26 de noviembre de 2012

Una España sin carabineros


BAROJA soñó, al menos en el papel, que es donde sueñan los hombres melancólicos y sentimentales como él, con crear una república del Bidasoa, cuyo lema fuese el de “un país limpio, agradable, sin moscas, sin frailes y sin carabineros”.  Ese es el sueño de todo hombre ilustrado, y si le hubiesen dado a Baroja el poder absoluto durante unos minutos, habría dispuesto a la entrada de su república este cartel: “Si buscas aquí moscas, frailes o carabineros, date la vuelta”.

En 1982 comenzó este Magazine y hace ya dieciocho años que escribe uno en él cada semana, sin haber faltado ni una sola a la cita. En todo este tiempo han sucedido cosas importantes en la vida de todos nosotros y en la del país: han muerto seres queridos y nacido otros, muchos hemos dejado de ser jóvenes y  algunos de los que hoy nos leen no habían nacido cuando empezamos a hacerlo. ¿Y el país? También ha cambiado. Mucho. Si estuviese en nuestra mano el poder absoluto y pudiéramos resucitar a alguien muerto en 1974 o 1981 y traerlo a 2012, no lo reconocería, y tampoco el mundo: sólo internet le dejaría mudo de asombro y admiración, y ese es el sentido de la pregunta que se le hace hoy a uno para esta página: “¿En qué aspecto cree que ha mejorado la sociedad desde 1982?”.

Puede parecer una pregunta que requiere una larga respuesta, y sin embargo esta no podría ser más breve: al fin hemos dejado atrás en España a los carabineros. Sí, se vivía atenazado por ellos. Al despertarnos no sabía nadie si ese día se nos iba a dar un golpe de Estado, obra de militares profesionales, o si los militares aficionados vascos iban a sembrar la calle con nuestros cadáveres. Recuerda uno aquellos primeros años ochenta como una pesadilla. Limitaba nuestra vida entonces por el norte con unos gudaris mesiánicos y sanguinarios que se llevaron por delante cientos de víctimas inocentes, y por el sur, con militares cerriles que parecían seguir viniendo del Ejército africano que se sublevó en 1936, acantonados para caer en cualquier momento sobre millones de víctimas inocentes. Lo habían intentado estos un año antes, avasallando el Congreso. En cuanto a los otros, han intentado avasallar la democracia hasta ayer como quien dice. Los mílites acabaron comprendiendo que el pueblo español ya no les secundaba, y unos a la fuerza y otros por convicción, se fueron haciendo a la idea de que su tiempo había pasado. Los gudaris carlistas-leninistas siguen convencidos de que acabarán implantando su república particular del Bidasoa que, a diferencia de la de Baroja, sería poco agradable y sí, en cambio, abundante en moscas, curas y carabineros. Ese ha sido, a mi modo de ver, el gran avance en estos últimos años. Hemos logrado construir una sociedad civil en la que los carabineros, profesionales o aficionados, están en segundo plano, por más que unos pocos quieran, ilusionados y mesiánicos, traerlos de nuevo al primero. En cuanto al resto del sueño barojiano, España también iba mejorando. Claro que viendo cómo avanza la pobreza,  no sería raro que las moscas se rearmaran,  y no acaba de avizorarse el día en que la Iglesia y el Estado rompan al fin su Concordato, dejando a cada cual vivir en paz su espiritualidad sin imponérsela a los demás.
   [Publicado en el Magazine de La Vanguardia el 25 de noviembre de 2012]

11 comentarios:

  1. Hemos mejorado, pero queda pendiente de solucionar el encaje político de Cataluña y País Vasco en el Estado. También habría que tratar de conseguir un gran pacto que garantice la sanidad y educación públicas; un acuerdo en la línea del Pacto de Toledo, que supone la salvaguardia del Sistema de Pensiones, pero más amplio.

    ResponderEliminar
  2. Solo mejoraron dos cosas : La droga , 1982 coincide con la erupción de la heroína en España , fue una catástrofe para toda una generación que vio agravada la enfermedad aditiva con problemas penales , laborables y de salud . El sida atacó sin piedad y repentinamente a esta generación del caballo con muchos muertos y secuelas . El tratamiento del sida también ha mejorado .
    La independencia no traerá comisiones ni créditos y puede degenerar en una especie de limpieza Social y económica de" españoles" ( todos somos de la misma etnia ) . En principio las leyes son para cumplirlas y el asunto nos concierne a todos , decidiremos todos o acabará la cosa muy mal . El derecho a ser patriota le tenemos todos de la manera que queramos o podamos ( si es que podemos )

    Chao

    ResponderEliminar
  3. " Vendrán más años malos y nos harán más ciegos"
    La caspa camuflada en el bucle frontal del progreso.
    La condición humana, tan parecida en la época de Zenón, en la década de la movida y ahora.
    Aquiles persiguiendo a la tortuga, todavía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cita de Pico de la Mirandola ("Sobre la dignidad del hombre") que Marguerite Yourcenar pone al frente de "Opus Nigrum":

      "No te he dado ni rostro, ni lugar alguno que sea propiamente tuyo, ni tampoco ningún don que te sea particular, ¡oh, Adán!, con el fin de que tu rostro, tu lugar y tus dones seas tú quien los desee, los conquiste, y de ese modo los poseas por ti mismo. La naturaleza encierra a otras especies dentro de unas leyes por mí establecidas, pero tú, a quien nada limita, por tu propio arbitrio, entre cuyas manos yo te he entregado, te defines a ti mismo. Te coloqué en medio del mundo para que pudieras contemplar mejor lo que el mundo contiene ['Quel est le prisonnier qui consentirait à mourir sans avoir fait le tour de sa prison?', según Zenón el Alquimista, o su hermano]. No te he hecho ni celeste, ni terrestre, ni mortal, ni inmortal, a fin de que tú mismo, libremente, a la manera de un buen pintor o de un hábil escultor, remates tu propia forma".

