19 de diciembre de 2013

La obsidiana prodigiosa (y 2)

ESTO es lo que se dice en la cartela de ese espejo que se ha colocado junto a uno de los retratos del hechizado Carlos II, pintado por Carreño de Miranda: "un fabuloso espejo de obsidiana, instrumento de magia negra y atributo de Tezcatlipoca, Señor de la Noche". Parece ser que contemplar sus turbias profundidades permitía viajar a otros tiempos y lugares, al mundo de los dioses.
Siguiendo estos meses de atrás en los cronistas de Indias y otros libros de magia precolombina rastros de las piedras bezares, se encontró uno cierta historia relacionada con estos "espejos humosos".
En 1534 se le encomendó al capital Francisco de Mesa y a su compañía (dieciséis hombres) acabar el levantamiento de unos indios. El campamento de los castellanos fue atacado por sorpresa una noche y todos los hombres murieron en el ataque, excepto el capitán, que fue llevado a presencia de los caciques. En la estancia donde lo recibieron había un gran espejo de obsidiana. Uno de los sacerdotes presentes observó que el capitán apenas se había reflejado cuando pasó por delante. Conducido de nuevo ante el espejo, observaron que su reflejo era el de un espantable demonio, y lo tuvieron por malísimo presagio y allí mismo lo descuartizaron. Refirió la historia doce años después uno de los lenguas (intérpretes) a fray Celestino Hernández, visitador de la orden de San Francisco, quien conjetura que ello fue debido a que el capitán iba armado con todas sus armas y defensas de "prieto fierro", y no, como supusieron los indios, a ejercer el capitán "la bruxería por gala", siendo como era un buen cristiano.
Y yo, la verdad, me pregunto ahora qué llevo haciendo todos estos meses fatigando en miles de papelitos esta clase de historias que ni me van a sacar de pobre ni me calzarán las sienes de laurel dorado ni, con toda seguridad, irán a parar a la novela.







14 comentarios:

  1. Hombre, yo supongo que el último comentario es una amable ironía. Si llega un momento en que uno sólo lee, o incluso investiga, por motivos estrictamente utilitarios, malo, diría yo. Borges afirmaba de sí mismo que siempre había sido un lector hedónico, lo que ciertamente no le impidió leer mucho y de todo. Yo creo que el mejor argumento para leer algo es ése: porque me apetece, porque me gusta. Sin eso, pues ay.

    ResponderEliminar
  2. Y yo, la verdad, me pregunto ahora qué llevo haciendo todos estos meses fatigándome y fatigando con miles de subrayados este Derecho Administrativo no sé si II o III, que ni me va a sacar de pobre ni…

    ¡Quejándose de leer aventuras de las Crónicas de Indias! Por eso no se llora, señor Trapiello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razón si se tratase de una queja. Esto es sólo esa figura que se llama ironía.

      Eliminar
    2. La misma figura usé yo, que fue un verano cordobés de mediados los 60 cuando con un lápiz de doble punta (azul y rojo) lidié los apuntes ciclostilados de Derecho Administrativo. Nada grave. Mucha salud.

      Eliminar
  3. Tezcatlipoca "El espejo que humea" -que llevaba puesto el espejo
    en lugar de un pie-- era el dios supremo, el que estaba en todas partes, el que regalaba bienes y luego los quitaba. También traía dificul­tades. problemas, enfermedades. Era positivo y negativo, caprichoso y
    voluble. Si era un dios caprichoso y voluble el pobre capitán Francisco de Mesa tenía pocas posibilidades de salir vivo de aquella estancia donde lo recibieron los caciques.

    ResponderEliminar
  4. Como no encuentro otro lugar más cercano ni a propósito, diré aquí cuánto he disfrutado escrutando la página de «libretas, agendas y diarios» de su web. Que la Red haga posible experiencias como estas (recuerdo otro disfrute parecido con los cuadernos de Pessoa) es para estar eternamente agradecido a las nuevas tecnologías, que como se ve no sólo no sustituyen a las anteriores sino que, al menos en casos como este, las potencian. Un saludo navideño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosos los guarismos horarios de comentario y respuesta; 18:19 y 19:18. A quienes creemos (con mucho humor, eso sí) en sincronías, paralelismos y palíndromos de diversa índole, estas cosas no nos dejan indiferentes. Por eso lo destaco.

      Eliminar
  5. En Aguirre ( Klaus Kinski ) de Herzog recuerdo que llevaban a un negro en la embarcación que lo usaban para asustar a los indios gesticulando y le ponían a babor o estribor ( según la orilla de donde procedían las flechas ) , el efecto duraba poco ya que solía morir el primero .
    Carlos II ha sido el rey español que tomo la decisión más importante en la Historia de la Humanidad , una decisión que cambió el rumbo del mundo . Los indios no interesaban muertos sino como mano de obra esclava y así acabaron, pero Bartolome de las Casas era un hombre sensible y le daba pena ver la situación de los indios por lo que pidió a Carlos II que autorizara el envió de esclavos negros de reemplazo , Carlos dijo SÍ , sin esa decisión nunca habrían existido celebridades como Lincoln , Martin Luther King , Obama o J. Hendrix y no habríamos vencido a Hitler ( supongo )

    ResponderEliminar
  6. "Y yo, la verdad, me pregunto ahora qué llevo haciendo todos estos meses fatigando en miles de papelitos esta clase de historias..."

    Por qué no preparando una nueva "Silva de varia lección" (1550) como la de Pedro Mexía (Cátedra, 1989) o un nuevo "Jardín de flores curiosas" (1576) como el de Antonio Torquemada (Castalia, 1982).

    ResponderEliminar
  7. Cervantes conocía bien el libro de A.Torquemada, del que se inspira en el "Persiles" y que hace condenar por el cura en el famoso escrutinio de la biblioteca de Don Quijote: "El autor de ese libro ["Olivante de Laura"] - dijo el cura - fue el mesmo que compuso a "Jardín de flores"; y en verdad que no sepa determinar cuál de los dos libros es más verdadero, o, por decir mejor, menos mentiroso; sólo sé decir que éste irá al corral por disparatado y arrogante." (Quijote I, cap. VI). Por cierto, mucha gente, a propósito de ese libro, confunde la opinión del cura con la opinión de Cervantes y no entiende por qué luego en el "Persiles", lo "saqueó", como dice uno de sus comentaristas (esa confusión entre lo que dicen los personajes y lo que piensa Cervantes es uno de las causas de que "Don Quijote" se entienda tan mal. Mais cela est une autre paire de manches...).

    ResponderEliminar
  8. Y yo, la verdad, quiero, por favor, de todo corazón, que siga Vd. escribiendo...

    ResponderEliminar
  9. Pues ya ve , Sr.Trapiello, a mí sus fatigas me han llevado a las piedras bezares o bezoares y a un soneto del conceptista Góngora:"A la marquesa de Ayamonte dándole unas piedras bezares que a él le había dado un enfermo".De ellas disfruto desde hace tiempo. Y transito gratamente por su salón.
    Salud y gracias.

    ResponderEliminar
  10. Novelas y libros excelentes se escriben a paladas en el mundo pero un blog como este que puedes intervenir y crea afición son palabras mayores , ya es una obra maestra y un referente de la Literatura de hoy.

    ResponderEliminar