18 de diciembre de 2012

Malas digestiones

ES acaso una de las mofas involuntarias más graciosas, y desde luego el mayor escarnio a la vista de todos que se le hiciera a Franco y al franquismo. Figura en la cubierta de este célebre Calendario Zaragozano, subtítulo de un formidable El firmamento verdadero y único legítimo, y así se recoge en Imprenta moderna y también, claro, como uno de los ejemplos excelsos de la tipografía de pobre española al lado de una cubierta de Seoane. Cualquier censor avisado, cualquier fiscal, cualquier delator espontáneo, de haberse percatado del subversivo mensaje habría puesto en apuros como poco al cajista, miembro de una profesión, los tipógrafos, nido de socialistas y anarquistas, pues esto es lo que leemos: "¡Viva Franco! ¡Arriba España! Malas digestiones". 

Invariable desde su nacimiento, el Zaragozano, como se le conoce, tuvo que añadir a su secular cubierta pimentonada, como hicieron tantos comerciantes e industriales, su adhesión inquebrantable. El resto es toda una pequeña novela: desde ese "FIJARSE BIEN en el nombre y los apellidos del autor, para no ser engañados", ya que le salieron muchos competidores al "célebre astrónomo y único observador", hasta el anuncio de esas purgatinas y elixires de Sáiz de Carlos, que decían curar al "98 por ciento de los enfermos crónicos del estómago e intestinos". En la imagen, zaragozano de 1931 y de 1940.

10 comentarios:

  1. Juicio universal meteorológico , leo en el que sale en 2013 , la pomposidad no la perdió .
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Los pronósticos del calendario de don Mariano Castillo y Ocsiero son invariables desde su fundación: frío en enero, heladas en febrero, vendavales en marzo, tiempo primaveral en abril y mayo; luego, calor hasta agosto, tormentas en septiembre, lluvias en noviembre y nieve para diciembre. Lo único que cambia es el precio en la portada.

    ResponderEliminar
  3. También en años del franquismo, una esquela de un periódico de Bilbao provocó una de estas lecturas escondidas con el inocente error de olvidar un punto y aparte. Decía: "en el día de ayer falleció Doña Tal y Tal y Tal. Descanse en paz su marido".

    ResponderEliminar
  4. Para mofas al franquismo, los chistes de la época. Sobre todo los de la revista La Codorniz, eran estupendos.

    ResponderEliminar
  5. La peculiar idiosincrasia de la fauna bípeda celtibérica, que bien señala Juan de Juan, la dejó bien recogida Luis Carandell en su inigualable "Celtiberia Show", en el que se recoge una esquela de una pobre sirvienta de Oporto que al final de su esquela añadía, sus señores supongo, "Morreu en contra da sua voluntade". Pues así sería.

    ResponderEliminar
  6. COPLAS PARA EL CORDOBÉS DE UNA MUJER DE BINEFAR

    El Cordobés en Binéfar
    viene a luchar con los toros
    a ganarse unas pesetas
    y a tener contentos a todos.

    Una mujer de Binéfar
    le cantará esta canción
    porque lo quiere y lo aprecia
    y le sale del corazón.

    España y el Cordobés
    son los dos del mismo estilo
    y por eso al Cordobés
    lo aprecia mucho el caudillo.

    Me despido de Binéfar
    y del alcalde también
    los Sres. Concejales
    médicos, secretarios
    y los Maestros también
    sin olvidar a los Sres. Curas
    Vds. lo pasen bien.

    Paulina Llanas

    RECOGIDO POR LUIS CARANDEL EN SU LIBRO “CELTIBERIA SHOW”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra "perla" celtibérica recogida por Carandell en su libro. Procede del diario "Pueblo" en su sección "¿Busca usted su otra mitad?".

      "Estudiante de dieciocho años desea ponerse en contacto con chica residente en Madrid, a la que solo pide que sea capaz de entregarse a amar. No importa clase social o color de piel. Que su edad oscile entre doce y cuarenta años.― FRANCISCO.

      "Estudiante sediento de amor" era el título de la carta.

      Eliminar
  7. Los cajistas de las viejas imprentas eran gente muy curiosa. Supuestas manos inocentes pero claro que no.

    En el BOE se publicó Consejo General del Joder Judicial. Joder con j.

    Otras erratas célebres:

    "Aquel día doña Manuela se despertó con el cOño fruncido". Debía decir cEño pero bailó una vocal.

