9 de noviembre de 2012

Dos cartas (y 2)

Y a esta segunda carta poco se puede añadir, sino que iba en ella toda la angustia de un hombre que privado de libertad sabe que puede ser privado de la vida en cualquier momento, como vería que sucedía a cada paso y a menudo del modo más cruel y arbitrario, y que ha de expresar todo lo que siente y la injusticia de su caso sin serle permitido usar todas las palabras a las que tenía derecho. Así que esta carta se parece a muchas de las miles que se escribían entonces en España desde las cárceles, pero tiene, como todas las demás, algo único y singular: que está arrancada a una vida real que setentaidós años después late todavía entre nosotros, gracias a todos los detalles exactos y al sentimiento que su autor puso en ella, ese "como V. ve tengo dos puertas y por ninguna salgo" que parece haber sido escrito por el mismo Miguel de Cervantes. 
Y llamar la atención de que fue escrita el Día de los Inocentes.
Va transcrita literalmente.

"Hoy 28-12-1940
Sr. Don Venancio Linaza
León

Mi querido amigo Don Venancio:
Empiezo por darle las más expresivas gracias por las dos entregas que me ha hecho las cuales me han dado la vida pues esto es una verdadera tragedia de hambre, y el que no tiene es algo horrible, asi que si puede hacerme otra entrega se lo agradeceré infinitamente y el dia que yo salga todo se saldará, Pues V. ya me conoce bien.
Al mismo tiempo he de agradecerle pero infinitamente mas que las pesetas, es que V. intervenga activamente hasta lograr mi libertad y poder reintegrarme a mi hogar.
La Comision de Revision de Penas de León me ha dejado en seis años justos y por tanto ya tenia que haberme puesto en libertad atenuada el Auditor de Valladolid, y no lo estoy por carecer de una persona que se interese por mi, y acudo a V. por que a mi no se me oculta su valia y ademas ya sabe en la estima que yo siempre le he tenido.
Ademas de la libertad atenuada tengo un expediente de indulto particular que se inicio desde el año 938 y en el mes de Julio pasado ha certificado este Director de esta Prision sobre mi conducta que ha sido intachable y por lo tanto nada debe faltar á este expediente de indulto, nada mas que la firma; asi que como V. ve tengo dos puertas y por ninguna salgo.
Don Miguel Diez Canseco es hombre de gran influencia, y además pertenece a la Comision de Revision de Penas y se positivamente que lleva gran amistad con el Director General de Prisiones Sr. Maximo Cuervo, y V. como tambien es amigo del Sr. Canseco creo que debieran hecharme una mano hasta lograrlo definitivamente.
Creo que el golpe se debe de dar primeramente con el Auditor de Valladolid para salir por la atenuada, que yo creo sea lo mas rapido.
En cuanto al expediente de indulto ya le digo que todo esta tramitado y favorablemente y tiene que estar en Madrid á la firma, pero de esto tambien se puede enterar en la Auditoria de Valladolid.
Asi que en brazos de V. quedo esperando la libertad.
Tambien le agradeceria mucho me escribiera a las siguientes señas
Calle Santa Marta nº 19 Astorga
Estoy enterado de que V marcha muy bien con las minas, y como V. sabe me he alegrado mucho y sabe le deseo muchas prosperidades en el negocio que bien merecido lo tiene.
Nada mas termino felicitandole las pascuas asi como buena salida y entrada de año nuevo con toda su familia y mientras reciba el mas fuerte abrazo de su gran amigo
Marcelino
Yo estoy en la Prision Central de Astorga Aglomeracion nº 10".

Original de la carta del recluso Marcelino, escrita sobre el papel timbrado obligatorio en las prisiones.



15 comentarios:

  1. En las cartas de los presos era habitual que se repitieran los lemas impuestos por el bando vencedor. Un tema vital para los reclusos era la necesidad de conseguir salvoconductos que les permitieran obtener la libertad o evitar ser fusilados; para ello se tenían que valer de tarjetas patrióticas, las únicas disponibles. Cuando no, se escribía la fórmula de rigor: “Viva el Generalísimo”, así demostraban adhesión inquebrantable al régimen, aunque a veces eran los mismos censores quienes lo añadían de su puño y letra.
    

    ResponderEliminar
  2. María de los Ángeles Parra "en nuestra guerra" ―hermoso poema― según su hijo José Luis, en absoluto inclinado del todo.

    “MEDROSA EDAD

    A Mª Ángeles Parra

    Cuando cesaron de bramar los truenos
    y la lluvia empezó a caer con mansedumbre,
    ya más tranquila me contó que entonces,
    en nuestra guerra, durante los intensos
    bombardeos nocturnos, su imprudencia
    rayaba en la temeridad.
    No bajaba jamás a los refugios.
    Prefería subir a la azotea.
    Allí, en medio de aquel impresionante teatro
    de llamas, reflectores y estallidos,
    se sentía segura,
    su juventud triunfaba de la muerte.
    No sé por qué recuerdo ahora sus palabras
    y su tardío pánico a las tormentas.
    O tal vez lo sospecho, mientras miro
    el titilar helado de los astros
    en esta noche mansa de diciembre”.

    ResponderEliminar
  3. "Director General de Prisiones Sr. Maximo Cuervo"
    Un nombre que un novelista nunca pondría a un Director General de Prisiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso se lo puso la novela de la realidad.

      Eliminar
    2. Galdós se hubiera alegrado de conocerle (al Sr. Cuervo) y lo hubiera trasplantado a una novela.
      Fernando

      Eliminar
    3. Lo del nombrecito, que efectivamente se las trae, es una ironía de lo real, un azar a fin de cuentas. Lo de que los departamentos donde tienen a los presos se llamen "aglomeraciones", en cambio, parece una ironía tan deliberada como cínica y feroz.

