está.

    ***

    (Siguiriyas de El Nitri y El Fillo. Canta Antonio Mairena)

    Por aquella ventana
    que al campo salía
    le daba voces a la mare de mi alma
    y que no me respondía.

    Mataste a mi hermano,
    no te he perdonao,
    tú lo mataste liaíto en su capa
    sin hacerte ná.

    ***

    (Siguiriyas de el Loco Mateo. Canta Pepe el de la Matrona)

    En aquel rinconcito
    dejarme llorar,
    que se me ha muerto la mare de mi alma
    y no la veo más.

    Oleaíta, mare, de los mares,
    qué fuerte venéis,
    se habéis llevao a la mare de mi alma
    y no me la traéis.

    ***

    (Toná grande de Tío Luis el de la Juliana. Canta Pepe el de la Matrona)

    Yo soy como aquel buen viejo
    que está puesto en el camino:
    yo no me meto con naide,
    que naide se meta conmigo.

    ***

    (Martinetes de Jerez. Canta el Borrico)

    A mí me llaman el loco
    porque siempre voy callao;
    llamarme poquito a poco
    que soy un loco de cuidao.

    ***

    (Martinetes de Triana. Canta Pepe el Culata)

    La maresita de toítos los gitanos,
    toítos, venían al tren;
    la mía, como estaba malita,
    no me ha poío venir a ver.

    La lunita crece y mengua
    y yo me mantengo en mi ser;
    yo soy un cuadro de tristeza
    pegaíto a la paré.

    ***

    (Siguiriyas de Luis el Cepillo. Canta Alonso el del Cepillo)

    Daros por contentos,
    que no le quea a este cuerpo mío
    nada más que los huesos.

    ***

    (Siguiriyas de Frasco el Colorao y de Cagancho. Canta Pepe el de la Matrona)

    A las dos de la noche
    me despierto y digo:
    dónde estará mi compañerita
    que no está conmigo.

    No pierdas la esperanza,
    que aunque el pocito era hondo
    la soguita alcanza.

    ***

    (Siguiriya de Silverio. Canta Enrique Morente)

    Cuando vino el Santolio
    los ojos abrió
    y a mí me dijo, compañerita de mi alma,
    quéate con Dios.

    ***

    (Siguiriyas de la Niña de los Peines. Canta Gabriel Moreno)

    Yo me quiero ir
    a la sierrecita de Armenia,
    donde no hubiera moros ni cristianos
    que sepan de mí.

    ***

    El sitio donde te hablé:
    me dan ganas de volverme
    y sentarme un ratito en él.

    Los caudales eran redoblaos;
    tan hecho a perder yo estaba
    que cuando gano me enfao.

    Me metieron, mare, en un vapor.
    Cuando yo iba pa Melilla
    yo no veía más que cielo y agua:
    ¡Dios mío, dónde voy yo!

    La camillita yo la vi pasar
    cuando yo estaba en operaciones:
    sa escapaíto una balita moruna,
    le dio muerte a mi capitán.

    Por perejil fue la rubia al mercao,
    por perejil hierbabuena le han dao.

    Páseme usté el Estrecho,
    que lo mando yo.
    Yo cogí una barquillita
    pa Fernando Poo.

    Pajaritos jilgueros,
    ¿qué habéis comío?
    Sopita de la olla
    y agua del río.

    Y esta noche noche no pío posá
    porque mañanita
    me voy de madrugá.

    Campanero de San Roque,
    toque usted su campanita
    y a mi niña no la toque.

    Anda y dile al campanero
    que repiquen las campanas,
    que ha venío mi hermano
    y a las tres de la mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amig* por su valiosa aportación de cantes. Eso se llama ir a las fuentes, a los pozos jondos, en este caso. Me han hecho especial gracia dos de ellos por su particular frescura, y ese toque terrenal y metafísico a la vez; como la misma vida:

      PAJARITOS jilgueros,
      ¿qué habéis comío?
      Sopita de la olla
      y agua del río.

