27 de noviembre de 2012

Una restitución

CUANDO maquetábamos el Álbum de Cernuda de la Residencia de Estudiantes, se encontró uno con las dos fotos que se reproducen aquí (un viaje de las Misiones Pedagógicas a Alcolea, Toledo, en 1935) y un pie que estaba, a mi modo de ver, equivocado. En ambas aparecían, desde luego, Luis Cernuda y María Zambrano, pero su acompañante no era Alfonso Rodríguez Aldave, como proponían los responsables del álbum, sino Leopoldo Panero. No hubo modo de convencerlos, pues aducían que no les constaba que Leopoldo Panero hubiese formado parte de esas Misiones ni existía prueba documental alguna de ello. De hecho el nombre de Panero tampoco figura en el monumental e imprescindible catálogo que se dedicó a las Misiones en 2007, donde sí consta una lista exhaustiva de los misioneros. Creo igualmente que a James Valender, escrupuloso en todos los detalles por lo demás, tampoco le hacía demasiada gracia "invitar" o regalar a un poeta como Panero, de dudoso pedigrí según él, un poco de pasado honroso. Ni siquiera le convenció el hecho de que nosotros hubiéramos oído a Ramón Gaya citar como uno de ellos a Panero, en cuya casa de Astorga hicieron incluso parada y fonda en uno de sus periplos con las Misiones. 
Al fin ha encontrado uno la foto publicada con su verdadero pie en un tomo recién aparecido en León, El siglo de Crémer. Un viaje por la literatura leonesa contemporánea, de Ernesto Escapa, abundante en informaciones y fotografías, entre ellas esta otra también, de los hermanos Panero, que a buen seguro habría persuadido a nuestros buenos amigos James Valender y Luis Muñoz de haberla podido ver en 2002, cuando se publicó aquel álbum, canónico ya en la bibliografía cernudiana.


10 comentarios:

  1. Sin que pretenda poner en duda la memoria de Ramón Gaya, ni la documentación gráfica de la obra de Ernesto Escapa, sólo quisiera introducir la posibilidad, aunque sea remota, de que tales fotos no pertenezcan a las Misiones Pedagógicas de 1935 sino a la “misión poética” que a finales de 1949 Leopoldo Panero llevó a cabo con los poetas Antonio Zubiaurre, Luis Rosales y el embajador Agustín de Foxá por diversos países latinoamericanos previo al restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre estos países y el régimen de Franco.
    Leemos en el ABC de 29 de Noviembre de 1949 en un pequeño artículo titulado “Viaje de tres poetas a América”: “El próximo 2 de diciembre saldrán de Barcelona, con dirección a Cuba, los poetas españoles Antonio Zubiaurre, Luis Rosales y Leopoldo Panero. Darán recitales en Cuba, Puerto Rico, Santo Domingo, Venezuela y Panamá. Desde allí, divididos en dos grupos, marcharán unos a Honduras y Costa Rica y los otros a San Salvador y Nicaragua, visitando finalmente Méjico para regresar a España a mediados de Febrero.”
    Coincidiendo con tales fechas, Luis Cernuda, que vive en Nueva York, inicia un viaje a Cuba donde hay constancia que coincide con María Zambrano.
    Tanto Cernuda como Zambrano conocían de años antes a Panero con el que hicieron amistad. ¿No es posible que las fotos que les recogen a ellos tres no fuesen tomadas en ese viaje a América de Panero? ¿No es lógico pensar que tuvieran noticia de la estancia de Panero en Cuba y se reunieran con él tras años de separación por el exilio y que tales fotos correspondan a ese encuentro en tierras americanas?