      Eliminar
  4. A nueva guerra,
    nuevas bombas. La lluvia,
    qué maravilla.

    De EL PAÍS de hoy mismo, sección
    QUÉ ESTÁ PASANDO:

    TRES POR CINCUENTA Y TRES

    “Una mujer de 53 años ha fallecido tras arrojarse del segundo piso de su vivienda en Barakaldo (Vizcaya) cuando iba a ser desahuciada, informa Javier Rivas. Al parecer, la víctima se ha encaramado a una silla y se ha arrojado al vacío. Ha fallecido en el acto, tras caer en la zona ajardinada de la vivienda. La vivienda tiene cuatro plantas.

    El Departamento vasco de Interior ha informado de que los hechos se han producido sobre las nueve y veinte de la mañana, en un inmueble de la calle de Artes y Oficios de Barakaldo, situada en la parte trasera de donde estaban situados antiguamente los Altos Hornos, casi todo bloques nuevos. Los médicos de emergencias que han atendido a la mujer no han podido salvar su vida, ya que ha fallecido en el acto. Todavía no ha sido levantado el cadáver.

    Precisamente hoy el Gobierno vasco tenía previsto presentar los servicios de mediación hipotecaria.

    Es la tercera muerte vinculada a un desahucio que se produce en las últimas semanas. El pasado 26 de octubre un hombre de 53 años, que llevaba en paro desde hace alrededor de cuatro años, se tiró también por la ventana de su vivienda en Burjassot (Valencia), también cuando iba a ser desalojado.

    Un día antes, José Miguel Domingo, de 53 años, fue hallado muerto en el patio interior de su domicilio, en el barrio de la Chana en Granada. Poco después, aparecieron en la vivienda los agentes que iban a desalojarlo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este país nuestro ignora con sumo placer lo que es la anticipación. Hizo falta que un salvaje asesinara a un chico a las puertas de una discoteca de Madrid para adoptar medidas. Hace unos días la tragedia del Arena ha puesto en evidencia la irresponsabilidad municipal y la codicia de los golfos. Y está siendo necesario el suicidio de varias víctimas para que los poderes públicos consideren oportuno modificar la legislación que posibilita el desahucio.
      Un español le comenta a otro su preocupación fundada y le responden: "Por favor,no adelantemos acontecimientos".

      Eliminar
  5. A la barbarie de la violencia de la guerra siguió la indefensión de los vencidos ante una estructura judicial sectaria y controlada, cuarenta años de administración franquista. Es un testimonio para darse cuenta cómo funcionaba la justicia en España después de la guerra. El control y la indefensión de la gente. Los aliados tenían que haber entrado en el 44 por Normandía y por el norte de España, claro que no sé si la tercera España habría tenido la posibilidad de organizar un gobierno democrático poniendo en su sitio a fascistas y comunistas. No sucedió, pero cuánto atraso habría ahorrado a los españoles y cuánta injusticia. Y felicitarle, veo que han hecho la segunda edición de Ayer no más.

    ResponderEliminar
  6. Leo el "¡Viva Franco!" en el encabezamiento de la carta y pienso que, además de la prisión, toda esa gente hubo de padecer la humillación, la vejación. (Como los presos nazis, que encima de ser llevados a un campo de exterminio tenían que leer el lema "El trabajo os hará libres" a la entrada de Auschwitz.)

    Recuerdo haber leído que Miguel Hernández pudo haber favorecido su salida de prisión si hubiera escrito textos o poemas a favor de Franco (obviamente le sobraba capacidad literaria para ello). Alguien se lo propuso pero Hernández se negó. Prefirió la cárcel (y la muerte) a la indignidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el drama final del pobre Miguel Hernández no poca responsabilidad le cupo al cobarde Alberti que con tanto alborozo fue recibido a la muerte de Franco. Lo supe gracias al Sr. Trapiello, en su impagable "Las armas y las letras".

      Eliminar
  7. En el penal de Ocaña recibió también la visita Ernesto Giménez Caballero ofreciéndole la libertad y un trabajo bien remunerado. El corneta, al que me he referido anteriormente, se encontraba en el despacho del Jefe de Servicios de la cárcel cuando tuvo lugar la entrevista. Por él conocimos lo sucedido: en un momento de la conversación, Miguel Hernández cogió del brazo a Giménez Caballero, le llevó hasta la ventana que daba al patio de la prisión- coincidiendo con la hora del paseo de los presos- y le dijo: "Mira, Ernesto, estos son mis camaradas, con ellos he luchado, con ellos sufro la derrota, y con ellos me quedo, porque sin ellos no soy nada"
    Miguel Núñez
    La revolución y el deseo

    ResponderEliminar
  8. Es una carta que mira a los ojos del destinatario . " Lograrlo definitivamente " , parece eran amigos de la infancia pués la carta va por derecho y es genuina
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Cancio y M.: leo vuestros comentarios y me viene a la cabeza el terrible drama vital de Hernández. Y su disyuntiva: por un lado defender su dignidad y defender en prisión sus ideas, y por otro lado pensar en su mujer y su hijo (ambos desvalidos y hambrientos) a los que la excarcelación de Miguel y el trabajo que encontrase podría haberles sacado de su penuria económica.

    La vida de Miguel Hernández es toda ella un drama. Fue católico en su primera juventud (incluso escribió autos sacramentales) pero después se le encendió la llama revolucionaria, que defendió limpiamente y hasta la muerte con su palabra poética.

    No quiero incurrir en maniqueísmos: a Miguel lo encarcelaron y dejaron morir los franquistas, pero también en el bando republicano asesinaron a su suegro (padre de Josefina Manresa) por el mero hecho de ser guardia civil. Las dos Españas, a cuál más asquerosa.

    ResponderEliminar