26 de diciembre de 2013

Trivio y cuadrivio (5)

COMO acaso recuerden l*s lectores de este almanaque, hace unas semanas se habló aquí de forma profusa (1, 2, 3 y 4) de cierto libro en el que venían los más curiosos y variados saberes.
A petición de una de est*s lectores, Encarna Segura, va aquí la respuesta a la pregunta que el propio Trivio y cuadrivio se hacía: ¿"Tiene algún origen notable la forma de la Toca que llevan las Hermanas de la Caridad?".
Vaya si lo tiene:
"Había sido convidado San Vicente de Paul a la mesa de Luis XIV, juntamente con las primeras Hermanas de la Caridad, una de las cuales era en extremo hermosa. No fue el Rey insensible a los bellos atractivos de aquella joven, que precisamente estaba colocada al lado del monarca. Sintiendo este todo el fuego de una viva pasión, y no pudiendo dominar su estravío, se levanta precipitado, cubre con su servilleta la cabeza de la joven, y se retira diciendo: ¡Vicente! en lo sucesivo cubre el rostro de tus hijas. Desde entonces llevan una toca de la figura en que quedó la servilleta sobre la cabeza de la Hermana". 
Notable invención que, como decíamos, prefiguraba el cubismo, tarea en la que colaboraron otras instituciones beneméricas, como la Guardia Civil con el tricornio.



10 comentarios:

  1. El amo de las subordinadas26 de diciembre de 2013, 12:02

    Toma Geroma, pastillas de goma que son pá la tos;

    "Aunque Madeleine hubiera subordinado por un instante a Lepré todos los intereses y todos los afectos de su vida, no dejaba de pensar por ello, y su juicio era apoyado por el juicio de todos, que, sin ser desagradable, era inferior a los hombres notables que, desde que el marqués de Gouvres había muerto, hacía cuatro años, consolando su viudez visitándola varias veces cada día, eran el más querido ornamento de su vida." (El Indiferente y otros textos. Marcel Proust. José J. de Olañeta. Editor. Centellas. 2010)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según Antonio Machado, don Marcelo Madaleno era un poquito pesado. (Perdone Félix de Azúa).

      Eliminar
  2. Parecido al velo islámico, con la misma intención quiero decir, frenar la apetencia hacia lo hermoso que indica una buena predisposición sexual. Resguardar del posible daño la virginidad de las monjas y novicias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francamente un comentario más repugnante que el suyo, creo que en este blog, que tiene su nivel y en el que como decía el otro algunos hasta nos hemos leído las obras completas de Sven Hassel, es inencontrable. Comparar la toca, después de lo que cuenta el sr. Trapiello, con el trapo o el saco que unas desgraciadas, con menos valor que una mula o una yegua a los ojos de aquellos que se lo imponen, tienen que llevar y todo para escarnecer a los católicos como vd. intenta, me perdonarán los que a este blog entran, pero es de un baboso que da asco.
      P. Montero-Martín

      Eliminar
    2. Amigo M-M, creo que exagera. Carezco de la católica sensiblidad escarnecida a la que usted se refiere, pero alguna otra que quizá pueda tener no sufrió al leer el comentario a bote pronto de S-P. No me llegó ningún afán de sarcasmo malo contra nadie. En cambio ese decidido saltar con repugnancia (record), babas y asco…

      Eliminar
    3. Teniendo en cuenta que Hassel ha vendido millones de ejemplares de sus libros, en fin. Quizá haya sido una broma suya; también su comentario.

      Buscaré por si acaso sus libelos, obras completas (OO. CC.) // (http://hemeroflexia.blogspot.com.es/2013/06/leon-bloy-el-terrible.html)

      Próspero año.

      Eliminar
  3. Para que tomen nota en la pasarela Cibeles.La fotografía es como cuadro de Escher.Gracias por hacernos partícipes de sus hallazgos gráficos, Sr Trapiello.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo cuando era niño e iba a los toros que mi padre me hacia un sombrero triangular , de papel de periódico . Te daban aire de cura , de marinero o de pirata ( dependiendo de la cara de cada uno ) .
    Curiosos y variados , como dijo el poeta " lo simple no es verdad "

    ResponderEliminar
  5. Un ángel aguafiestas con alas de sombra nos muestra hoy El Roto en su viñeta; buen contrapunto de la blanquinegra bandada de la fotografía:

    "¿A cuento de qué celebráis la Navidad si todos sabemos que adoráis el oro?"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El blanco y el negro, sí. Blanco de los cielos del ángel, que en ala y rostro sufre el negro reflejo de la hondonada o Tierra a la que se asoma y por donde invisibles deben pulular los humanos por él reconvenidos. El Roto lo hace bien roto.

      Eliminar