    ResponderEliminar
  2. La ficción está para eso. Ahora, imaginar que esas fotos se hicieron en Cuba , adonde acudiría Cernuda (desde luego de incógnito, pues nada se sabe de ese viaje suyo), para encontrarse con Panero, Zambrano y campesinos españoles y carros y esa aldea española, es acaso lo que diríamos, parodiando a Ortega, primores de la cámara. No obstante, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Las dos fotos en las que aparece María Zambrano pienso que no son en Cuba pues la utilización de ladrillo de adobe sin resanar no es, ni era una técnica constructiva utilizada en la isla donde la humedad y las fuertes lluvias impiden dejar los ladrillos de adobe sin protección. Es cierto que fotos de Cuba de ésta época y anteriores son muy parecidas a fotos en España pues había verdaderas colonias de españoles: asturianos, canarios, gallegos, catalanes, vascos que tenían unos sistemas de asociaciones y de protección social y beneficencia que creo no existían en España. Tenían colegios, hospitales que llamaban quintas, centros de beneficencia para los mayores que habían llegado a la vejez solos, sin familia. Y todo construído sin subvenciones, trabajando y con un sistema de pagos de cuotas por familias y donaciones de los que llegaban a acumular grandes fortunas. Y a éstos colegios y hospitales tenían también acceso los cubanos. No sabía que Leopoldo Panero había estado en La Habana. Escuché en casa sobre La II Bienal Hispanoamericana organizada en La Habana por el gobierno de Franco y Batista en 1953 o 1954, la primera se hizo en Madrid, eran eventos para intentar sacar del aislamiento a España y reanudar lazos con los países hispanoamericanos donde vivían muchos exiliados republicanos. En parte una operación de propaganda de la dictadura para intentar normalizar las relaciones aunque la represión seguía en España, algo muy parecido a lo que hace hoy la dictadura cubana. Mi padre participó en la Contrabienal que se hizo en La Habana, organizada fundamentalmente por un grupo de artistas abstractos agrupados en el Grupo Los Once. Mi familia paterna y mi padre, que era un adolescente se marcharon de España cuando terminó la guerra que pasaron en el norte, en Asturias. Es imperdonable que la República haya sido aplastada para imponer la ignorancia y el oscurantismo, tanta gente valiosa que se vio obligada a marcharse, el atraso social, político e intelectual que produce la violencia política y las ideas radicales siempre han mantenido a España en las rupturas que le han impedido avanzar. Y no se aprende.

    ResponderEliminar
  4. sí... además los lugareños que se aprecian en la primera foto tienen una pinta de cubanos que no pueden con ella ;)

    ResponderEliminar
  5. Sí, la verdad es que es mucho imaginar por mi parte.
    Apunté la posibilidad, haciendo una abstracción imposible del entorno de casas y paisanaje, por centrarme tan sólo en las figuras de Cernuda, Panero y Zambrano. Pensé que el encuentro de ellos pudo producirse en las fechas que digo.
    Cernuda hizo, estando en New York, tres viajes a Méjico, en el 49, 50 y 51 y en el 51 a Cuba invitado por la revista Orígenes. Zambrano vivía en Cuba. Y Panero estuvo por aquellas fechas en Cuba y Méjico en la citada misión poética del 59 con Rosales y Zubiaurre.
    Además me llamó la atención que sólo estuviesen ellos tres sin ninguno más de los que participaron en las Misiones Pedagógicas.
    Las fotos antiguas van de un lugar a otro, traídas y llevadas por unos y otros, hasta que cierto día son encontrados en el lugar más insospechado, siendo difícil su datación e identificación no sólo del lugar donde se hicieron sino incluso de las personas que aparecen, como fue el caso de la confusión entre el marido de Zambrano y el propio Panero.
    En cuanto a los campesinos y entorno, que no tuve suficientemente en cuenta, es evidente que ni por aspecto ni por ropas parecen cubanos, ni tan siquiera mejicanos, salvo el abuelo con el sombrero que aparece enmarcado en la puerta de la casa de adobe. No obstante, habría que considerar que había una amplia colonia de españoles en tierras americanas, no sólo provenientes del exilio de la guerra sino de que realmente Cuba había sido colonia española hasta el 98.
    Pero sí, lo mío es sólo imaginación y apuntar una remotísima posibilidad de que tal encuentro entre Cernuda, Zambrano y Panero se llegara a producir.