      LA lunita crece y mengua
      y yo me mantengo en mi ser;
      yo soy un cuadro de tristeza
      pegaíto a la paré.

      Eliminar
    2. “A mí se me da mu poco
      que un pájaro en l’alame’a
      se mú’e d’un árbo a otro.”

      Lorca, en su conferencia sobre el cante, citó la letra de esta soleá como raro ejemplo de jondo sin patetismo característico. Es curioso que diga ver en este cantar “una acusada filiación asturiana”.

      En cualquier caso, con esos tres versos sin ortografía queda fabricado el molde para la pena del que canta: amorosa, laboral, gitana terrenal o metafísica, la que sea.


      Gracias a usted.

      Eliminar
    3. Arrímate a mi queré,
      como las salamanquesas
      s’arriman a la paré.

      La salamanquesa miro
      de la paré de ahí enfrente
      comiéndose sus mosquitos.

      ¡Dobles parejas de paredes y salamanquesas!

      Si el segundo verso del segundo cantar fuera “de la paré de tu casa”, las dobles parejas estarían en lo amoroso. Aunque sílabas y acentos suenen peor, respetemos lo solo contemplativo original.

      Eliminar
  7. Pues en mi ignorancia, no tenía ni idea. Me anoto la pista y el de la foto me recuerda a Manuel -el de Lole- o a Diego Carrasco.

    Conocer conozco a Alfredo Grimaldos -de algún vino, intercambio, de algún regalo-. (Que no se entere "el Diego*, el Manrique, que se pone celoso y lo copa todo. Así, en petit comité, recomiendo La vida social del flamenco.

    ResponderEliminar
  8. A mi me cuadra que AT sepa de flamenco ( como la mayoría de escritores con cierta entidad ) ; el flamenco tiene potencial en cualquier sitio del mundo , la afición de Barakaldo ( suena raro ) de las mejores de España .
    El libro tiene muchas referencias y espero no falte gente como Ray Heredia el Camarón seguro está .
    El flamenco fue conocido en el mundo merced a Carmen Amaya no a Lola Flores . Cuando Carmen triunfo en America allí no conocían a los gitanos y ella actuó en privado para dos presidentes en la Casa Blanca ( estaban alucinados por su exotismo y la energía que emitía , su raza ) .
    El flamenco a día de hoy está herido de muerte por recortes , solo actúan los de siempre y muy poco , que están acabando con la progresión de los artistas de base . El flamenco fusiona muy bien con clásica , blues o jazz y por ahí estará su camino .
    Muy bueno lo de Carmen , ahora Ginesa Ortega tiene más pellizco y es más cantaora , una flamenca pura raza que es cita obligada y que no dudo saldrá en el libro .

    ResponderEliminar
  9. Aquí pongo unos cantos de "Cariños y penas filiales" recogidos en el libro de Francisco Rodríguez Marín "Cantos populares españoles". En el primero, un diminutivo cariñoso viene a suavizar la situación:

    Fatigas yo tengo
    Por la mare mía.
    Se l'han yebao -- los moritos malos
    A la Berbería.

    Yo preso en la trena,
    Malita mi mare;
    Er que jisiere cariá por eya
    Mi Dios se lo pague.

    Por ber a mi mare diera
    Un deíyo de la mano:
    Er que más farta me hisiera.

    ResponderEliminar
  10. Andrés, si puedes, por pocos euros, agénciate cualquiera de las obras de La Banda Inaudita. No es por que tengan algo de castellano, de jazz, de rondinella, de música de cámara,de barroco, ... sino porque merecen la pena y la alegría.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Sí que se me olvidó bueno, todos sus álbumes. Si quieres uno en memoria de Hernández (Miguel) :)

    http://www.youtube.com/watch?v=LZ9EfvRUoqk

    Pero me da en la nariz que sabes tú, Trapiello, de éstos.

    ResponderEliminar