24 de noviembre de 2012

Lo que queda

AYER se traía aquí un fragmento de una carta de Van Gogh, y hoy va otro de otra, escrita unos meses después, enero de 1885, y también dirigida a Theo. 
No atraviesan los hermanos una buena época entre ellos, discuten, se lanzan agrios reproches, se incomprenden, pese a lo cual siguen tratando asuntos de intimidad artística como en sus mejores tiempos:

"Hay que contemplar la naturaleza mucho y durante mucho tiempo para llegar a la convicción de que lo más atrayente que han pintado los grandes maestros está basado en la vida, en la realidad. Una base de sólida poesía, que siempre ha existido, algo demostrado por los hechos y que, si se busca con suficiente profundidad, puede encontrarse.
Lo que queda del pasado, permanece".

El subrayado, del propio Van Gogh, deshace lo que podría ser una tautología, pues de lo que él habla es de aquello permanente de la vida, de la realidad, que forma también parte del pasado, modificándolo incluso, como un buen hijo hace mejor a su padre.







9 comentarios:

  1. LUZ

    Quedaba todo por hacer,
    se imaginaban verdades, palabras, sueños,
    que nos hacían sentir buenos,
    a veces.
    Versos leidos en voz alta
    podían provocar por un instante
    algo parecido a la felicidad.

    Ahora el tiempo puede pararse,
    y no lamentaremos su línea incierta.

    Nostalgia de aquella luz.
    Es suficiente.

    ResponderEliminar
  2. Conmovedor, desde luego, el que dos hermanos, por artistas que sean, dialoguen en la intimidad de sus cartas sobre asuntos de tanta enjundia y "espiritualidad".¿De qué hablan los hermanos españoles hoy?

    Por las mismas, ¿un mal hijo haría también peor a su padre?

    ResponderEliminar
  3. Acusan de especie invasora a tanto lorito verde. Rápida, ruidosa, una bandada recorrió esta mañana el destartalado pasaje al que da la terraza de la cocina. Nunca he sufrido o gozado de suficiente profundidad. Sin darme cuenta estaba contando loritos. Solo eran seis. Entonces y no ahora, debió ocurrírseme algo más; por ejemplo, que también lo suyo es pasar, como lo nuestro.

    ResponderEliminar
  4. También creo que encontramos en la realidad la fuente de la poesía, y en la materia la espiritualidad y todo ello encuentra infinitos matices, infinitas impresiones conformadas en un grado variable y muy extenso según la luz y nuestro estado de ánimo. Cuando Cézanne pinta una y otra vez el monte Sainte-Victoire elige el mismo motivo pero nunca es el mismo monte, primero porque ningún instante se parece a ningún otro, ninguna luz, en la naturaleza, incide exactamente igual a como lo hizo antes, y luego porque no es el mismo Cézanne el que pinta el mismo monte. Unas épocas eres más receptivo, por tu estado anímico, a un efecto lumínico y te pasan desapercibidos otros que luego llamarán poderosamente tu atención. Me dirán que los impresionistas se limitan a reflejar los efectos, la impresión, de la luz y que serán los expresionistas los que plasmen las emociones que la realidad suscita en el pintor. Creo que todos los que toman la realidad como motivo no pueden evitar ser impresionistas y expresionistas al mismo tiempo y que todo es cuestión del grado en que inciden sobre un aspecto u otro de la percepción de la realidad. Esa sintonía entre emoción y paisaje, entre lo externo y lo interno, entre la luz y el sentimiento, que duda cabe que brota de la observación de la realidad, pero entre el que observa y la naturaleza observada se produce una sinergia de la que surgen esos momentos de fugaces eternidades, valga la paradoja, que denominamos arte. Fugaces eternidades reflejadas en obras de los grandes maestros que transmiten algo más que un realismo ramplón, o una reproducción fotográfica de la misma en que apenas hay sentimiento sino técnica y observación casi aséptica de la realidad, justo porque el pintor sabe plasmar la mágica sinergia establecida entre la realidad revelada no sólo por la luz natural sino también por la del espíritu, la particular mirada, del pintor. Actualmente pienso que Gaya representa esa vía de la pintura que creo que es la de mayor recorrido y la de más gratificantes frutos, la más equilibrada e inagotable como fuente de aspiración a la eternidad, a la permanencia, que tiene toda vida.
    En fin, sé que es una opinión controvertida pero es lo que pienso.

    ResponderEliminar
  5. Cuando Van Gogh escribe esto no se imaginaba que perderíamos el " vinculo " con lo que su sentencia aunque cierta peca de optimismo . La deriva de la perdida de vinculo con la naturaleza es apocalíptico , puede que unos pocos puedan subsistir en un pasado carente de tecnología en el mejor de los futuros pero Cortazar dijo " la robotización y la tecnolectrica nos llevaran a la miseria " y Bukowski :" hombres radiactivos comerán hombres radiactivos " y estos son dos grandes que tenían mucha intuición y talento . El problema de la humanidad es la naturaleza agonizante pero mientras lloremos por la crisis las corporaciones contaminaran más , ofertando " dinero volando " que es el banderín de enganche .
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. El pintor más poetico y el más grande de la historia fue El Bosco y su Jardin de las Delicias , primitivos aparte . La poesia como tal nace en cuevas como Lascaux y Altamira ( las vi de niño y es la mayor maravilla del mundo )y reflejan el realismo mágico ( lo de Marquez, losa ... representan el realismo magico es un eufemismo inaceptable y falso ya que eran imitadores de Hemingway y de Capote , entre otros ).
    al hilo poetico, ayer leí las poesias de A.T. en un ibook llamado Poesia en el campo 37 y es una maravilla de poesia intimamente unida a la naturaleza y muy genuino , soy de pueblo y conocia ese olor que no sabia ponerle nombre y que es el olor a la miseria , lo cierto que senti felicidad leyendo sus poemas y se lo agradezco.
    chao

    ResponderEliminar
  7. La frase que atribuyo a Cortazar es de Sabato ,
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. “Lo que queda del pasado, permanece”. El no sé qué que queda el pasado balbuciendo.

    Pero luego las yagas de san Juan. O el disparo de un cazador adolescente a quien no quiso denunciar san Van Gogh, nueva hipótesis. ICI REPOSE, ICI REPOSE: juntas las tumbas de Vincent (1853-1890) y Theodore (1857-1891) van Gogh en el cementerio de Auvers-sur-Oise (foto en Wikipedia).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y mi última corrección? Aunque pueda pronunciarse *yagas, como en yerba, o por el significado más aún en *yerro, escríbase llagas. Gracias.

      Eliminar