    ResponderEliminar
  6. Y los abrigos que llevan algunas mujeres de la foto creo son más propios de Toledo que de Cuba

    ResponderEliminar
  7. Bueno, por los abrigos tampoco, lo pensé pero recordé que muchos españoles emigraban con ropa de pana, pantalón y chaleco y luego lo seguían usando bajo los calores cubanos porque no tenían otra cosa que ponerse ni dinero para ropa apropiada. La llegada de los emigrantes a La Habana, la estancia en triscornia, la cuarentena en Casablanca era toda una prueba. De todas formas puede que sea en España, en Mallorca yo he visto sitios que me han recordado a México con magueyes y todo.

    ResponderEliminar
  8. El poeta Luis Cernuda desea que sus cenizas caigan “donde el amor fue suyo un día”: Málaga, algún verano de los años 20; que si lo tuviere, un amigo las devuelva a la tierra del Cementerio Inglés de la "Ciudad del Paraíso [del 27]". ¿Nuevo error o ficción del día? Creo que no.

    Si la soñada geografía funeraria del poema es, como parece, tal cementerio, la burocracia cultural de otro tiempo podría haber pensado tomarse en serio aquel deseo y organizar el traslado de los restos del poeta de una habitación del olvido a otra.

    ELEGÍA ANTICIPADA

    Por la costa del sur, sobre una roca
    Alta junto a la mar, el cementerio
    Aquel descansa en codiciable olvido,
    Y el agua arrulla el sueño del pasado.

    Desde el dintel, cerrado entre lo muros,
    Huerto parecería, si no fuese
    Por las losas, posadas en la hierba
    Como un poco de nieve que no oprime.

    Hay troncos a que asisten fuerza y gracia,
    Y entre el aire y las hojas buscan nido
    Pájaros a la sombra de la muerte;
    Hay paz contemplativa, calma entera.

    Si el deseo de alguien, que en el tiempo
    Dócil no halló vida a sus deseos,
    Puede cumplirse luego, tras la muerte,
    Quieres estar allá solo y tranquilo.

    Ardido el cuerpo, luego lo que es aire
    Al aire vaya, y a la tierra el polvo,
    Por obra del afecto de un amigo,
    Si un amigo tuviste entre los hombres.

    Y no es el silencio solamente,
    La quietud del lugar, quien así lleva
    Tu memoria hacia allá, mas la conciencia
    De que tu vida allí tuvo su cima.

    Fue en la estación cuando el mar y el cielo
    Dan una misma luz, la flor es fruto,
    Y el destino tan pleno que parece
    Cosa dulce adentrarse por la muerte.

    Entonces el amor único quiso
    En cuerpo amanecido sonreírte,
    Esbelto y rubio como espiga al viento.
    Tú mirabas tu dicha sin creerla.

    Cuando su cetro el día pasa luego
    A su amada la noche, aún más hermosa
    Parece aquella tierra; un dios acaso
    Vela en eternidad sobre su sueño.

    Entre las hojas fuisteis, descuidados
    De una presencia intrusa, y ciegamente
    Un labio hallaba en otro ese embeleso
    Hijo de la sonrisa y del suspiro.

    Al alba el mar pulía vuestros cuerpos,
    Puros aún, como de piedra oscura;
    La música a la noche acariciaba
    Vuestras almas debajo de aquel chopo.

    No fue breve esa dicha. ¿Quién pretende
    Que la dicha se mida por el tiempo?
    Libres vosotros del espacio humano,
    Del tiempo quebrantasteis las prisiones.

    El recuerdo por eso vuelve hoy
    Al cementerio aquel, al mar, la roca
    En la costa del sur: el hombre quiere
    Caer donde el amor fue suyo un día.

    ResponderEliminar
  9. Dicen que Casablanca se rodó en Tánger y se cambió por motivos políticos el titulo de la película . De hecho Tánger era el centro cultural y artístico de Africa . Ficción y misterio
    Chao

    ResponderEliminar
  10. A la repatriación del cadáver se negó el ministro de Información y Turismo ( además de propaganda ) Manuel Fraga alegando la orientación sexual de Luis ( 1963 )
    Está en Youtube la obra teatral de L.C. " la familia " , rescatada por Octavio Paz .
    Saludos

    ResponderEliminar