      Eliminar
  4. me temo que los carabineros son una maligna tendencia omnipresente en la naturaleza humana, brotan y rebrotan a la mínima ocasión y en los mas insospechados dominios, y para hacerse querer por el Líder aplican con gusto su sartenazo sobre el primer don nadie que osa romper la paz frailuna de la adoración incondicional del Maestro.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. D. Jose Antonio... habla Vd. con la certidumbre del Carabinero emboscado...

      Eliminar
  5. Una España que se descompone en medio de la despreocupación de la mayoría.

    Se traza un cuadro sombrío de la pobreza cultural del país (ineptitud de los profesores); y varias veces se insistirá en el desprecio por la ciencia y la investigación.

    Un mundo inmóvil como «un cementerio bien cuidado», presidido por la insolidaridad y la pasividad ante las injusticias. Palabras como egoísmo, prejuicios, envidia, crueldad, etc., son las que sobresalen en su pintura. De paso, se denuncia el caciquismo, que conlleva la ineptitud o rapacidad de los políticos.

    La ciudad, Madrid, es «un campo de ceniza» por donde discurre una «vida sin vida». De nuevo se nos presentan muestras de la más absoluta miseria, con la que se codea la despreocupación de los pudientes, de los «señoritos juerguistas»

    Estas notas se pueden sacar de la lectura de “El árbol de la ciencia”, escrita por Baroja en 1911. Leyéndolas ahora, justo un siglo después, uno se pregunta si realmente hemos avanzado tanto o seguimos sujetos a las seculares lacras de este país.
    También experimenta uno la misma impotencia y resignación que el protagonista de la novela, Andrés Hurtado, y le parece que sólo es viable lo que el propio protagonista hace en la novela :
    «La verdad es que, si el pueblo lo comprendiese -pensaba Hurtado-, se mataría por intentar una revolución social, aunque ésta no sea más que una utopía...» Pero el pueblo -añade- está cada vez más «degenerado» y «no llevaba camino de cortar los jarretes de la burguesía».
    Cuando años después intentó cortar esos jarretes con el gobierno legítimo y democrático de la República un alzamiento militar, financiado por la burguesía, apoyado por la Iglesia, cortó cualquier expectativa.
    EL tío de Andrés, Iturrioz, pronuncia una frase terrible, pero que se revela verdadera: «La justicia es una ilusión humana.»
    El propio Baroja, como su protagonista, se inclinaría ante esta constatación por “un anarquismo espiritual, basado en la simpatía y en la piedad, sin solución práctica ninguna.»
    Poco más nos queda en estos tiempos tan parecidos a otros, en un país tan parecido a sí mismo e incapaz de progresar en valores que perduren más allá de épocas de bonanza o de pobreza.

    ResponderEliminar
  6. Los sueños de la razón produce monstruos ( Goya ) y el fascismo y el nazismo eran utopias que fueron refrendadas en las urnas . El sentimiento de piedad es residual , el anhelo mayoritario es Figurar , un pecado mucho peor que la envidia .
    En la pagina 180 de Ayer no más de Andrés T. Leo : ... pertenecía al partido Agrario .. Siempre en primera fila , envanecido , como tantos pequeños propietarios que vivían prácticamente en la miseria , de que estando en un partido con grandes terratenientes compartiría no solo los intereses de aquellos sino su estatus .
    El caso es que no les dieron ni las migas y los campesinos fascistas no vieron un real . Hace años se decía que los guardias civiles y los militares chusqueros eran en su mayoría desertores del arao
    Lo de Cataluña me parece neofascismo , Mas fue a Rusia y lo trataron como un mindundi , el caso es que fue cobarde y no exigió Elecciones para una Chechenia y Cáucaso libre . Mi libro favorito es " el principito " dijo Arturo , pero creo es " el Principe " que como saben fue detenido por el Papa de Roma . Claro que a Mas le tira mas Catar y codearse con grandes plutócratas como los jeques del Golfo , " no todos los jeques son unos golfos "
    Saludos
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Pío Baroja a su amigo valenciano Eduardo Ranch Fuster:

    (En carta de 1940). “La vida va a ser bastante difícil para todos, hasta para los que nos contentamos con comer poco y dormir bajo techado. Supongo que el invierno será duro, pero eso también pasará... Esperaré para hacerme una foto a tener unos cuartos que por ahora los necesita uno todos para comer”.

    “Gracias por su envío de hermosas naranjas... Tiene uno ochenta y un años. Son ya muchos años para escribir y aun para vivir”. (Enero de 1955. Moriría al año siguiente).

    ResponderEliminar
  8. Creo que hemos cambiado menos de lo que parece, solo el envoltorio. El contenido del español sigue siendo, en esencia, el mismo: necesidad imperiosa de discordia, individualismo acomplejado y otros malos olores. Y ahora que el envoltorio de brillos y soberbias se está rompiendo ofrecemos la cara de siempre: desunión y amargura, desacuerdo y cólera. La actitud enfermiza frente al horror del 15-M fue el test que confirmó mi teoría.

    ResponderEliminar
  9. ¿Y los antidisturbios no son carabineros? ¿Y los mossos condenados -e indultados- por torturas?

    ResponderEliminar