4 de diciembre de 2013

Como extranjero

ANDANDO en otra cosa (en pos de aquel "el andar por tierras y comunicar con diversas gentes hace a los hombres discretos", del Coloquio de los perros) se tropieza uno en el Coloquio de los ancianos, de Erasmo, con este pasaje, que me resisto a dejar pasar de largo:
"Lo cierto es que el cambio de lugar no deja de tener su encanto, pues los viajes largos, aunque enriquecen nuestra experiencia, presentan también muchos peligros. Yo creo que es más seguro recorrer el mundo por un mapa y encuentro más cosas en los libros de historia que si, como Ulises, errara por todas las tierras y mares del globo durante veinte años. Tengo una finquita que dista de la ciudad menos de dos mil pasos. Allí me traslado de vez en cuando y me convierto de ciudadano en granjero. Y una vez que he descansado, me vuelvo a la ciudad como extranjero que saluda y es saludado como si viniera de las islas recién descubiertas [las Indias]".


Madrid, 3 de diciembre de 2013

15 comentarios:

  1. “Menos de dos mil pasos” de la ciudad a su finquita. Aprovechando el buen tiempo debió contarlos un día de mil quinientos… ¿Dónde demonios están los días del XVI?

    ResponderEliminar
  2. Ese pasaje de Erasmo me recuerda una frase de Cicerón "Si hortum in biblotheca habes deeret nihil", ya se sabe el que tiene un huerto en su biblioteca no necesita nada más.

    ResponderEliminar
  3. O sea que Erasmo y yo (¡santo cielo!) coincidimos en reconocer una escasa curiosidad por alcanzar esos confines de la tierra que con tanta facilidad se mitifican. Recorrer el mundo por un mapa puede estar muy bien si se sabe soñar. además resulta mucho más barato que viajar, por ejemplo, a Escocia y descubrir a lo largo de un mes que sus legendarios castillos son en su mayoría unas humildes docenas de sillares con una placa conmemorativa debajo, cual pie de foto.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda se podrá viajar con la imaginación a través de un mapa, pero tiene que ser terrible darse cuenta algún día de que uno no conoce las cosas sino por haberlas leído.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pero que conste que quedarse en casa es mucho más barato, ¿eh?

      Eliminar
    2. El que lee mucho y anda mucho, etcétera.

      Eliminar
    3. Leer un buen viaje puede ser doble viaje: el de “mi viajante” que me lo cuenta bien y el de mi lectura. Uno puede no haber estado en París y morirse contento. No es el caso de otras personas en otros viajes. Dejémosles lo de terrible a ellas.

      Eliminar
  5. INSTALACIONES AT

    África ancha y blanca. Al norte, con pseudopoética cultura reaccionaria de fondo, Europa pálida, pálida, pálida, solo sabe mirarla con los muy falsos ojos de faros y ojos de buey de cruceros baratos o buques de guerra americanos. ¿Cuchillas o pinchos?

    Como es sabido, cada diez años Buñuel sale un rato de su cementerio para comprar el periódico en el quiosco más cercano, leer los titulares de los desastres del mundo y volver a la tranquilidad de su tumba riendo. Ya ha leído los de 1991, 2001 y 2011.

    A este paso ¿cuáles serán los titulares que leerá en 2021 o 2031 y cuáles otros podrían ser para que don Luis dejara de reír y se pusiera a llorar por perderse lo que estaba pasando? (ANÓNIMO EJERCICIO DE REDACCIÓN PARA FUTUROS PERIODISTAS).

    ResponderEliminar
  6. Muy a la vista del celeste ojo kantiano todo lo necesario para emprender el viaje: Unos barcos que pronto zarparán, el globo terráqueo, el faro protector. También esa mirada tendría cerca, no se puede poner en duda, libros de viajes y telescopio para observar, por primera vez en la historia, más confiadamente el cielo.

    Dicen que, junto a una prodigiosa memoria, la poderosa imaginación creadora del ojo crítico hizo innecesario, empíricamente hablando, cualquier desplazamiento.

    ResponderEliminar
  7. La metáfora fotográfica muy guapa , el ojo en el pebetero podría ser una reliquia propia de Pigmalión .
    Este mes el National Geographic aparte de regalarnos un mapa mundi a dos caras de 120x100 cm. Nos sumerge en el fango de
    una ciudad inimaginable donde si te pierdes es casi imposible no
    perecer en menos de 24 horas , se llama Kinshasa y hay un culto
    enfermizo hacia lo hortera y los niños por la calle van descalzos y
    todos llevan una garrafa en la mano . Los artistas viven de forma
    miserable y solos , en la clandestinidad ( excepto el recién fallecido
    Papa Wemba que fusiono e hizo propia de los congoleños la rumba
    cubana ) .

    Los artistas de Kinshasa estan haciendo el mejor surrealismo ya que los sueños o pesadillas convergen con la megalópolis de forma natural .
    Para curiosos cito a Fredy Tsimba , George Lilanga , Cheri Cherin o Cheri Samba

    ResponderEliminar
  8. ¿Cómo habrías conocido la belleza en Venecia si no hubieras ido?

    ResponderEliminar
  9. Pues yo disiento, donde esté el viajar, ver los colores y sentir los aromas de las especias o las tormentas tropicales o el firmamento estrellado en las cumbres o desiertos, por no hablar de los deliciosos y exóticos platos y si pasando a veces frio y dejando tu vida al azar de la vida. No es comparable con los miles de libros. Y aqui les dejo un enlace para ver las obras de Cheri Cheri, C Samba y un largo etc. http://www.caacart.com
    saludos

    ResponderEliminar
  10. "... que no me resisto a dejar pasar de largo..." No es mi intención corregir a mi admirado Trapiello, pero no falta o sobra una negación? Saludos cordiales, querido amigo.

    ResponderEliminar
  11. Trapiello ha hecho una caja de Cornell, los libros sirven para viajar pero nada es comparable a la experiencia y al mundo aprendido con nuestros ojos, la belleza es también poder estar fuera de las cosas y nada como ser extranjero.El desprendimiento, la distancia indispensables para la comprensión.

    ResponderEliminar