    Más:

    El Opus Dei es una asociación sinónimo (debía decir "sin ánimo") de lucro.

    Más:

    El señor obispo alabó el cUlo de las damas del ropero. (Debía decir cElo pero decía cUlo).

    En Inglaterra también había cajistas. Uno imprimió en un periódico oficial:

    God shave (en vez de "save") the Queen.

    O sea, Dios afeite a la Reina.

    En definitiva: ¿qué sería de nosotros, los tristes y aburridos humanos, sin esos viejos y falibles cajistas?

    ResponderEliminar
  8. Sí. El FIRMAMENTO VERDADERO Y ÚNICO LEGÍTIMO no merecía tan pobre tipografía. Cómo lía. ¿Fue don Mariano Castillo Ocsiero sucesor de don José María Mariana? ¿No sería más lógico al revés? Que el sucesor fuera el señor Mariana y no don Mariano, que publicó las primeras ediciones del “Zaragozano” sin salir del siglo XIX. Y otra cosa, ¿fue cuñada de don José María Mariana la viuda dueña de la librería?

    Entre la Librería Viuda y las Malas Digestiones, en el 31 no había línea separadora (perdón por ignorar el término tipográfico). Lástima que la añadieran en el 40 separando, como la uña de la carne, gritos de rigor y MALAS DIGESTIONES; gritos de rigor, de lengua sucia, mal aliento, eructos agrios y estado bilioso general. ¿Elixir estomacal de Sáiz de Carlos? En situación tan generalísima ni el elixir de San Carlos hubiera podido hacer gran cosa.

    ***

    http://es.wikipedia.org/wiki/Mariano_Castillo_y_Ocsiero
    « Mariano Castillo y Ocsiero (Villamayor de Gállego, España, 2 de agosto de 1821 – Villamayor de Gállego, abril de 1875) fue un astrólogo español famoso por haber publicado las primeras ediciones del El Firmamento en el año 1840, posteriormente más conocido por Calendario Zaragozano (denominado Zaragozano en honor del astrónomo aragonés Victoriano Zaragozano). Las ediciones de este almanaque poseen siempre el retrato de su autor, dicha publicación perdura desde 1840.

    Desarrolló todo su carrera profesional en Zaragoza, cuando sintió que se acercaba la hora de su muerte, pidió a su mujer que lo llevara a casa, donde falleció, después de predecir una granizada que asoló los alrededores. En el cementerio de Villamayor de Gállego se encuentra una lápida recordatoria de Don Mariano Castillo ».

    ***

    “Fijarse bien en los apellidos del autor porque el retrato lo imitan otros para engañar”. ¿Aligerará usted, don Mariano, la gravedad de su gesto confiando ya en los hombres tanto como muchos de ellos en usted todavía? No sé si lo veremos. Sus motivos habrá tenido para esa gran tristeza suya impresa siglo y pico en cada almanaque.

    El engaño siempre ha sido fácil y ahora, si se fija, don Mariano, mucho más con medios tecnológicos que usted no pudo imaginar. Tantos apellidos, tantos nombres, tantos anónimos o Jerónimos (uno se pierde, o se gana, por ellos lo mismo), millardos de “retratos” de mil estilos… Este firmamento ha explosionado (explotado diría usted). Pero quién sabe, don Mariano. ¿Y si con el tiempo, mucho seguramente, de toda esta explosión tecnológica por fin empezaran a salir unas chispas verdaderamente de otro tipo? No aventuremos más: chispas, chiribitas.

    ResponderEliminar
  9. Ocsiero en su lecho de muerte pronosticó una granizada que asoló la zona , era un hombre que siempre dormía mirando a las estrellas .Eso sí tiene un rictus facial propio de quien abusaba del elixir ( que siempre llevaban un " secreto " que causaba adicción , ya que lo que es curar no curaban ) .
    ¿ donde habría llegado hoy un hombre con el visionarismo de Ocsiero ? Sin duda se lo rifarían en el paddock de la Formula 1 , sus pronósticos resultarían decisivos en esas carreras donde el tipo y el cambio de neumáticos resulta a veces definitivo para la victoria . Probablemente lo veríamos con el mono rojo de Ferrari ( con su nombre estampado en grande ) , codeandose con Botin , Alonso y Luca de Montemelozzo . Por supuesto conduciría un " cavallino rampante e incluso podría tener su cuenta en Suiza
    Chao

    ResponderEliminar